[Ir al contenido]

Cómo tomarle la temperatura a su hijo

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Todos los niños tienen fiebre de vez en cuando. La fiebre, en sí misma, no causa ningún daño y hasta puede ser buena; suele ser la forma que tiene el cuerpo de combatir las infecciones. Pero una fiebre alta puede ser el signo de un problema que requiere atención médica.

He aquí cómo tomar la temperatura a su hijo, de una formas segura y precisa.

Termómetros digitales

Los termómetros digitales son los que dan las lecturas más rápidas y precisas, y son el único tipo que recomiendan los médicos en la actualidad. Los hay de muchos tamaños y formas, y se venden en la mayoría de los supermercados y en las farmacias.

Lea las instrucciones del fabricante para saber para qué modalidad de medición de la temperatura está diseñado el termómetro y cómo indica que se ha completado la lectura.

Generalmente, los termómetros digitales se pueden usar en las siguientes modalidades de medición de la temperatura:

  • rectal (en el recto)
  • oral (en la boca)
  • axilar (bajo el brazo)

¿Y qué pasa con otros tipos de termómetros?

Los siguientes tipos de termómetros no son recomendables porque son menos precisos:

  • termómetros electrónicos de oído
  • termómetros de arteria temporal (de frente)
  • termómetros de tira plástica
  • termómetros de chupete

Los termómetros de mercurio se usaban a menudo en el pasado, pero no se deben utilizar por el riesgo de exposición al mercurio, una toxina ambiental.

Consejos para tomar la temperatura en función de la edad

Como sabe cualquier padre, tomarle la temperatura a un niño que se retuerce puede ser todo un desafío. El mejor método para tomarle la temperatura a un niño dependerá de la edad del niño, de su temperamento y de lo dispuesto que esté a cooperar.

Encienda el termómetro digital y limpie la pantalla de lecturas previas. Los termómetros digitales suelen tener un tubito de plástico flexible provisto de un sensor de temperatura en un extremo y una pantalla digital fácil de leer en el otro extremo. Si su termómetro utiliza fundas o cubiertas de plástico desechables, utilice una siguiendo las indicaciones del fabricante. Tire después a la basura la funda y limpie el termómetro según las instrucciones del fabricante antes de guardarlo en su estuche.

En bebés menores de 3 meses, obtendrá la lectura más precisa si utiliza un termómetro digital para medirle la temperatura rectal. Llame al médico si su hijo tiene menos de 3 meses y tiene una temperatura de 100,4 °F (38 °C) o superior.

En bebés de entre 3 y 6 meses de edad, un termómetro digital rectal sigue siendo la mejor opción.

En niños de entre 6 meses y 4 años de edad, puede utilizar un termómetro digital para medir la temperatura rectal. También lo puede utilizar para medirle la temperatura axilar, aunque se trata de un método menos preciso.

En niños mayores de 4 años, puede utilizar un termómetro digital para medir la temperatura oral si su hijo coopera. Pero los niños que tosen o respiran por la boca (porque tienen la nariz tapada) pueden no ser capaces de mantener la boca cerrada el tiempo necesario para hacer una lectura oral exacta. En estos casos, puede usar el método rectal o axilar (siempre con un termómetro digital).

¿Cómo se toma la temperatura rectal?

Antes de convertirse en padre o madre, a la mayoría de la gente le incomoda la idea de tener que tomarle temperatura rectal de una persona. Pero no se preocupe: es muy sencillo.

Primero:

  • Lave el extremo del termómetro con agua y jabón y enjuáguelo bien con agua.
  • Humedezca o lubrique el extremo del termómetro con un lubricante, como la vaselina.

Coloque a su hijo:Illustration: Taking a Rectal Temperature

  • acostado boca abajo en su propio regazo o en una superficie plana y firme, y ponga la palma de la mano sobre la zona lumbar del niño.
  • acostado boca arriba con las piernas flexionadas contra el pecho, y aguante con la mano la parte posterior de los muslos del niño.

Con la otra mano:

  1. introduzca el termómetro lubricado en la abertura anal entre media y una pulgada (de 1,25 a 2,5 centímetros), o hasta que la punta del termómetro quede completamente dentro del recto. Deténgase si nota cualquier tipo de resistencia.
  2. Sujete el termómetro entre los dedos índice y anular mientras hueca la mano sobre la cola del bebé. Tranquilice a su hijo y háblele en voz baja y calmada mientras sostiene el termómetro en su lugar.
  3. Espere hasta que suene el número de pitidos correspondientes u otra señal que indique que ya se puede leer la temperatura. Anote la temperatura que aparezca en la pantalla, así como la hora del día en que haga la lectura.

¿Cómo se toma la temperatura oral?

Tomar la temperatura oral es un proceso fácil con niños mayores y dispuestos a cooperar.

  1. Espere de 20 a 30 minutos después de que su hijo acabe de comer o beber para tomarle la temperatura oral, y asegúrese de que su hijo no tenga goma de mascar ni caramelos en la boca.Illustration: Oral Temperature
  2. Colóquele el extremo del termómetro debajo de la lengua y pida a su hijo que cierre los labios a su alrededor. Recuérdele que no muerda, apriete los dientes ni hable, y pídale que se relaje y que respire con normalidad por la nariz.
  3. Espere hasta que suene el número de pitidos correspondientes u otra señal que indique que ya se puede leer la temperatura. Anote la temperatura que aparezca en la pantalla, así como la hora del día en que haga la lectura.

¿Cómo se toma la temperatura axilar?

Es una forma cómoda y práctica de medir la temperatura de un niño. Aunque no sea tan precisa como la temperatura rectal u oral en niños que cooperan, algunos padres prefieren este sistema, sobre todo cuando los niños no son capaces de sostener el termómetro en la boca.

  1. Quítele a su hijo la camisa o la camiseta y póngale el termómetro en la axila (debe tocar solo la piel, no la ropa).Illustration: Axillary Temperature
  2. Doble el brazo de su hijo sobre el pecho para sujetar el termómetro en su sitio. 
  3. Espere hasta que suene el número de pitidos correspondientes u otra señal que indique que ya se puede leer la temperatura. Anote la temperatura que aparezca en la pantalla, así como la hora del día en que haga la lectura.

Independientemente del método que elija, tenga en cuenta los siguientes consejos:

  • no tome nunca la temperatura a su hijo inmediatamente después de bañarlo o si ha estado muy abrigado durante un rato, ya que podría afectar a la lectura.
  • Nunca deje a su hijo sin supervisión mientras le esté tomando la temperatura.
Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2017