[Ir al contenido]

Urticaria

¿Qué es la urticaria?

La urticaria son unas protuberancias, tipo habones o ronchas de color rojo, que sobresalen en la piel. La urticaria es una reacción habitual de la piel a algo como un alérgeno (una sustancia que provoca alergias).

La urticaria puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, tanto en forma de granos diminutos, manchas, o protuberancias grandes e interconectadas.

Cada roncha o cada granito puede durar de pocas horas a una semana (y a veces más), y aparecen nuevas ronchas o granitos que sustituyen a los que van desapareciendo. La urticaria que dura 6 semanas o menos recibe el nombre de urticaria aguda; la urticaria que dura más de 6 semanas recibe el nombre de urticaria crónica.

Causas de la urticaria

Una reacción alérgica puede provocar una urticaria, y también la pueden provocar:

  • las temperaturas extremas
  • el estrés
  • las infecciones
  • algunas enfermedades

En algunos casos, la gente presenta urticaria y angioedema, una afección que causa hinchazón alrededor de los ojos, los labios, las manos, los pies o la garganta. Muy raramente, la urticaria y el angioedema se asocian a una reacción alérgica que afecta a todo el cuerpo, o choque anafiláctico.

Las ronchas o habones rojos aparecen cuando los mastocitos del torrente sanguíneo segregan una sustancia química llamada histamina, y esto hace que los diminutos vasos sanguíneos que hay debajo de la piel tengan escapes. El líquido se acumula dentro de la piel y forma granos y/o habones de gran tamaño. Esto puede ocurrir por varias razones. Pero, en muchos casos, no se llega a identificar la causa.

Lo más frecuente es que la urticaria esté provocada por una reacción alérgica; lo que puede hacer que la piel se cubra de ronchas o habones pocos minutos después de exponerse al alérgeno. Entre las alergias más frecuentes, se incluyen las siguientes:

A veces los brotes de urticaria no guardan ninguna relación con las alergias. Entre otras causas de la urticaria, figuran las siguientes:

  • las infecciones, incluyendo las provocadas por virus
  • el ejercicio físico
  • la ansiedad o el estrés
  • la exposición al sol
  • la exposición al frío, como el hecho de sumergirse en agua fría o nieve
  • el contacto con sustancias químicas
  • rascarse (dermografismo)
  • exponer la piel a presiones excesivas, como estar sentado durante mucho rato seguido o transportar una mochila pesada colgando de un hombro.

Las urticarias provocadas por causas físicas (como la presión, el frío o la exposición al sol) se conocen como urticarias físicas.

Averiguar cuál es la causa de una urticaria crónica puede ser difícil, aunque a veces este tipo de urticaria se asocia a enfermedades del sistema inmunitario, como el lupus. Otras veces, un medicamento, un alimento, los insectos o una infección puede desencadenar un brote de urticaria. De todos modos, los médicos no suelen conocer la causa de las urticarias crónicas.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la urticaria?

Las ronchas rojas distintivas que sobresalen en la superficie de la piel son el principal signo de la urticaria. Pueden:

  • tener una tonalidad pálida en la parte central
  • presentarse agrupadas (o en racimos)
  • cambiar de forma y de ubicación en cuestión de horas
  • ser pequeñas o tan grandes como un plato de comida
  • picar, escocer o provocar ardor

Si la urticaria se da junto con el angioedema, se puede asociar a hinchazón, inflamación, formación de bultos rojos, o de bultos de gran tamaño alrededor de los ojos, los labios, las manos, los pies, los genitales o la garganta. Otros síntomas pueden ser las náuseas, los vómitos y el dolor de tripa.

De forma excepcional, una persona con urticaria y angioedema puede tener un choque anafiláctico. Los signos de un choque anafiláctico incluyen problemas para respirar, bajada de la tensión arterial (hipotensión), mareo y/o pérdida de conciencia (desmayo).

¿Cómo se diagnostica la urticaria?

La mayoría de las veces, los médicos pueden diagnosticar una urticaria simplemente observando la piel del paciente. Para tratar de identificar su causa, es posible que el médico te haga preguntas sobre tu historial médico: las enfermedades que has pasado hace poco, los medicamentos que tomas, tu exposición a alérgenos y los factores estresantes a que te sometes cada día.

Si padeces una urticaria crónica, es posible que el médico te pida que lleves un registro diario de tus actividades, de lo que bebes y comes y en qué partes del cuerpo te tienden a aparecer las ronchas. El médico te puede pedir pruebas diagnósticas, como análisis de sangre, pruebas de alergia y otras pruebas para descartar otras afecciones que te podrían estar provocando la urticaria, como las enfermedades tiroideas o la hepatitis, a fin de conocer la causa exacta de tu urticaria.

Para saber si padeces una urticaria física, el médico te pondrá hielo en la piel para ver cómo reacciona al frío o te colgará una bolsa de arena u otro objeto pesado de los muslos para comprobar si la presión hace que te aparezcan ronchas en la piel.

¿Cómo se trata la urticaria?

Muchas veces, las urticarias leves desaparecen por sí solas sin necesidad de tratamiento. Si se identifica un desencadenante claro de la urticaria, evitarlo en la medida de lo posible formará parte del tratamiento. Si las ronchas te provocan picazón, es posible que el médico te recomiende tomar un antihistamínico para impedir que tu cuerpo siga liberando histamina en el torrente sanguíneo a fin de prevenir nuevos brotes de urticaria.

Si tienes una urticaria crónica, es posible que el médico te recomiende un antihistamínico de venta sin receta médica que no provoque somnolencia para que te lo tomes cada día. De todos modos, no todo el mundo responde del mismo modo a los medicamentos, por lo que es importante que colabores con tu médico para encontrar el que sea más adecuado para ti.

Si un antihistamínico que no provoca somnolencia no funciona, es posible que el médico te recomiende un antihistamínico más potente, otro medicamento o una combinación de medicamentos. En casos excepcionales, el médico puede recetar un esteroide, en forma de pastilla o de jarabe, para tratar la urticaria crónica. Generalmente, este tratamiento solo se suele recetar durante breves períodos de tiempo (de cinco días a dos semanas), para evitar los efectos secundarios nocivos de los esteroides.

En caso de urgencia médica

Los choques anafilácticos y los ataques de urticaria de carácter grave son muy poco frecuentes. Pero, cuando ocurren, requieren una atención médica inmediata.

Las personas con alergias graves deben llevar siempre encima un inyectable de epinefrina. Si corres el riesgo de presentar reacciones alérgicas graves, el médico te enseñará a ponerte la inyección de epinefrina de una forma segura.

Fecha de revisión: junio de 2018