[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Trastorno afectivo estacional

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
  • Listen
      mp3

¿Qué es un trastorno afectivo estacional?

Un trastorno afectivo estacional (TAE) es una depresión que sigue un patrón estacional, es decir, que ocurre solo en un período específico del año. En el trastorno afectivo estacional, el paciente presenta síntomas de depresión en otoño y/o invierno, cuando los días son más cortos y las horas de luz solar se reducen. El trastorno afectivo estacional está desencadenado por la respuesta del cerebro a los cambios estacionales en la luz solar. Cuando los días vuelven a ser más largos, la persona supera la depresión. 

Este trastorno también se llama "depresión estacional". 

¿Cuáles son los signos y los síntomas del trastorno afectivo estacional?

Como con otros tipos de depresión, una persona con trastorno afectivo estacional puede notar algunos de los siguientes síntomas o todos ellos:

  • Cambios en el estado de ánimo. El trastorno afectivo estacional puede causar un estado de ánimo depresivo, triste o irritable. El trastorno afectivo estacional puede hacer que una persona sienta desesperanza, impotencia y desánimo. Puede llorar o alterarse más a menudo o con más facilidad. 
  • Pensamiento negativo. Las personas pueden ser más autocríticas consigo mismas o mostrar una mayor sensibilidad a las críticas. Se pueden quejar, culpar, buscar defectos o ver problemas con más frecuencia de la habitual. 
  • Incapacidad para disfrutar de las cosas. Una persona con trastorno afectivo estacional puede perder el interés en las cosas con las que disfrutaba normalmente. También puede perder el interés en las amistades y dejar de participar en las actividades sociales. 
  • Falta de energía. La gente se puede sentir muy cansada, con muy poca energía y con falta de motivación por las cosas. Le puede parecer que todo le cuesta demasiado esfuerzo. 
  • Cambios en el sueño. Una persona puede dormir más de lo habitual. Dormir demasiado puede hacer difícil levantarse y prepararse para ir a la escuela o al trabajo por la mañana.
  • Cambios en la alimentación. El trastorno afectivo estacional puede favorecer los antojos por comer hidratos de carbono simples (como los "caprichos" y los alimentos azucarados), así como la tendencia a comer de más de la cuenta. Debido a este cambio en la alimentación, el trastorno afectivo estacional se puede asociar a un aumento de peso durante los meses de invierno. 
  • Dificultades para concentrarse. Como cualquier depresión, el trastorno afectivo estacional puede afectar la concentración. Esto puede afectar negativamente el rendimiento escolar y las notas. 

Al tener un trastorno afectivo estacional, la persona percibe estos cambios solo durante la etapa del año en que los días son más cortos. Cuando cambia la estación y los días se vuelven más largos, la depresión mejora y el paciente recupera su nivel de energía. 

¿Cuáles son las causas del trastorno afectivo estacional?

La depresión estacional aparece debido a la respuesta del cerebro a la disminución de las horas de luz solar. La luz solar afecta a dos sustancias químicas cerebrales: la melatonina y la serotonina. Estas sustancias ayudan a regular los ciclos de sueño-vigilia, la energía y el estado de ánimo. 

La melatonina está relacionada con el sueño. El cuerpo fabrica más melatonina cuando hay oscuridad. Este aumento de la cantidad de melatonina hace que una persona se sienta más somnolienta y con menos energía. La serotonina está relacionada con el estado de ánimo y la energía. Nuestro cerebro fabrica más serotonina cuando nos exponemos a la luz solar. El aumento de las concentraciones de serotonina favorece los sentimientos de felicidad y de bienestar. El descenso de las concentraciones de serotonina conduce a la depresión. 

Los días más cortos y el aumento de las horas de oscuridad en otoño e invierno pueden causar un incremento de la cantidad de melatonina y un descenso de la cantidad de serotonina que fabrica el cerebro. Esto crea unas condiciones biológicas perfectas para la depresión. 

¿Cómo se diagnostica el trastorno afectivo estacional?

Los profesionales de la salud pueden diagnosticar un trastorno afectivo estacional después de llevar a cabo una atenta evaluación. Esto incluye hacer preguntas y escuchar. Una revisión médica o "chequeo" puede servir para asegurarse de que los síntomas de la depresión no se deben a otra afección.

¿Cómo se trata el trastorno afectivo estacional?

Si a una persona le diagnostican un trastorno afectivo estacional, su médico le puede recomendar uno o más de los siguientes tratamientos:

Mayor exposición a la luz. 

Para muchas personas con trastorno afectivo estacional, el mero hecho de pasar más tiempo al aire libre durante las horas de luz natural puede bastar las aliviar los síntomas. Hacer ejercicio al aire libre o darse una caminata diaria son maneras de conseguirlo. También puede haber un poco más de luz natural en casa durante los meses de invierno si se usan unas bombillas especiales de luz natural que se adaptan a las lámparas ordinarias. 

Terapia de luz. 

La terapia de luz (o fototerapia) supone usar una caja o panel de luz especial que se coloca sobre una mesa o escritorio. La persona se sienta delante de la luz durante un período corto de tiempo todos los días (unos 45 minutos al día, generalmente por la mañana). 

En este tipo de tratamiento, los síntomas del trastorno afectivo estacional tienden a mejorar al cabo de pocos días en muchas personas. Hay personas que requieren un tratamiento de varias semanas. Incluso después de encontrarse mejor, las personas con trastorno afectivo estacional que usen una caja de luz deberán seguir usándola hasta que haya suficiente luz en el exterior. 

Como con cualquier tratamiento médico, la terapia de luz solo se debe usar bajo la supervisión de un médico. Los pacientes deben seguir atentamente las instrucciones que vienen con la caja de luz. 

Psicoterapia

La terapia de conversación, o psicoterapia, consiste en hablar con un terapeuta para aliviar los pensamientos y sentimientos negativos asociados a la depresión. Ayuda a aliviar la sensación de aislamiento o de soledad que sienten a menudo las personas deprimidas. La psicoterapia puede ayudar a las personas con trastorno afectivo estacional a informarse sobre su afección y a entenderla mejor, así como a aprender qué hacer para prevenir o minimizar futuros episodios depresivos. 

Medicación

Los médicos también pueden recetar medicamentos a algunas personas con trastorno afectivo estacional. Los medicamentos antidepresivos ayudan a regular el equilibrio entre la serotonina y otros neurotransmisores que afectan el estado de ánimo y a la energía. 

¿Cómo puedo encontrarme mejor? 

Si crees que podrías tener un trastorno afectivo estacional, habla con tus padres o con tu médico sobre cómo te sientes. 

Si te han diagnosticado un trastorno afectivo estacional, hay cosas que puedes hacer para ayudarte a ti mismo:

  • Sigue las recomendaciones de tratamiento que te dé tu médico.
  • Haz abundante ejercicio físico, sobre todo al aire libre. Tanto la luz solar como el ejercicio físico sirven para levantar el estado de ánimo. 
  • Pasa tiempo con amigos y otros allegados que entiendan por lo que estás pasando; ellos te pueden ayudar a sentirte conectado y cuidar de ti. 
  • Ten paciencia. No esperes que tus síntomas desaparezcan nada más empezar el tratamiento.
  • Pide ayuda con los deberes y otras tareas escolares si la necesitas. Habla con tus profesores a fin de que diseñen un plan para que puedas completar tus tareas. Si notas que no puedes concentrarte en las cosas, recuerda que eso forma parte del trastorno afectivo estacional. Recuérdate que las cosas van a mejorar. 
  • Aliméntate bien. Aunque pueda costar bastante, evita los hidratos de carbono simples y los tentempiés azucarados. Comer abundantes cereales integrales, verdura y fruta te puede ayudar a encontrarte mejor. 
  • Establece una rutina de sueño regular. Si te acuestas y te levantas todos los días a la misma hora podrás aprovechar los beneficios para la salud mental que proporcionan el sueño reparador y la luz natural. 

Cualquier tipo de depresión puede ser grave. Si crees que presentas síntomas de algún tipo de depresión, habla con alguien que te pueda ayudar a tratarte.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: enero de 2020