Tronco arterial común
[Ir al contenido]

Tronco arterial común

Revisado por: Gina Baffa, MD

Tronco arterial común

El tronco arterial común es una anomalía cardíaca congénita que ocurre cuando un bebé nace con una sola arteria grande que transporta sangre hacia los pulmones y hacia el cuerpo en vez de contar con dos arterias diferentes.

¿Cuál es la causa del tronco arterial común?

Las arterias aorta y pulmonar empiezan como un único vaso sanguíneo. Durante el desarrollo fetal normal del corazón, este gran vaso sanguíneo se divide, dando lugar a esas dos arterias. Si no se produce la división, el bebé nace con un único vaso sanguíneo, llamado tronco arterial común.

En algunos niños, esto ocurre debido a una anomalía genética, el síndrome de deleción 22q11" (también conocido como "síndrome DiGeorge"). En otros niños, se desconoce la causa.

¿Qué ocurre en el tronco arterial común?

Normalmente, hay dos arterias que transportan sangre desde el corazón: la arteria pulmonar (que lleva la sangre pobre en oxígeno desde el ventrículo derecho hasta los pulmones) y la arteria aorta (que lleva la sangre rica en oxígeno desde el ventrículo izquierdo al resto del cuerpo).

Pero en el tronco arterial común, no se forman dos arterias independientes y, contrariamente, el bebé nace con una sola arteria de gran tamaño.

Casi todos los niños que nacen con tronco arterial común en el corazón también tienen una comunicación interventricular: un agujero en el tabique que separa el ventrículo derecho del izquierdo. Este agujero permite que sangre rica en oxígeno se mezcle con sangre pobre en oxígeno y que vaya a través de una sola arteria hacia el cuerpo y hacia los pulmones. Por este motivo, los pulmones pueden recibir una cantidad excesiva de sangre, lo que puede generar problemas, como lesiones en los vasos sanguíneos pulmonares y que el corazón tenga que bombear con gran intensidad.

Además, la válvula ubicada entre el corazón y la gran arteria del tronco arterial común suele ser también anormal. Puede tener escapes o cerrar de una forma demasiado ajustada, o incluso ambas cosas al mismo tiempo.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del tronco arterial común?

Los síntomas del tronco arterial común pueden incluir una tonalidad azulada o morada de la piel, respiración rápida o laboriosa, problemas para alimentarse, escasa ganancia de peso, somnolencia y aumento de la sudoración, sobre todo al alimentarse.

Los médicos y enfermeros que ausculten al bebé es muy posible que oigan un soplo cardíaco, una especie de silbido entre el lud y el dub de los latidos cardíacos.

Un niño que nazca con esta anomalía cardíaca puede no parecer enfermo en un primer momento. Pero, si esta afección no se trata pronto, puede llevar rápidamente a una insuficiencia cardíaca y a otras complicaciones de riesgo vital.

¿Cómo se diagnostica el tronco arterial común?

Los médicos suelen poder diagnosticar esta anomalía antes de que nazca el bebé. Un ecocardiograma fetal (también llamado "eco fetal") es una prueba que usa ondas sonoras para crear una imagen del corazón en movimiento. Esto permite que los médicos vean el aspecto del corazón del bebé y cómo funciona cuando todavía está dentro el vientre materno. Con esta información, pueden programar cómo tratar al bebé inmediatamente después de que nazca.

Si el problema no se detecta antes de que nazca el bebé, la mayoría de los bebés presentarán signos de esta anomalía congénita durante los primeros días o las primeras semanas de vida. La oximetría de pulso, una prueba sencilla que mide la cantidad de oxígeno presente en el torrente sanguíneo, puede dar la primera pista de que existe un problema en el corazón. Una ecografía de corazón (o ecocardiograma) hecha justo después de nacer mostrará con claridad el tronco arterial común.

¿Cómo se trata?

Los bebés con tronco arterial común necesitan una operación a corazón abierto para prevenir posibles complicaciones. A la mayoría de los bebés, los operan en el primer mes de vida.

Durante la operación, se separan las arterias aorta y pulmonar, creando una vía para que la sangre vaya desde el ventrículo derecho hasta los pulmones. La comunicación interventricular y cualquier otra anomalía cardíaca que se haya detectado se corregirán al mismo tiempo.

Antes de la operación, se pueden administrar unos medicamentos especiales a los lactantes para mantenerlos estables y ayudarles a prepararse para la operación. En algunos casos, se necesita más de una operación.

De cara al futuro

Si el tronco arterial común no se corrige mediante cirugía, la mayoría de los bebés no sobreviven. La operación suele ser eficaz y la mayoría de los bebés se recuperan bien. De todos modos, algunos de los afectados necesitarán más operaciones cuando crezcan.

El cateterismo cardíaco puede ayudar a corregir las áreas estrechadas por el tejido cicatrizal en algunos niños. Todos los niños que nazcan con tronco arterial común necesitan visitar al médico con regularidad para ayudar a prevenir posibles complicaciones en el futuro.

Revisado por: Gina Baffa, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2017