[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Poner la casa a prueba de niños y prevenir los accidentes domésticos

  • Listen
      mp3

Si jamás gateó por su casa, haga la prueba. Los niños exploran su entorno cotidiano y esto le permitirá ver las cosas tal como ellos las ven. Así podrá asegurarse de que su casa sea segura.

Cuando escuchamos expresiones como "a prueba de bebés" o "a prueba de niños", solemos pensar en bebés o en niños pequeños de menos de tres años de edad. Y es verdad que los niños pequeños tienen el riesgo más alto de lesionarse en el entorno doméstico porque es allí donde pasan la mayor parte del tiempo. Pero las lesiones por accidente son la principal causa de muerte entre los niños menores de 14 años y más de la tercera parte de estas lesiones ocurren en casa.

¿Qué accidentes pueden ocurrir en el hogar?

Las causas más frecuentes de muerte por accidentes domésticos son el fuego y las quemaduras, la asfixia, el ahogamiento, la asfixia por aspiración, las caídas, las intoxicaciones y las armas de fuego.

La mayoría de los accidentes ocurren en lugares donde hay:

  • agua: en el cuarto de baño, la cocina, las piscinas o jacuzzis
  • calor o llamas: en la cocina o cerca de una barbacoa
  • sustancias tóxicas: debajo del fregadero de la cocina, en el armario de los medicamentos, el garaje o el cuarto de jardinería o, incluso, en los bolsos u otros lugares donde se guardan medicamentos.
  • posibles caídas: escaleras, suelos resbaladizos, ventanas altas o muebles que se caen
  • riesgo de asfixia por aspiración: incluyendo un entorno para dormir inseguro, alimentos que exponen al niño al riesgo de atragantarse y asfixiarse al aspirarlos (como las uvas o los perritos calientes), las pilas de botón y los elementos que haya dentro o fuera de la casa donde un niño se puede enganchar, enredar, quedar atrapado o estrangular.

¿Qué podemos hacer para prevenir los accidentes?

La precaución más importante es nunca perder de vista a los niños pequeños. Incluso si su casa está preparada a prueba de niños, basta un solo instante para que un bebé o un niño pequeño se caiga, se precipite sobre una estufa caliente o se meta un objeto peligroso en la boca.

Los accidentes continuarán ocurriendo. Por eso, es importante estar preparados. Si usted está esperando un bebé o tiene hijos, es una buena idea que haga lo siguiente:

  1. Aprenda reanimación cardiopulmonar (RCP) y técnicas de compresión abdominal adecuadas a la edad (maniobra de Heimlich).
  2. Tenga los siguientes números de teléfono anotados cerca del teléfono (tanto para usted como para otros cuidadores):
    • centro de intoxicaciones: 1-800-222-1222 (Sitio web: Poison Control)
    • el número del médico
    • teléfonos móviles de sus padres y de los lugares donde trabaja
    • teléfonos de un vecino o de un pariente cercano (por si necesitara que otras personas cuidaran de sus otros hijos en caso de emergencia)
  3. Prepare un botiquín de primeros auxilios y guarde en su interior las instrucciones que se deben seguir en caso de emergencia.
  4. Instale detectores de humo y de monóxido de carbono en su casa. Y cámbieles las pilas con regularidad.

Para obtener más información, revise los siguientes artículos sobre seguridad doméstica: