Intoxicaciones alimentarias
[Ir al contenido]

Intoxicaciones alimentarias

Revisado por: Ryan J. Brogan, DO

¿Qué son las intoxicaciones alimentarias?

Las intoxicaciones alimentarias están causadas por bacterias y, a veces, por virus u otros gérmenes. Pueden entrar en los alimentos que comemos y en los líquidos que bebemos. No lo podemos notar con el gusto, oler ni ver esos gérmenes (por lo menos, sin un microscopio). Pero, aunque sean diminutos, pueden tener un gran efecto en nuestro cuerpo.

Cuando los gérmenes que causan intoxicaciones alimentarias entran en nuestro organismo, pueden segregar toxinas. Estas toxinas son tóxicas (de ahí el nombre "intoxicación alimentaria"), y pueden causar diarrea y vómitos.

Por lo general, los médicos usan la expresión "intoxicación alimentaria" para describir una enfermedad que se desarrolla deprisa después de ingerir un alimento contaminado. La gente suele tener diarrea o empezar a vomitar a las pocas horas de haberse infectado. Lo bueno es que las intoxicaciones alimentarias también suelen remitir por sí solas en poco tiempo. La mayoría de la gente se recupera en un par de días y no tiene ningún tipo de secuela.

En una cantidad reducida de casos, tener una intoxicación alimentaria puede significar tener que ir al médico o al hospital. Cuando la gente necesita tratamiento médico para una intoxicación alimentaria, se suele deber a la deshidratación. Deshidratarse es la complicación más grave de una intoxicación alimentaria.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de las intoxicaciones alimentarias?

La forma en que se manifiesta una intoxicación alimentaria depende del germen que la haya causado. A veces, una persona se empezará a encontrar mal al cabo de una o dos horas de haberse comido o debido el alimento o el líquido contaminado. En otras ocasiones, los síntomas no aparecerán hasta al cabo de varias semanas. En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecerán al cabo de 1 a 10 días.

La mayoría de las veces, las personas con una intoxicación alimentaria presentan los siguientes síntomas:

  • náuseas
  • dolor de tripa y retortijones
  • vómitos
  • diarrea
  • fiebre
  • dolor de cabeza y debilidad general

En contadas ocasiones, las intoxicaciones alimentarias pueden causar mareos, visión borrosa u hormigueo en los brazos. En casos todavía menos frecuentes, la debilidad que a veces compaña a la intoxicación alimentaria provocará problemas para respirar.

Causas de las intoxicaciones alimentarias

Cuando la gente come o bebe algo que estaba contaminado con gérmenes, se puede enfermar debido una intoxicación alimentaria. Frecuentemente, la gente se intoxica con alimentos de origen animal, como la carne en general y la carne de ave, los huevos, los productos lácteos y el marisco. Pero las frutas y las verduras no lavadas, así como otros alimentos crudos también pueden estar contaminados y hacer que la gente se encuentre mal. Hasta el agua puede provocar intoxicaciones alimentarias.

Los alimentos sólidos y líquidos se pueden contaminar en muchos momentos diferentes de su proceso de preparación, almacenamiento y manipulación. Por ejemplo:

  • El agua que se utiliza en el cultivo de productos agrícolas se puede infectar con heces de animales o de seres humanos (cacas).
  • La carne en general o la carne de ave puede entrar en contacto con gérmenes durante su procesamiento o transporte.
  • Los alimentos se pueden infectar con bacterias si se almacenan a temperaturas inadecuadas o si se conservan durante demasiado tiempo.
  • Los cocineros u otras personas que manipulan alimentos los pueden contaminar si no se lavan las manos correctamente o usan tablas de cortar u otros utensilios sucios para prepararlos.

Las personas con problemas de salud (como una enfermedad crónica de riñón) o con sistemas inmunitarios debilitados corren un mayor riesgo de sufrir intoxicaciones alimentarias, en comparación con las que gozan de buena salud.

¿Qué gérmenes pueden estar implicados?

Los gérmenes que causan intoxicaciones alimentarias más a menudo son los siguientes:

La Salmonella. Las bacterias  Salmonella son la principal causa de las intoxicaciones alimentarias en EE.UU. Generalmente, estas bacterias se introducen en los alimentos cuando estos entran en contacto con heces de animales. Las principales causas de intoxicación por Salmonella incluyen la ingesta de productos lácteos, carnes poco cocinadas y productos agrícolas frescos (fruta y verdura) que no se han lavado correctamente.

E. coli (Escherichia coli).  Las bacterias E. coli se suelen introducir en los alimentos o el agua cuando estos entran en contacto con heces de animales. El consumo de carne picada de ternera que no está lo bastante cocinada es la causa más frecuente de intoxicación por E. coli en EE.UU.

Listeria. Estas bacterias se encuentran mayoritariamente en los productos lácteos sin pasteurizar, el marisco ahumado y las carnes procesadas, como las salchichas y los embutidos. Las bacterias Listeria también pueden contaminar frutas y verduras, aunque con menor frecuencia.

Campylobacter. Estas bacterias infectan con mayor frecuencia la carne en general y la carne de ave, así como la leche no pasteurizada. Campylobacter también puede contaminar el agua. Al igual que con otros tipos de bacterias, estas bacterias se suelen introducir en los alimentos a través del contacto con heces de animales infectadas.

Staphylococcus aureus. Estas bacterias se pueden encontrar en la carne, las ensaladas preparadas y los alimentos elaborados con productos lácteos contaminados. Las bacterias S. aureus se propagan a través del contacto con las manos, los estornudos o la tos. Esto significa que las personas que preparan o manipulan alimentos pueden trasmitir la infección.

Shigella. Las bacterias Shigella pueden infectar el marisco o las frutas y las verduras crudas. La mayoría de las veces, estas bacterias se propagan cuando las personas que preparan o manipulan alimentos no se lavan las manos correctamente después de ir al baño.

La hepatitis A. Las personas tienden a contraer este virus al comer marisco o alimentos que han sido manipulados por personas infectadas. Puede ser difícil conocer el origen de la infección porque las personas infectadas pueden no encontrarse mal hasta que hayan trascurrido de 15 a 50 días desde que contrajeron el virus.

Norovirus. Estos virus suelen contaminar alimentos que han sido preparados por personas infectadas.

Algunos de estos gérmenes, como la listeria y el E. coli, pueden causar problemas potencialmente peligrosos en el corazón y el riñón, así como problemas hemorrágicos.

¿Cuándo debería llamar al médico?

La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria no requieren atención médica, pero hay algunos que sí.  El problema grave más frecuente de las intoxicaciones alimentarias es la deshidratación. Si estás sano, es poco probable que te deshidrates siempre y cuando bebas una cantidad suficiente de líquidos para compensar los que estás perdiendo a través de los vómitos y/o la diarrea.

Llama al médico si presentas alguno de estos síntomas:

  • tus vómitos continúan durante más de 12 horas seguidas.
  • diarrea con una fiebre que supera los 101 °F (38,3 °C)
  • fuerte dolor de tripa que no remite después de hacer de vientre
  • heces con sangre (se trate de diarrea o de heces corrientes) o vómitos con sangre
  • deposiciones de color negro o rojizas
  • ritmo cardíaco acelerado o latidos cardíacos muy fuertes

Si estás empezando a tener signos de deshidratación, es importante que tu madre o tu padre lo sepa. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • sed extrema
  • escasa producción de pis o ausencia de pis
  • mareo
  • ojos hundidos
  • sensación de desmayo o debilidad

Si has viajado hace poco al extranjero y empiezas a tener diarrea u otros problemas digestivos, es una buena idea que llames al médico.

Las intoxicaciones alimentarias (sobre todo las que se asocian a deshidratación) pueden ser más graves para aquellas personas con sistemas inmunitarios debilitados u otros problemas de salud.  Si padeces una afección médica, como un problema renal o la enfermedad de células falciformes, llama a tu médico de inmediato.  Las mujeres embarazadas también deberían informar a sus médicos si tienen una intoxicación alimentaria, porque algunos gérmenes pueden afectar al bebé mientras está en el vientre materno.

¿Cómo se diagnostican las intoxicaciones alimentarias?

El médico te preguntará qué has comido últimamente y cuándo empezaron tus síntomas. También te examinará. 

En algunos casos, los médicos piden muestras de sangre, de heces o de pis, que envían a laboratorios para que las analicen. Ésto ayudará a tu médico a saber qué microorganismo está causando tu enfermedad.

¿Cómo se tratan las intoxicaciones alimentarias?

Generalmente, las intoxicaciones alimentarias siguen su curso, y la gente mejora por sí misma.  Pero en algunas ocasiones los médicos recetan antibióticos para tratar los tipos más graves de intoxicaciones alimentarias provocadas por bacterias. Alguien con una deshidratación grave, puede tener que recibir tratamiento en un hospital con líquidos por vía intravenosa (VI).

Cuídate en casa

Las intoxicaciones alimentarias suelen desaparecer por sí solas al cabo de pocos días. Puedes hacer unas cuantas cosas para cuidar de ti mismo.

  • Descansa mucho.
  • Bebe líquidos para protegerte de la deshidratación. Las soluciones electrolíticas van bien, pero cualquier líquido, salvo la leche o las bebidas que contengan cafeína es aceptable.
  • Toma sorbos pequeños y frecuentes para que te sea más fácil retener los líquidos.
  • Evita los alimentos sólidos y los productos lácteos hasta que dejes de tener diarrea.
  • Evita los medicamentos antidiarreicos de venta sin receta médica.  Este tipo de medicamentos puede prolongar los síntomas de una intoxicación alimentaria.
  • Cuando se detengan la diarrea y los vómitos, empieza a comer porciones pequeñas de alimentos bajos en grasa y fáciles de digerir durante unos pocos días para impedir que te aumente el malestar estomacal.
  • Si tus síntomas se agravan o empiezas a notar signos de deshidratación, llama al médico.

¿Cómo puedo prevenir las intoxicaciones alimentarias?

Para reducir el riesgo de tener una intoxicación alimentaria, sigue estos consejos:

  • Lávate las manos a conciencia y frecuentemente, sobre todo después de ir al baño, antes de tocar los alimentos y después de tocar alimentos crudos. Usa agua tibia y jabón, y haz que el proceso de restregar las manos dure por lo menos 20 segundos.
  • Lava con agua caliente jabonosa todos los utensilios, tablas de cortar y superficies que utilices para preparar los alimentos.
  • No bebas leche sin pasteurizar ni alimentos que contengan leche sin pasteurizar.
  • Lava todas las verduras y frutas crudas que no se puedan pelar.
  • Conserva los alimentos crudos (sobre todo la carne en general, la carne de ave y el marisco) alejados de los demás alimentos hasta que estén cocinados.
  • Consume lo antes posible los alimentos perecederos o cualquier alimento que tenga fecha de caducidad.
  • Cocina todos los alimentos de origen animal hasta que alcancen una temperatura interna que sea segura. En el caso de la carne picada de ternera y de cerdo, esto significa una temperatura mínima de 160 °F (71 °C). En el caso de los cortes de carne enteros, una temperatura segura es la de 145 °F. Para el pollo y el pavo (picados y enteros), la temperatura mínima es de 165 °F (74 °C). Cocina los huevos de gallina hasta que la yema esté firme. Por lo general, es seguro comer pescado cuando este alcanza una temperatura interna de 145 °F (63 °C).
  • Refrigera rápidamente las sobras, preferiblemente en envases con tapas de cierre hermético a presión.
  • Descongela los alimentos en la nevera, en un microondas o en agua fría. Los alimentos nunca se deben descongelar a temperatura ambiente.
  • Si un alimento está caducado, tiene un sabor raro o un olor extraño, no lo comas. Recuerda: "Si tienes dudas, tíralo a la basura."
  • Si estás embarazada, evita todos mariscos, carnes y pescados crudos o que no esté completamente cocinados, el pescado y el marisco ahumados, los huevos crudos y aquellos productos que puedan contener huevos crudos, los quesos blandos para untar, la leche y los zumos sin pasterizar, los patés, las ensaladas preparadas, los embutidos y las salchichas.
  • No bebas agua de riachuelos ni de pozos de agua no tratada.
Revisado por: Ryan J. Brogan, DO
Fecha de revisión: julio de 2018