[Ir al contenido]

La boca y los dientes

Revisado por: Larissa Hirsch, MD

¿Por qué son importantes la boca y los dientes?

Cada vez que sonreímos, hacemos una mueca, hablamos o comemos, usamos la boca y los dientes. La boca y los dientes nos permiten hacer diferentes expresiones faciales, formar palabras, comer, beber e iniciar el proceso de la digestión.

La boca también es fundamental para hablar. Junto con los labios y la lengua, los dientes ayudan a formar palabras controlando la salida del aire por la boca. La lengua golpea o choca con los dientes o el paladar para emitir algunos sonidos.

Cuando comemos, los dientes desgarran, cortan y muelen la comida como preparación para que nos la podamos tragar. La lengua también ayuda a llevar la comida hacia los dientes, y nos permite saborear la comida que ingerimos.

¿Qué hacen las distintas partes de la boca?

La boca está cubierta por membranas mucosas húmedas. El techo de la boca, cubierto por una membrana, se llama paladar:

  • La parte delantera es de tipo óseo y se llama paladar duro. El paladar duro separa la boca de la cavidad nasal, que está justo encima.
  • La parte posterior y carnosa se llama paladar blando. El paladar blando forma una especie de cortina entre la boca y la garganta, o faringe, en la parte posterior. Cuando tragamos, el paladar blando cierra los conductos que van de la garganta a la nariz para impedir que entren alimentos en la nariz.

    El paladar blando contiene la úvula o campanilla, que es el pliegue carnoso que cuelga en la parte posterior de la boca. Las amígdalas se encuentran a cada lado de la campanilla y parecen dos columnas gemelas que sostienen la abertura hacia la garganta, o faringe.

Desde la base de la boca se extiende un conjunto de músculos que forman la lengua. La parte superior de la lengua está cubierta por pequeños bultitos llamados papilas. Las papilas contienen pequeños poros que son los órganos sensoriales del sabor. Hay cuatro tipos principales de papilas gustativas en la lengua: las que notan los sabores dulces, los salados, los ácidos y los amargos.

Durante el proceso de masticación, las glándulas salivares presentes en las paredes y la base de la boca segregan saliva, que moja la comida y ayuda a descomponerla más. La saliva facilita el proceso de masticación y de tragado de los alimentos (sobre todo de los alimentos secos), y contiene enzimas que ayudan a iniciar el proceso de digestión de los alimentos.

Una vez la comida se ha convertido en una masa blanda y húmeda, se empuja hacia la parte posterior de la boca y de la garganta y se traga.

¿Cómo desempeñan los dientes su función?

Cada tipo de diente tiene un papel diferente en el proceso de masticación:

  • los incisivos son unos dientes rectangulares y de bordes afilados que tenemos en la parte delantera de la boca, que cortan la comida cuando la mordemos. Tenemos cuatro en la mandíbula inferior y cuatro más en la superior.
  • A ambos lados de los incisivos están los afilados caninos. Los caninos superiores a veces reciben el nombre de "colmillos".
  • Detrás de los caninos, están los premolares, o bicúspides, que trituran y machacan los alimentos. Hay dos conjuntos, o cuatro premolares, en cada mandíbula.
  • Los molares, ubicados detrás de los premolares, tienen salientes y surcos, y se encargan de masticar con fuerza. Hay un total de 12 molares, 2 conjuntos de 3 en cada mandíbula, llamados el primer, el segundo y el tercer molar. Los terceros molares reciben el nombre de muelas de juicio. Puesto que estas muelas pueden impedir que salgan los demás dientes o causar problemas, como dolor o infecciones, es posible que un dentista deba extraerlas.

Los seres humanos somos difiodontes, lo que significa que desarrollamos dos conjuntos o juegos de dientes. El primer conjunto de dientes son los 20 dientes deciduos, que también se llaman "dientes temporales" o "de leche". Se empiezan a desarrollar antes de nacer y se empiezan a caer cuando el niño tiene alrededor de 6 años de edad. Estos dientes son sustituidos por un conjunto de 32 dientes permanentes, que también reciben el nombre de dientes secundarios o adultos.

¿Cuáles son las partes de los dientes?

Los dientes humanos constan de cuatro tipos diferentes de tejido: la pulpa, la dentina, el esmalte y el cemento.

  • La pulpa es la parte más interna del diente y está compuesta de tejido conjuntivo, nervios y vasos sanguíneos que alimentan a los dientes. La pulpa tiene dos partes: la cámara de la pulpa, que está en la corona del diente, y el conducto radicular, que es la raíz del diente. Los vasos sanguíneos y los nervios entran en la raíz a través de un agujerito y se extienden a lo largo del canal hasta llegar a la cámara de la pulpa.
  • La pulpa está rodeada de dentina. La dentina es una sustancia amarilla y dura que constituye la mayor parte del diente y que es tan dura y resistente como el hueso. Es la dentina la que da a los dientes esa coloración amarillenta.
  • El esmalte, el tejido más duro del cuerpo, cubre la dentina y forma la parte más externa de la corona. Hace que los dientes puedan resistir la presión del proceso de masticación y los protege de bacterias nocivas y de cambios en la temperatura provocados por alimentos fríos y calientes.
  • Una capa de cemento cubre la parte externa de la raíz, bajo el borde de las encías, y sostiene a los dientes en el lugar de la mandíbula que les corresponde. El cemento también es tan duro y resistente como el hueso.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a mantener una boca y unos dientes sanos?

Para ayudar a su hijo a mantener una boca y unos dientes sanos:

  • Ofrézcale una dieta nutritiva. Limite los jugos, los tentempiés azucarados y los alimentos pegajosos, como la fruta seca o deshidratada.
  • Programe y asista a las revisiones dentales de su hijo con regularidad.
  • Ayude a su hijo pequeño a cepillarse los dientes dos veces al día durante dos minutos seguidos. Ayude a su hijo a que se empiece a pasar hilo dental una vez al día cuando sus dientes se toquen entre sí.
  • Haga que su hijo lleve un protector bucal cuando practique deportes donde se exponga a lesionarse la boca.
  • Enseñe a su hijo que no camine ni corra nunca con cosas en la boca, como un cepillo de dientes o un lápiz.
  • Convierta su hogar y su coche en áreas libre de humo. Los niños que son fumadores pasivos tienen más probabilidades de tener caries. Si usted o alguien que vive en su casa fuma, llame al número: 1-800-QUIT-NOW para que le den consejos sobre cómo dejar este hábito.
  • Hable con el médico o con el dentista de su hijo si sigue usando chupete o se chupa el pulgar cuando tenga unos 4 años de edad. Le pueden dar consejos para ayudar a su hijo a romper con este hábito, e informarle de si esta conducta está afectando a la forma en que se le alinean los dientes.
Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: octubre de 2018