Sobrellevar los grupos cerrados o camarillas (para Adolecentes)
[Ir al contenido]

Sobrellevar los grupos cerrados o camarillas

Revisado por: Kathryn Hoffses, PhD

¿Ya estás más que harto de tanto chismorreo y de tanto hablar mal de los demás? ¿Estás cansado de seguir el código de vestimenta de tu grupo, pero tienes miedo de que te echen de él si te niegas a seguirlo? ¿Estás preocupado porque no sabes si este año en la escuela te incluirán en tu antiguo grupo o bien te excluirán de él y, lo que es aún peor, se meterán contigo?

Independientemente de que estés fuera del grupo y deseando entrar, o dentro de él y deseando salir, te ayudará mucho saber qué es lo que mantiene vivos a los grupos cerrados de amigos o "camarillas".

Grupo de amigos versus grupo cerrado o camarilla

Formar parte de un grupo puede hacer que tu vida diaria sea más fácil; y puedes aprender algunas aptitudes importantes para la vida, tales como saber escuchar, compartir experiencias y respetar a los demás.

Los grupos se pueden formar por las cosas que la gente tiene en común. Por eso, los bromistas, los góticos, los aficionados al monopatín y hasta los amantes de las matemáticas se juntan porque tienen intereses similares. Las personas de estos grupos sienten que cuentan con un lugar donde son bienvenidos y apoyados, y donde pueden ser exactamente quienes son. Algunas personas forman grupos por pertenecer a un club de teatro, o porque les gusta la misma música o el mismo tipo de películas, o simplemente porque les gusta pasear por el centro comercial.

Algunos grupos duran muchos años. Otros se disuelven cuando sus miembros desarrollan nuevos intereses, hacen nuevos amigos o, sencillamente, se dan cuenta de que no tienen tanto en común. Las personas pueden entrar y salir de grupos diferentes y hasta pueden ser miembros de varios grupos a la vez. Incluso dentro de un grupo, las personas suelen tener uno o dos amigos íntimos, de quienes se sienten más cerca que de los demás.

Algunos grupos de amigos son bastante flexibles y permiten la entrada de gente nueva. Pero hay otros que son mucho más exclusivos. Las personas que pertenecen a estos grupos dejan bien claro que no cualquiera puede formar parte del grupo. De este tipo de grupos, "exclusivos" y "excluyentes", es del que vamos a hablar en este artículo, y los llamaremos grupos cerrados o camarillas.

¿Qué pasa con grupos cerrados o camarillas?

Las camarillas son grupos cerrados que suelen tener un código estricto de pertenencia y de conducta. En vez de concretarse en valores o creencias compartidas, muchos grupos cerrados se tienden a centrar en mantener su estatus y su popularidad. Por ejemplo, un grupo cerrado puede tratar de hacer creer que sus miembros son "mejores" que el resto de la gente, o que tiene un estatus superior que otros grupos cerrados.

A veces, las personas que forman parte de un grupo cerrado usan su poder para herir a otras personas a propósito, sea excluyéndolas del grupo, siendo crueles con ellas o ambas cosas a la vez. Y hasta pueden ofender a la gente con la idea de "arreglarla" o de "hacerla cambiar de imagen". Otras veces las cosas se ponen más serias y alguien que no pertenece al grupo puede convertirse en la víctima de ataques y burlas por ser, parecer o actuar de una forma diferente.

A diferencia de los grupos abiertos de amigos, donde sus miembros tienen una libertad total para socializar con personas de otros grupos, los miembros de un grupo cerrado lo hacen todo juntos. Se sientan juntos en clase, van al centro comercial juntos al salir de la escuela; y solo hacen cosas con los miembros de su propio grupo o con personas que ellos consideran "aceptables".

Aunque la gente pueda creer que es mejor pertenecer a un grupo cerrado que ser excluido de este, muchas veces, los miembros de estos grupos se acaban viendo afectados por presiones y por reglas. Pronto se empiezan a preguntar si podrán continuar siendo populares o si serán rechazados y expulsados del grupo. Y, al cabo de un tiempo, empiezan a darse cuenta de que los verdaderos amigos no son tan mandones ni tan exigentes.

¿Por qué los grupos cerrados o camarillas atraen a la gente?

Los grupos cerrados atraen a la gente por diferentes motivos: Para algunas personas, ser popular, es lo más importante, y los grupos cerrados son el lugar ideal para ganar estatus social. Otras personas quieren pertenecer a estos grupos porque no les gustan que las excluyan. Y hay otras que simplemente creen que es mejor estar dentro que fuera (no lo es, pero ya hablaremos de esto más adelante).

Los grupos cerrados permiten a las personas que les gusta llevar el control satisfacer este deseo (¡para bien o para mal!). Y a las personas que se sienten más cómodas dejándose llevar, el grupo cerrado les ofrece unas reglas claramente definidas. Suele quedar muy claro para los miembros del grupo cerrado qué deben hacer si quieren seguir encajando y perteneciendo a ella. A veces, esto significa sacrificar parte de tu libertad y seguir al líder, en vez de hacer lo que te apetece hacer.

Ser miembro de un grupo cerrado es algo que está estrictamente controlado por los líderes. Estos "centinelas" son los que tienen el poder de decidir quiénes son dignos de pertenecer al grupo y quiénes no. Este tipo de control de la pertenencia al grupo suele ocurrir en las camarillas de niñas.

Como han comprobado muchas niñas, la entrada en un grupo cerrado no está garantizada. De hecho, es posible que una niña que se percibe como popular y querida en el colegio sea excluida del grupo. Esto se debe a que su personalidad o su seguridad en sí misma pueden ser una amenaza para las líderes. Puede no ser una buena "seguidora" de las pautas que marcan las líderes, sobre todo si ya es lo bastante popular por sí misma. Es posible que inviten a sus amigas a formar parte del grupo, pero que a ella le nieguen la entrada. Los miembros del grupo la excluirán deliberadamente en un intento de quitarle su poder o de eliminar la amenaza que podría suponer que entrara en el grupo.

Pero los grupos cerrados no solo son propios de las niñas o de las chicas. Los niños y los chicos también los pueden formar; por lo general, en torno a un deporte, un juego de computadora, una forma de vestir o un tipo de música. Y pueden ser tan crueles como los grupos cerrados de niñas o de chicas en lo que respecta a la exclusión de miembros.

El grupo cerrado o camarilla vista desde dentro

No todo es color de rosa en los grupos cerrados. El prestigio de una persona dentro del grupo está siempre bajo amenaza. La mayoría de los seguidores apoyan al líder no porque sean verdaderos amigos suyos sino porque desean mantener su posición dentro del grupo.

Y hasta el mismo líder puede perder su poder. En realidad, lo más probable es que la "abeja reina" de un grupo cerrado y poderoso esté tan preocupada (o incluso más preocupada) por ser popular y sentirse aceptada que las niñas excluidas del grupo. Puesto que nadie se siente seguro, los miembros de un grupo cerrado utilizan las técnicas de la adulación, la humillación o los rumores para manipular situaciones y mantener su estatus.

Algunas niñas se las arreglan para tener amigas dentro y fuera del grupo cerrado. Pero esto puede resultar difícil porque existe una fuerte presión dentro del grupo para hacer amistades solo con aquellas personas que pertenezcan a la lista de personas "aprobadas" por el grupo. Hay que tener mucha seguridad en uno mismo para atreverse a tener amigos fuera del grupo.

A veces, los miembros de un grupo cerrado deciden abandonarla. No quieren seguir sintiéndose limitados por tantas reglas, y no les gusta excluir a otras personas o herir sus sentimientos. A medida que las personas maduran, pueden sentir que ya no desean formar parte de un grupo cerrado. Por lo general, al finalizar la enseñanza secundaria, a la gente le importa menos quién está dentro del grupo y quién está fuera. Pero años atrás, se necesitaba mucho coraje para atreverse a salir de un grupo cerrado o tomar la decisión de no formar parte de ellos.

Ten cuidado con los grupos de internet y los grupos cerrados que usan sitios de redes sociales. Estos sitios se han vuelto populares para humillar a otros, invitar solo amigos selectos a una fiesta y hacer comentarios despectivos sobre los comentarios que ponen otras personas. La gente hasta se puede crear perfiles falsos. Publica solo información personal y fotografías que no te importe que vea todo el mundo. Mantén tus mensajes en línea a otras personas en privado.

Cómo sobrevivir a los grupos cerrados

Estés dentro o fuera, este tipo de grupos pueden hacerte la vida difícil. Pero hay formas de sobrellevar los grupos cerrados:

  • Conócete a ti mismo y conoce tu reputación.  Ahora es un buen momento para conectar con tus valores, intereses y creencias. Si en tu entorno hay grupos cerrados, esta es una buena oportunidad para hacerte a ti mismo algunas preguntas de auto-descubrimiento sobre qué se dan mutuamente tú y tus verdaderos amigos. ¿Quieres formar parte de un grupo porque necesitas sentirte aceptado o porque, en realidad, compartes sus valores? ¿Tu grupo de amigos se ha transformado en algo que te ha dejado de gustar? ¿En qué medida tus amigos influyen en lo que la gente piensa sobre ti? ¿Eso te hace sentir bien o mal?
  • Sigue implicado en aquellas actividades que te hagan sentir bien contigo mismo.  Si formas parte de un grupo cerrado, no dejes que el grupo te presione a dejar cosas que te gusta hacer o a pasar tiempo y/o gastar dinero en cosas que no te importan. Si no perteneces a ningún grupo y, por eso, te sientes excluido, involucrarte en cosas que te interesan es una forma genial de sentir que formas parte de una comunidad, de sentirte valorado y de olvidarte de los grupos que no te aceptan. Si no te gustan los amigos de tu escuela, únete a un grupo de voluntarios (ayudar a otras personas o al medio ambiente pueden hacer que te sientas bien contigo mismo).
  • Forma círculos sociales abiertos y compuestos por gente diversa. Los grupos cerrados pueden limitar mucho a la gente, al controlar el aspecto de sus miembros, su forma de vestir, como actúan y qué piensan. No permitas que te impidan conocer a personas que se podrían acabar convirtiendo en buenos amigos tuyos. Si no perteneces a un grupo cerrado, te ayudará tener un amigo íntimo o un grupo de amigos con quienes compartas valores, metas y forma de comportarse. Su apoyo y sus cuidados sinceros impedirán que te sientas tan indefenso cuando la gente cruel se meta contigo o te acose. A veces, el mero hecho de saber que lo más probable es que los miembros del grupo sean personas inseguras limitará el poder que puedan tener sobre ti.
  • Habla claro. Si crees que tu grupo de amigos se está convirtiendo en un grupo cerrado o camarilla, no tengas miedo a dar la cara y a expresar lo que crees. Es posible que el grupo decida seguir sin ti (recuerda que los líderes se sienten amenazados por la entereza de otros miembros). Pero también existe la posibilidad de que haya otros miembros del grupo que te sigan a ti y dejen de actuar de una forma tan cerrada. Si te resulta muy difícil expresar tu posición, puedes dejar de participar en cosas que crees están mal. Y, si no formas parte de un grupo cerrado pero sabes que ese grupo está intimidando o acosando a otros niños, explícaselo a tus profesores o a tu orientador escolar.
  • Piensa y decide por ti mismo. Sé sensible a los demás y no te dejes llevar haciendo cosas que crees que no están bien, aunque otros las hagan. Tú eres el responsable de tus actos. Tus verdaderos amigos son quienes respetan tus ideas, tus derechos y tus propias decisiones. Aunque alguien te pida hacer algo solo porque es "una broma", di que no si te parece mal. No te dejes intimidar. Si la persona que te gusta no pertenece a tu grupo, invítala a salir de todos modos. Te puede sentar bien variar un poco.

Las amistades cambian. Del mismo modo que un grupo cerrado te lo puede hacer pasar muy mal, los cambios que ocurren en los grupos sociales le pueden quitar todo su poder. Es posible que encuentres grupos cerrados durante el primer o el segundo curso de secundaria. Pero lo bueno es que la mayoría de los grupos desaparecen hacia el final de la secundaria.

¿Quieres saber el verdadero secreto de ser popular y de tener amigos? Sé un buen amigo. Las personas que disfrutan de una popularidad real y duradera son aquellas que cuentan con buenas aptitudes para hacer amistades. Ser amigo significa ser respetuoso, justo, interesarse por el bienestar del otro, ser honesto, leal, afectuoso y amable. Si quieres tener amigos, basta con que seas el tipo de amigo que te gustaría tener y fiel a ti mismo.

Revisado por: Kathryn Hoffses, PhD
Fecha de revisión: julio de 2018