[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Cistouretrografía miccional

Revisado por: Kathleen Schenker, MD
  • Listen
      mp3

¿Qué es una cistouretrografía miccional?

Una cistouretrografía miccional (VCUG, por sus siglas en inglés) es una prueba en la que se toman imágenes del sistema urinario.

La vejiga del paciente se llena de un líquido que contiene material de contraste. Luego se van tomando imágenes de la vejiga y de los riñones mientras se va llenando la vejiga y también mientras el paciente orina (hace pis). Estas imágenes ayudan a los médicos a detectar problemas en: 

  • la vejiga, el saco muscular ubicado en la parte baja del vientre que retiene la orina. 
  • la uretra, el tubito que conecta la vejiga con el exterior del cuerpo
  • los uréteres: los tubitos que conectan los riñones a la vejiga 

¿Cómo se lleva a cabo una cistouretrografía miccional?

Las imágenes de la cistouretrografía miccional se pueden tomar de dos maneras: usando radiografías o ecografías. 

Radiografías 
Una máquina de rayos X envía haces de radiaciones a través del vientre y se graban las imágenes usando una computadora. Las imágenes de las radiografías son en blanco y negro. Algunas partes del cuerpo, como los huesos, se ven de color blanco en las radiografías. Otras partes del cuerpo, como los riñones y la vejiga, son difíciles de ver en las radiografías. Pero el material de contraste que se usa en esta prueba hace que resulte más fácil ver las vías urinarias en las radiografías. 

Un radiólogo hace radiografías usando una técnica llamada "fluoroscopia". Mientras el material de contraste va llenando la vejiga y luego mientras el paciente va vaciando la vejiga al orinar, el radiólogo observa en un vídeo de rayos X el líquido desplazándose por el sistema urinario mientras se gravan una serie de imágenes radiográficas. 

Ecografías
Otra manera de llevar a cabo una cistouretrografía miccional es mediante ecografías. El ecografista aplica un gel tibio sobre el vientre del paciente y usa una sonda ecográfica sobre su piel para obtener las imágenes. La vejiga y los riñones se observan a través de ecografías y se van tomando imágenes a medida que la vejiga se va llenando de líquido de contraste. Las ecografías difieren de las radiografías en que no usan radiaciones. 

Si su hijo necesita hacerse una cistouretrografía miccional, su médico lo ayudará a decidir cuál de ambos métodos es el más adecuado para su hijo. 

¿Por qué se hacen cistouretrografías miccionales?

Las cistouretrografías miccionales permiten estudiar posibles problemas en la estructura y la función del sistema urinario. Permiten evaluar el tamaño y la forma de la vejiga y detectar problemas, como obstrucciones en las vías urinarias. 

También pueden mostrar si la orina se está desplazando en una dirección errónea. Normalmente, la orina fluye hacia abajo, desde los riñones hasta la vejiga a través de los uréteres. Cuando se desplaza en la dirección equivocada (hacia arriba, en la dirección de los riñones), esto recibe el nombre de reflujo vesicoureteral. Las cistouretrografías miccionales permiten detectar este tipo de reflujo. A veces este problema solo ocurre cuando la persona está orinando (vaciando la vejiga). Este es el motivo por el cual las cistouretrografías miccionales deben incluir la toma de imágenes mientras se vacía la vejiga. 

Puesto que el reflujo vesicoureteral puede causar infecciones de las vías urinarias, esta prueba se recomienda a veces después de que un niño haya tenido una infección de orina. No todos los niños que han tenido una infección del tracto urinario tienen reflujo vesicoureteral, pero es importante saber si lo presentan, porque el tratamiento puede variar en función de la gravedad del reflujo. 

¿Cómo nos preparamos para una cistouretrografía miccional?

Algunos niños que superan el año de edad puede ser sedados para someterse a esta prueba. Si su hijo va a ser sedado, no podrá beber ni comer antes de someterse a la prueba. Hable con el médico de su hijo para saber si es necesario sedarlo.

Si no hubiera que sedarlo, la cistouretrografía miccional no requiere ningún tipo especial de preparación. Es posible que a su hijo le pidan que se quite toda la ropa y las joyas y que se vista con una bata de hospital, porque los botones, los cierres, las cremalleras, los broches y las joyas pueden crear interferencias en las imágenes.

Si su hija está embarazada, es importante que se lo diga al médico o al técnico. Las radiografías se suelen evitar durante el embarazo porque existe una probabilidad reducida de que la radiación dañe al bebé en proceso de desarrollo. Pero, su fuera necesario hacer una radiografía a una mujer embarazada, se tomarían las precauciones necesarias para proteger al feto. 

También es importante que informe al técnico si su hijo tuviera alguna alergia, sobre todo por el material de contraste. 

¿Qué ocurre durante una cistouretrografía miccional?

Una cistouretrografía miccional dura de 30 a 60 minutos. 

La prueba se lleva a cabo en una sala especial provista de una máquina de rayos X o de una máquina de ecografías. Los padres se suelen poder quedar con sus hijos durante la prueba. Un médico también estará en la sala, junto con un técnico de ecografías o de radiografías.

El técnico o el médico lavará la zona comprendida entre las piernas del niño, luego insertará un tubito de goma llamado catéter dentro de la vejiga a través de la pequeña abertura de la uretra (por donde sale el pis). Este procedimiento puede hacer que el niño se sienta incómodo o tenga molestias. Cuando el catéter está en su sitio, el resto de la prueba suele ser completamente indoloro. 

El catéter se usa para llenar la vejiga con material de contraste. Mientras se vaya llenando la vejiga, eso se verá en una pantalla y se irán tomando imágenes. El niño empezará a notar una necesidad de orinar mientras se le vaya llenando la vejiga. Los bebés vaciarán su vejiga automáticamente. A los niños mayores, se le pedirá que retengan la orina hasta que la vejiga esté llena. Luego, les pedirán que orinen. El movimiento del material de contraste por el sistema urinario se verá en la pantalla y se irán tomando imágenes. Cuando la vejiga esté vacía, se retirará el catéter. 

Su hijo no notará nada mientras le vayan tomando imágenes. Los bebés suelen llorar cuando los sostienen para que se queden quietos mientras les toman imágenes en la sala de la prueba, pero esto no interfiere en el procedimiento. 

Es posible que su hijo se queje de ardor o escozor durante las primeras veces que orina después de la prueba. Beber abundantes líquidos lo puede ayudar.

¿Cuándo estarán listos los resultados?

Un radiólogo (un médico especializado en interpretar radiografías y ecografías) revisará las imágenes. El radiólogo enviará un informe al médico de su hijo, quien comentará los resultados con usted y le explicará qué significan. 

Si se trata de una emergencia, los resultados de una cistouretrografía miccional pueden estar disponibles enseguida. De lo contrario, los resultados suelen estar listos al cabo de 1 o 2 días. En la mayoría de los casos, los resultados no se pueden entregar al paciente o a su familia al finalizar la prueba porque las imágenes se deben revisar y analizar en detalle. 

¿Cuáles son los riesgos de una cistouretrografía miccional? 

En general, las radiografías son muy seguras. Aunque exponerse a radiaciones implica riesgos para el cuerpo, la cantidad de radiación que se usa en una cistouretrografía miccional es reducida y no se considera peligrosa. Es importante saber que los radiólogos usan la menor cantidad posible de radiación necesaria para hacer la prueba. 

Si en la prueba se usan ecografías en vez de radiografías, no se emite ningún tipo de radiación. Las ecografías son muy seguras y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) ha aprobado el uso de material de contraste en las cistouretrografías miccionales. 

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Puede ayudar a su hijo a prepararse para una cistouretrografía miccional explicándole la prueba con palabras sencillas. Si su hijo es lo bastante mayor como para entenderlo, sea sincero con él sobre las breves molestias que sentirá cuando le inserten en catéter, pero tranquilícelo asegurándole que usted estará a su lado para apoyarlo. Un sedante suave puede hacer que la colocación del catéter sea más llevadera en los niños pequeños (y en algunos niños mayores). Pregunte al médico de su hijo sobre la sedación si cree que le podría ayudar a su hijo. 

Puede describirle a su hijo la sala y el equipo que se utilizará en la prueba. Si su hijo es mayor, explíquele la importancia de estarse bien quieto mientras le tomen las imágenes para que la prueba no se tenga que repetir. Le puede ayudar explicarle a su hijo que, una vez el catéter esté puesto en su sitio, es como si tuviera que posar para una fotografía. 

Algunos niños necesitan que los distraigan con juguetes, libros, etc. durante la prueba, mientras que hay otros que quieren observar lo que ocurre. Hay otros que pueden llorar y que necesitarán que sus padres los tranquilicen. 

Si tiene dudas sobre por qué su hijo necesita hacerse una cistouretrografía miccional o sobre cómo se lleva a cabo esta prueba, hable con el médico de su hijo. También puede hablar con el técnico antes del procedimiento.

Revisado por: Kathleen Schenker, MD
Fecha de revisión: enero de 2020