[Ir al contenido]

Heroína

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Qué es:

La heroína pertenece al grupo de los fármacos que alivian el dolor, llamados narcóticos. Esta droga procede de la amapola del opio, una flor que crece en Asia, México y Sudamérica. La heroína pura tiene la consistencia del polvo blanco. También hay heroína de color marrón oscuro, mientras que la heroína negra o alquitranada es pegajosa o dura y se parece al alquitrán que se usa en los tejados.

Aunque algunos narcóticos, como la codeína y la morfina, son legales cuando se recetan para aliviar el dolor, la heroína es un narcótico ilegal porque tiene efectos secundarios peligrosos y es muy adictiva.

A veces llamada:

Horse, smack, big H, black tar, 8-ball (heroína mezclada con cocaína en forma de crack), junk, TNT. En español, se llama caballo, jaco, colacao, pico, chute o buco.

Cómo se usa:

La heroína se suele inyectar o fumar. Las formas más puras de heroína se inhalan.

Qué hace:

La heroína proporciona una oleada de buenos sentimientos, sus consumidores tienen un subidón y se sienten relajados. Esto puede ir seguido de somnolencia y náuseas.

Muchos adictos a la heroína se inyectan la droga en una vena con agujas, y se la pueden inyectar varias veces al día. Con el tiempo, las marcas de las agujas se pueden convertir en cicatrices permanentes.

Los adictos a la heroína suelen compartir agujas, que pueden conducir a infecciones por gérmenes peligrosos, como el virus de la hepatitis B, la hepatitis C, o el VIH, el virus del SIDA.

La heroína es una droga muy adictiva, y mucha gente encuentra sumamente difícil dejar de consumirla, incluso después de haberla consumido solo una o dos veces. Los adictos a la heroína sienten un deseo incontrolable de ponerse la próxima dosis.

Si una persona adicta a la heroína trata de dejarla de golpe o no puede conseguir otra dosis, suele desarrollar un síndrome de abstinencia que consta de síntomas como pánico, insomnio, alternancia entre sudores y escalofríos, dolores musculares, retortijones estomacales, náuseas, vómitos y diarrea.

Inyectarse una sobredosis de heroína puede hacer que la persona deje de respirar y muera. Esto es especialmente cierto cuando la heroína se mezcla con un opioide sintético, como el fentanilo. Ahora muchos traficantes añaden fentanilo, un analgésico (medicamento para aliviar el dolor) mucho más fuerte que la heroína, a esta droga, creando una mezcla que puede causar una sobredosis con más facilidad.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: mayo de 2018