¿Cuál es la diferencia entre un nebulizador y un inhalador?
[Ir al contenido]

¿Cuál es la diferencia entre un nebulizador y un inhalador?

¿Qué son los nebulizadores y los inhaladores?

Los nebulizadores y los inhaladores son unos utensilios que ayudan a los niños a tomar sus medicamentos para el asma. La mayoría de los medicamentos para el asma vienen en forma líquida. Para funcionar, se deben inspirar para que puedan llegar a los pulmones.

Los nebulizadores y los inhaladores transforman medicamentos líquidos en vapor para que los niños los puedan inspirar. Algunos inhaladores emiten el medicamento en forma de polvo fino que también se puede inspirar.

Estos aparatos son eficaces cuando se usan adecuadamente. Pero cada uno de ellos tienen sus pros y sus contras; por lo tanto, hable con el médico de su hijo para saber cuál es mejor para él.

¿Cómo funciona un nebulizador?

Un nebulizador es un aparato eléctrico o que funciona con pilas. Suele constar de cuatro partes:

  1. el motor
  2. la boquilla o una mascarilla facial
  3. la copa
  4. el tubo

El medicamento se coloca en la copa, que se une al motor a través del tubo La boquilla o la mascarilla facial se une a la copa. Cuando se enciende el aparato, envía un vapor fino a la mascarilla. Y el niño inspira el vapor.

Un niño no tiene que "hacer" nada para medicarse, salvo quedarse quieto e inspirar. El niño suele tardar de 5 a 10 minutos en respirar todo el medicamento. Si el niño no se queda quieto ni coopera o se pone a llorar, puede no obtener toda la medicación necesaria. Durante el tratamiento, es importante que ayude a su hijo a estar lo más quieto y lo más tranquilo posible.

¿Cómo funciona un inhalador?

Inhaladores con dosificador.

Los inhaladores con dosificador expelen una dosis de medicación para el asma previamente medida en forma de espray. Tienen el aspecto de pequeñas latas de aerosol. Cuando una persona aprieta el inhalador, este libera un "soplo" medido del medicamento.

Los inhaladores con dosificador requieren coordinación por parte de quien los usa. El niño debe saber activar el dispositivo y respirar al mismo tiempo. En caso contrario, el medicamento puede acabar en la boca del niño en vez de en los pulmones. Por eso, muchos médicos recomiendan a los niños pequeños usar inhaladores con dosificador provistos de cámara inhalatoria (o dispositivo espaciador).

Este dispositivo viene a ser una cámara de retención del medicamento para el asma. Se une al inhalador por un extremo y a la boquilla o mascarilla facial por el otro. Cuando una persona aprieta el inhalador, el medicamento permanece dentro de la cámara hasta que el niño esté preparado para inhalar. Por lo tanto, es posible que niños muy pequeños e, incluso, bebés reciban sus medicamentos usando un inhalador con dosificador provisto de cámara inhalatoria, porque no tendrán que "hacer" nada más que quedarse quietos e inspirar.

Con una cámara inhalatoria, el medicamento suele tardar menos de 30 segundos en llegar a los pulmones.

Algunos inhaladores con dosificador disponen de un contador que indica cuántas dosis de medicamento quedan disponibles. Si no disponen de contador, se debería llevar un registro de la cantidad de dosis usadas hasta la fecha para poder sustituir el inhalador cuando convenga.

Inhaladores de polvo seco

En los inhaladores de polvo seco, el medicamento sale en forma de polvo. El polvo también se tiene que inspirar, pero no sale en forma de espray. Por lo tanto, el niño debe trabajar más, inhalando el medicamento en polvo rápidamente y con mucha fuerza. La mayoría de los niños los pueden usar de forma eficaz a partir de los 5 o 6 años de edad.

Los médicos tienden a recetar inhaladores con dosificador más a menudo que inhaladores de polvo seco.

¿Qué más debería saber?

Usar un nebulizador o un inhalador puede ser complicado. Por lo tanto, pida al médico de su hijo que les muestre cómo funciona el aparato antes de usarlo por primera vez. Los médicos pueden pedir a los niños mayores o a los adolescentes que usen el inhalador en sus consultorios, y darles consejos en caso necesario.

Si tiene alguna duda o si le preocupa que su hijo no reciba la dosis adecuada de medicamento, hable con su médico.

Fecha de revisión: agosto de 2017