Crisis drepanocíticas (Crisis de dolor)
[Ir al contenido]

Crisis drepanocíticas (Crisis de dolor)

¿Qué es una crisis drepanocítica?

La enfermedad de células falciformes cambia la forma de los glóbulos rojos de una persona. En vez de ser flexibles y en forma de disco, son en forma de hoz y rígidos.  Este tipo de glóbulos rojos no fluye fácilmente por las venas y puede obstruir los vasos sanguíneos de tamaño reducido. Cuando ocurre esto, la persona tiene lo que los médicos llaman "crisis depranocíticas" o "crisis de dolor."

Toda crisis depranocítica es una urgencia médica.  Puesto que la sangre no pude circular bien por los órganos del cuerpo (como el corazón, los pulmones y los riñones), estos órganos no pueden desempeñar bien su función. La gente que no recibe tratamiento médico para sus crisis de dolor puede tener lesiones en los órganos a largo plazo.

Cómo puedes reconocer una crisis de dolor 

El signo más habitual de una crisis drepanocítica es un dolor extremo en el pecho o en el estómago

Algunas personas también experimentan:  

  • problemas para respirar
  • fiebre de 101 °F (38,5 °C) o superior
  • dolor que no desparece después de medicarse 
  • fatiga extrema (agotamiento)
  • fuertes dolores de cabeza o mareo 
  • ictericia (piel o blanco de los ojos amarillentos) o palidez extrema
  • erección dolorosa en los varones 
  • cambios bruscos o repentinos en la vista 
  • convulsiones 
  • debilidad o incapacidad para mover cualquier parte del cuerpo 
  • arrastrar las palabras 
  • pérdida de la conciencia 
  • pérdida de la sensibilidad u hormigueo 

Ve al médico o llama al 911 de inmediato si padeces una enfermedad de células falciformes y notas que te ocurre cualquiera de estas cosas. 

Prevenir las crisis drepanocíticas 

No siempre se pueden evitar las crisis drepanocíticas. A veces, el motivo por el que ocurren no se puede controlar, como cuando te pones enfermo. 

Pero puedes reducir las probabilidades de tener una crisis de dolor haciendo las siguientes cosas:

  • Toma todos los medicamentos que te recomiende tu médico.
     
  • Bebe suficiente agua, pregunta a tu médico cuánta cantidad de agua deberías beber teniendo en cuenta tu peso.
     
  • Evita las temperaturas extremas, por ejemplo, abrígate bien cuando salgas al exterior en invierno después de haber estado bien caliente en un interior.

  • Limita las actividades que fuerzan a tu cuerpo a utilizar mucho oxígeno, como el levantamiento de pesas intenso, la escalada o el submarinismo.

  • Lávate las manos a menudo o utiliza gel antiséptico para manos (sobre todo antes de comer), y mantente alejado de la gente que padezca enfermedades contagiosas.
     
  • Las personas con enfermedad de las células falciformes tienen el sistema inmunitario debilitados, por lo que vacunarte como es debido ayudará a protegerte de enfermedades graves.
Fecha de revisión: septiembre de 2015

Más sobre este tema para: