Qué pasa con las dietas
[Ir al contenido]

Qué pasa con las dietas

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Dietas ricas en proteínas. Dietas bajas en grasas. Dietas vegetarianas. Dietas sin hidratos de carbono. Con tanto interés por las dietas, ¿cómo puedes saber cuáles son saludables y cuáles no lo son?

La gente se pone a dieta por muchos motivos diferentes. Algunas personas tienen un peso excesivo y nada de saludable y necesitan prestar mayor atención a sus hábitos alimentarios y de ejercicio físico. Otras hacen deporte y desean estar en las mejores condiciones físicas. Otras creen que tendrían mejor aspecto si perdieran unas cuantas libras (o unos pocos kilos).

Mucha gente se siente presionada a perder peso y prueba distintos tipos de dietas. Pero, si realmente necesitas perder peso, mejorar tus hábitos alimentarios y de ejercicio físico te ayudará más que cualquier dieta milagro.

¿Las dietas pueden ser insanas?

Todo el mundo necesita ingerir suficientes calorías para que sus cuerpos funcionen bien. Cualquier dieta que implique ingerir diariamente una cantidad de calorías inferior a la necesaria puede ser peligrosa. Las dietas extremas bajas en grasas también pueden ser nocivas para ti. Todo el mundo necesita ingerir cierta cantidad de grasa a través de la dieta; por eso, nadie debe seguir una dieta completamente exenta de grasas. Aproximadamente el 30% de las calorías totales deben proceder de las grasas.

Tampoco te dejes engañar por las dietas que prohíben comer determinados grupos de alimentos. Una dieta que te prohíba los hidratos de carbono, como el pan o la pasta, o que solo te deje alimentarte de fruta es insana. No te dejará incorporar todas las vitaminas y minerales que necesitas. Y, aunque es posible que te permita perder peso, lo más probable es que, a la larga, lo vuelvas a recuperar.

Algunas personas empiezan a hacer dieta porque creen que todos los problemas que tienen en la vida se deben a su sobrepeso. Otras tienen un área en su vida que no pueden controlar, como un padre alcohólico; por eso, se centran en algo que sí que pueden controlar: como el ejercicio físico y lo que comen.

Comer demasiado poco (anorexia) o comer mucho solo para vomitarlo (bulimia) son dos trastornos de la conducta alimentaria. A algunas personas les cuesta mucho controlar lo que comen. Pueden comer toneladas de comida y sentir que no pueden parar de comer (trastorno alimentario compulsivo o trastorno por atracón). Los trastornos de la conducta alimentaria son nocivos para la salud de la persona. Las personas que padecen este tipo de trastornos necesitan tratamiento médico (y psicológico) inmediato.

Entonces, ¿cómo puedo perder peso de una forma saludable?

Si eres adolescente, ten cuidado con ponerte a dieta. Las dietas extremas te pueden causar problemas si no ingieres la cantidad ni el tipo de nutrientes que necesitas. Pero comer de forma saludables y hacer tentempiés saludables, así como hacer ejercicio físico te pueden ayudar a perder peso, al tiempo que creces con normalidad. El ejercicio físico regular puede ayudar a los adolescentes a sentirse más sanos y mejor consigo mismos.

La mejor forma de hacer dieta es ingerir una cantidad variada y suficiente de alimentos saludables. Ponte como objetivo ingerir más fruta y verdura, más cereales integrales, y beber agua en vez de bebidas azucaradas, como los refrescos y las bebidas deportivas. Reduce de forma considerable las carnes de alto contenido en grasas (como las hamburguesas y las salchichas), los fritos, los dulces y otras comidas "basura".

Si te preocupa tu sobrepeso y crees que deberías perder peso, habla con tu médico o con un dietista titulado.

Formas estupendas de estar sano

Si estás listo para hacer cambios, he aquí una serie de consejos de eficacia probada:

  • ¡Haz ejercicio físico! Mantente activo cada día. Ve caminando a tu centro de estudios, apúntate a clases de gimnasia, encuentra un deporte que te guste o baila en tu habitación. No importa lo que hagas, ¡basta con que te muevas!
  • Bebe leche descremada, semidescremada o agua en vez de bebidas azucaradas.
  • Come por lo menos cinco raciones al día de fruta y verdura.
  • Come una amplia variedad de alimentos con proteínas, como carne magra y carne de ave, pescado, marisco, legumbres, productos de soja y frutos secos.
  • Come cereales integrales (como la pasta y el pan elaborados con harina integral o de avena); aportan mucha fibra, que ayuda a sentirse lleno.
  • Desayuna todos los días. Los estudios indican que la gente que desayuna rinde más en los estudios, tiende a comer menos durante el día y tiene menos probabilidades de desarrollar sobrepeso.
  • Fíjate bien en el tamaño de las raciones.
  • Limita comer fuera de casa y elige siempre raciones pequeñas en los restaurantes de comida rápida. Evita las súper-raciones, aunque te parezca que salen mejor de precio.
  • No tomes pastillas para adelgazar, ni siquiera las que se venden sin receta médica.

Signos de alarma

¿Cómo puedes saber si tu dieta está fuera de control? Entre los signos de alarma, se incluyen los siguientes:

  • sigues haciendo dieta, incluso cuando dejas de tener sobrepeso
  • comes en secreto, robas comida o notas que pierdes el control cuando comes
  • piensas en la comida constantemente
  • limitas tus actividades o evitas a tu familia y amigos debido a la comida o a la necesidad de hacer ejercicio físico
  • le tienes miedo a la comida
  • llevas ropa holgada para ocultar tu delgadez
  • vomitas después de comer o utilizas laxantes
  • te sientes débil, como si se te fuera la cabeza, o mareado por no comer

Si tú o alguien que conoces presenta cualquiera de estos signos, cuéntaselo a un adulto de confianza o a un médico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: mayo de 2018