[Ir al contenido]

Elección de juguetes seguros para niños pequeños que ya caminan y niños de edad preescolar

Revisado por: Kate M. Cronan, MD

Los juguetes son una parte importante y divertida de desarrollo de cualquier niño. Pero también pueden venir con riesgos asociados. El atragantamiento y la asfixia por aspiración son riesgos importantes para niños de hasta 3 años de edad, que tienden a llevarse objetos a la boca. Por eso, es importante que los padres revisen la seguridad de los juguetes de sus hijos y los supervisen mientras jueguen.

En qué fijarse

He aquí algunas recomendaciones generales a tener en cuenta a la hora de comprar los juguetes de sus hijos:

  • Los juguetes de tela u otros tejidos deben disponer de etiquetas donde ponga que son ignífugos o incombustibles.
  • Los juguetes de peluche se deben poder lavar.
  • La pintura de los juguetes no debe contener ni una pizca de plomo.
  • Los materiales para manualidades y actividades artísticas no deben ser tóxicos.
  • Las ceras de colores y las pinturas deben indicar en el envase que cumplen con la normativa ASTM D-4236, lo que significa que han sido evaluados por la Sociedad Americana para Pruebas y Materiales" (ASTM, por sus siglas en inglés).

Manténganse alejados de los juguetes viejos, incluso los que le hayan pasado de segunda mano sus amigos o parientes. Estos juguetes pueden tener un valor sentimental y son mucho más económicos, pero es posible que no cumplan con las normas de seguridad actuales y que estén tan gastados que podrían romperse y volverse peligrosos.

Y asegúrese de que los juguetes no sean demasiado ruidosos para su hijo. El ruido de algunos sonajeros, de algunos juguetes que se estrujan para que suenen, y de algunos juguetes musicales o electrónicos puede ser tan fuerte como el sonido de la bocina de un automóvil (o incluso más fuerte si el niño se lo pone directamente en las orejas) y pueden provocar pérdidas auditivas.

Juguetes seguros para bebés, niños de 1 a 3 años y de preescolar

Lea siempre las etiquetas para asegurarse de que el juguete es adecuado para la edad de su hijo. Las directrices publicadas por la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (CPSC, por sus siglas en inglés) y otros grupos le pueden ayudar a tomar esas decisiones de compra.

Y tenga en cuenta el temperamento, los hábitos y el comportamiento de su hijo cada vez que le compre un juguete nuevo. Hasta los niños que parecen ir adelantados en comparación con otros niños de su misma edad no deben usar juguetes pensados para niños mayores que ellos. Los niveles de edad de los juguetes se determinan teniendo en cuenta factores de seguridad, no de inteligencia ni de madurez.

Tenga en cuenta las recomendaciones específicas para los distintos grupos de edad:

  • Los juguetes deben ser lo bastante grandes, por lo menos de 1¼ pulgada (3 cm) de diámetro y 2¼ pulgadas (6 cm) de longitud, para que no se puedan tragar ni quedar atascados en la tráquea. Un probador de partes pequeñas o un tubo anti-atragantamientos, puede determinar si un juguete es demasiado pequeño. Estos tubos están diseñados para tener aproximadamente el mismo diámetro que la tráquea de un niño pequeño. Si un objeto cabe dentro del tubo, significa que es demasiado pequeño para un niño pequeño. Si no puede conseguir uno de estos tubos, pida al vendedor del producto que lo ayude usando el tubo de cartón interior de un rollo de papel higiénico.
  • Evite las canicas, las monedas, las bolas y los juegos con pelotas de un diámetro inferior a 1,75 pulgadas (4,4 cm), ya que pueden quedar atascados en la garganta y dificultar la respiración.
  • Los juguetes que funcionan con pilas deben contener partes específicas y seguras para las pilas, que estén bien cerradas con tornillos para que los niños no las puedan abrir. Las pilas y los líquidos que estas contienen son un grave peligro para los niños, incluyendo el riesgo de asfixia por aspiración, hemorragias internas y quemadura química.
  • Cuando revise la seguridad de un juguete para un bebé o niño de hasta tres años de edad, asegúrese de que sea irrompible y lo bastante resistente para resistir a los mordiscos y a la masticación del niño. Además, asegúrese de que no contenga:
    • bordes filosos, cantos afilados o piezas pequeñas, como ojos, ruedas o botones que se puedan aflojar
    • extremos pequeños que, al entrar en la boca, podrían llegar a la garganta del niño
    • cintas, hilos o cordones de más de 7 pulgadas (17 centímetros)
    • partes o piezas que puedan pellizcar los pequeños dedos del niño.
  • La mayoría de los juguetes para montar se pueden usar en cuanto el niño sea capaz de sentarse bien y sin ayuda; pero lea siempre antes las recomendaciones del fabricante. Este tipo de juguetes, como los caballos que se balancean o las carretillas, han de venir con cinturones o correas de seguridad y ser lo bastante estables y seguros para que no vuelquen.
  • Los juguetes que ya hayan usado otros niños y los que se hayan hecho a mano se deben inspeccionar con mucho cuidado. Es posible que hayan sido evaluados para garantizar su seguridad. No le dé a su hijo juguetes pintados que se hayan fabricado antes de 1978, porque es posible que contengan pintura con plomo.
  • Los animales de peluche y otros juguetes que se venden o regalan en ferias ambulantes o en máquinas expendedoras, no deben cumplir ninguna norma de seguridad. Observe atentamente los juguetes de las ferias ambulantes en busca de piezas flojas o bordes filosos antes de dárselos a su hijo.

Conseguir que los juguetes sigan siendo seguros en su casa

Después de haber comprado juguetes seguros para su hijo, también es importante asegurarse de que él sabe cómo se usan. La mejor manera de conseguirlo es supervisándolo mientras juega. Jugar con su hijo le enseñará a jugar de una forma segura, al tiempo que se lo pasará bien.

Los padres deben:

  • Enseñar a sus hijos a guardar sus juguetes cuando dejen de jugar con ellos.
  • Revisar los juguetes de sus hijos regularmente para asegurarse de que no están rotos y de que se puedan usar:
    • Los juguetes de madera no deben contener astillas.
    • Las bicicletas y los juguetes para usar al aire libre no deben estar oxidados.
    • Los juguetes de peluche no deben tener costuras rotas ni partes que se puedan desprender.
  • Tirar los juguetes rotos o repararlos inmediatamente.
  • Guardar los juguetes que se usan en el exterior cuando no se estén usando para no exponerlos a la lluvia o a la nieve.

Y asegurarse de que los juguetes están limpios. Algunos juguetes de plástico se pueden lavar en el lavavajillas, pero lea antes las indicaciones del fabricante. Otra opción es mezclar jabón bactericida o detergente suave para la vajilla con agua caliente en un pulverizador, y utilizar esta solución para limpiar los juguetes y enjuagarlos después.

Objetos peligrosos

Los niños pueden verse tentados por muchos objetos que no son juguetes. Es importante mantener a su hijo alejado de los siguientes objetos peligrosos:

  • fuegos artificiales
  • cerillas
  • tijeras afiladas
  • globos (los globos desinflados o rotos son un riesgo de atragantamiento y de asfixia por aspiración)

Denunciar los juguetes inseguros

Consulte el sitio web de la CPSC para tener información actualizada sobre los juguetes que se han retirado del mercado o llame al (800) 638-CPSC para denunciar un juguete que usted considera peligroso.

Si tiene cualquier duda sobre la seguridad de un juguete, actúe con cautela y no permita que su hijo juegue con él.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: junio de 2018