[Ir al contenido]

Infecciones por estafilococo

Acerca de las infecciones por estafilococo

Las infecciones por estafilococo son provocadas por la bacteria Staphylococcus aureus. Muchas personas sanas transportan esta bacteria sobre la piel y en la nariz sin enfermarse. Pero cuando la piel sufre un corte o una lesión, las bacterias pueden entrar en la herida y provocar infecciones, que pueden causar otros problemas de salud.

Puede ayudar a prevenir las infecciones por estafilococos en su familia animándolos a lavarse las manos regularmente y a bañarse todos los días, además de mantener las lesiones de la piel limpias y cubiertas.

Cómo se contagian las infecciones por estafilococo

Los estafilococos se pueden contagiar a través de superficies contaminadas o de persona a persona. Los niños pueden llevar las bacterias de una parte del cuerpo a otra (o pasarla a otras personas) a través de las uñas o los dedos sucios. Por lo tanto, el buen lavado de manos es fundamental para prevenir las infecciones por estafilococo.

También es importante que anime a sus hijos a mantener la piel limpia con un baño o una ducha todos los días. Si su hijo tiene una afección en la piel, como eccema, que dificulta el baño diario, consulte con su médico.

Asegúrese de que todas las zonas de piel lesionada (como cortes, raspones y erupciones provocados por reacciones alérgicas o hiedra venenosa) estén limpias y cubiertas, y siga todas las indicaciones que le dé el médico.

Complicaciones de las infecciones por estafilococo

Los estafilococos pueden provocar un síndrome de shock tóxico, celulitis, envenenamiento de alimentos con estafilococos y las siguientes infecciones:

Foliculitis y forúnculos

La foliculitis es una infección de los folículos pilosos, que son pequeños sacos ubicados debajo de la piel, donde crecen las hebras del pelo. En la foliculitis, aparecen pequeños granitos de color blanco en la base de las hebras, a veces con una pequeña área enrojecida a su alrededor. Con frecuencia, esta infección aparece en zonas donde ha habido fricción o irritación, por ejemplo por rasurarse.

La foliculitis suele desaparecer por sí sola con el cuidado adecuado de la piel. Pero, a veces, se transforma en un forúnculo. Con los forúnculos, la infección por estafilococos se extiende de manera más amplia y profunda, y frecuentemente afecta los tejidos subcutáneos (tejidos más profundos de la piel) y las glándulas que producen grasa (llamadas "glándulas sebáceas").

En la primera etapa, que suele pasar desapercibida para los padres y los niños, la zona de la piel comienza a picar o presenta un dolor leve. Después, la piel se enrojece y comienza a inflamarse sobre la zona infectada. Por último, la piel ubicada sobre la infección está muy dolorida y es posible que aparezca una "cabeza" blanquecina. La cabeza puede llegar a reventar y el forúnculo comienza a drenar pus, sangre o un líquido color ámbar. Los forúnculos pueden aparecer en cualquier lugar de la piel, en especial debajo de los brazos, en la ingle o en las nalgas.

Para ayudar a aliviar el dolor causado por un forúnculo, puede hacer baños en agua tibia, colocar una almohadilla térmica o una botella con agua caliente sobre la piel durante unos 20 minutos, tres o cuatro veces por día. Asegúrese de lavar los paños que use para los baños después de cada uso. A veces, los forúnculos se tratan con antibióticos por boca y, en algunos casos, es necesario drenarlos quirúrgicamente.

El impétigo

El impétigo puede afectar a la piel en cualquier parte del cuerpo, pero suele aparecer alrededor de la nariz y de la boca. En general, afecta a los niños en edad preescolar y escolar, especialmente durante el verano.

Cuando una persona tiene impétigo, las bacterias de estafilococo provocan ampollas grandes. Al principio, el líquido de las ampollas es transparente y después se enturbia. Las ampollas pueden reventar, drenar un líquido y formar una costra color miel. El impétigo puede provocar picazón y se puede extender al rascarlo.

Los médicos suelen recetar un ungüento para la piel para tratar el impétigo. Según la gravedad de los síntomas, es posible que también se receten antibióticos orales (que se toman por boca).

SARM

Es posible que haya escuchado hablar de la Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), un tipo de bacteria estafilocócica que es resistente a los antibióticos que se usan para tratar las infecciones por estafilococo. Si bien las infecciones por SARM pueden ser más difíciles de tratar, en la mayoría de los casos se curan con el cuidado adecuado.

La mayoría de las infecciones por SARM afectan a la piel, pero a veces la SARM puede causar problemas más graves, como una infección en los huesos o una neumonía. La neumonía por SARM es muy poco frecuente, pero los niños que tienen gripe tienen mayor riesgo.

Síndrome de la piel escaldada

El síndrome de la piel escaldada afecta con más frecuencia a los recién nacidos y a los niños menores de 5 años. Esta enfermedad suele comenzar con una pequeña infección de la piel por estafilococos, pero las bacterias producen una toxina que afecta la piel de todo el cuerpo. El niño tiene fiebre, una erupción y, a veces, ampollas. Cuando las ampollas se revientan y la erupción desaparece, la capa superior de la piel se cae y la superficie de la piel queda roja y en carne viva, como si fuese una quemadura.

El síndrome de la piel escaldada es una enfermedad grave que afecta al cuerpo del mismo modo que las quemaduras graves. Es necesario tratarla en el hospital. Después del tratamiento, la mayoría de los niños se recuperan totalmente.

Tratamiento de las infecciones por estafilococo

La mayoría de las infecciones de la piel por estafilococo se pueden tratar de la siguiente manera:

  • lavando la piel con un limpiador antibacterial
  • con baños tibios (para evitar que la infección se extienda, use las toallas solo una vez cuando bañe o limpie la zona de piel infectada y después, lávelas)
  • aplicando un ungüento antibiótico, si el médico lo receta
  • cubriendo la piel con una venda o gasa limpia

Tal vez, el médico le recete un antibiótico oral a su hijo con una infección de la piel por estafilococo. Si este es el caso, dele el antibiótico puntualmente durante tantos días como el médico se lo indique.

Las infecciones más graves por estafilococo tal vez se deban tratar en el hospital y si un absceso (o saco de pus) no responde al tratamiento en el hogar, quizás se lo deba drenar.

Llame al médico siempre que su hijo tenga una zona de la piel roja, irritada o con dolor, en especial si ve zonas blanquecinas llenas de pus o si su hijo tiene fiebre o no se siente bien. Llame al médico si las infecciones de la piel parecen estarse contagiando entre los integrantes de la familia o si dos o más integrantes de la familia tienen infecciones en la piel al mismo tiempo.

Fecha de revisión: junio de 2014