[Ir al contenido]

Sarampión

Revisado por: Kate M. Cronan, MD

¿Qué es el sarampión?

El sarampión es una infección respiratoria muy contagiosa. Provoca una erupción cutánea en todo el cuerpo y síntomas gripales. Es poco frecuente en EE.UU. gracias a la vacunación generalizada. Pero cada año hay 20 millones de casos en todo el mundo.

Puesto que el sarampión está causado por un virus, no hay ningún medicamento específico para tratarlo. El virus tiene que seguir su curso. Los niños que lo contraigan deberán beber muchos líquidos, hacer mucho reposo y no ir a la escuela o a la guardería para evitar contagiar a otras personas.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del sarampión?

Los primeros síntomas del sarampión suelen ser tos seca, secreción nasal, fiebre alta y enrojecimiento ocular. Los niños también pueden tener manchas de Koplik (unas manchitas rojas con el centro blanco azulado) dentro de la boca antes de que empiece la erupción en la piel.

Esta aparece entre 3 y 5 días después de que se manifiesten los primeros síntomas, y a veces va acompañada de fiebre alta de hasta 104 °F (40 °C). La erupción pardo-rojiza suele empezar con manchas rojas planas en la frente. Se extiende al resto de la cara y, después, por el cuello y el torso hacia las brazos, las piernas y los pies. La fiebre y la erupción desaparecen poco a poco al cabo de unos días.

¿Es contagioso el sarampión?

El sarampión es muy contagioso. De hecho, 9 de cada 10 personas que no están vacunadas contra él lo contraerán si están cerca de una persona infectada.

¿Cómo se contrae el sarampión?

El sarampión se transmite cuando las personas inspiran fluidos infectados por el virus o entran en contacto con ellos. Se puede contagiar a través de gotitas que se expulsan al aire cuando alguien con sarampión estornuda o tose. Es posible que una persona que se exponga al virus no presente síntomas hasta 8-10 días después.

Las personas con sarampión pueden transmitir la enfermedad desde 4 días antes a que aparezca la erupción en la piel hasta unos 4 días después. Son más contagiosas cuando tienen fiebre, secreción nasal y tos. Las personas con el sistema inmunitario debilitado por otras afecciones (como el VIH y el SIDA) pueden transmitir el virus del sarampión hasta que se recuperen.

¿Cómo se trata el sarampión?

No existe un medicamento específico para tratar el sarampión. Para ayudar a aliviar los síntomas:

  • dé mucho líquido a su hijo
  • anímelo a hacer más reposo del habitual
  • adminístrele un medicamento para la fiebre que no contenga ácido acetilsalicílico (como la aspirina), sea paracetamol o ibuprofeno, si la fiebre le crea malestar. No dé nunca aspirina (u otro medicamento que contenga ácido acetilsalicílico) a un niño que tenga una enfermedad vírica, ya que su uso se ha asociado al síndrome de Reye.

Los niños con sarampión deben estar bajo la atenta supervisión de un médico. En algunos casos, el sarampión puede conducir a otras complicaciones, como:

Los niños con sarampión no deben entrar en contacto con otros niños durante los cuatro días posteriores a la aparición de la erupción en la piel. Aquellos niños que tengan el sistema inmunitario debilitado deben seguir separados de los demás niños hasta que se recuperen por completo y dejen de presentar síntomas.

¿Cuánto dura el sarampión?

Esta infección puede durar varias semanas. La mayoría de las personas no presentarán síntomas hasta 10-14 días después de exponerse al virus.

¿Se puede prevenir el sarampión?

La mejor manera de proteger a su hijo es asegurarse de vacunarlo contra el sarampión.

En la mayoría de niños, la protección contra el sarampión forma parte de la vacuna triple vírica: contra el sarampión, las paperas y la rubéola o de la vacuna cuádruple vírica: contra el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela, que se administra cuando tienen entre 12 y 15 meses y de nuevo cuando tienen entre 4 y 6 años.

Es importante que todos los niños que puedan vacunarse lo hagan siguiendo el calendario de vacunación. Las personas de riesgo (como las que tienen el sistema inmunitario debilitado) no se pueden vacunar y dependen de la “inmunidad de grupo”. Esto ocurre cuando muchas personas están vacunadas contra una enfermedad, lo que impide que se propague y ayuda a evitar brotes.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico de inmediato si cree que su hijo puede haber contraído el sarampión. Hágalo también si su hijo ha estado con una persona infectada, sobre todo si:

  • es un bebé
  • está tomando medicamentos inmunodepresores
  • tiene tuberculosis, cáncer o una enfermedad que afecta al sistema inmunitario

¿Por qué es importante la vacunación?

Antes de que se dispusiera de una vacuna contra el sarampión, cada año en los EE.UU.:

  • se declaraban más de 500.000 casos
  • morían unas 500 personas
  • unas 4.000 personas desarrollaban encefalitis

La vacunación generalizada hijo que los casos de sarampión en EE.UU. sean mínimos. Pero todavía hay brotes:

  • En 2017, se declararon 118 casos de sarampión.
  • En los cuatro primeros meses de 2018, se diagnosticó sarampión a 63 personas.

La mayoría de las personas que contrajeron el sarampión no estaban vacunadas.

Quienes corren el mayor riesgo de contagio durante un brote son:

  • los bebés que aún no tienen la edad para vacunarse
  • las mujeres embarazadas
  • las personas que se alimentan mal o que tienen el sistema inmunitario debilitado

Los médicos pueden administrar una inyección de anticuerpos contra el sarampión (llamada inmunoglobulina) a las personas que se han expuesto al sarampión y que tienen un riesgo elevado de contraer la enfermedad. Estos anticuerpos pueden prevenir el sarampión o bien moderar sus síntomas.

Es posible que la vacuna contra el sarampión puede dar cierta protección a las mujeres que no estén embarazadas y a las personas que no pertenezcan a un grupo de riesgo si se administra en las 72 horas posteriores a la exposición al virus del sarampión.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: mayo de 2018