[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

El sueño y su hijo de preescolar

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
  • Listen
      mp3

¿Cuánto necesitan dormir los niños de preescolar?

Los niños de preescolar necesitan entre 10 y 13 horas de sueño diarias, incluyendo las siestas. Fije un horario regular para acostar a su hijo por la noche, despertarlo y hacer la siesta después de comer. Si su hijo ha dejado de hacer la siesta, programe un período de tranquilidad por la tarde. 

¿Los niños de preescolar necesitan hacer la siesta? 

Muchos niños de preescolar duermen solo por la noche y pueden dejar de hacer la siesta por la tarde. Para aquellos niños que sigan haciendo la siesta, establezca un horario regular para hacerla, así somo una rutina previa de preparación. La mayoría de los niños de preescolar que hacen la siesta duermen aproximadamente durante una hora. 

Los niños pueden necesitar hacer la siesta si:

  • no están durmiendo lo suficiente por la noche 
  • se están frotado los ojos y parecen estar cansados
  • están inquietos, irritables, gruñones o malhumorados
  • están hiperactivos 

Los preescolares más activos pueden necesitar un período de tiempo durante el día para tranquilizarse. Pero, si su hijo no hace la siesta, trate de reservar un período de tiempo para que se relaje. 

¿Cómo puedo ayudar a dormir a mi hijo?

Contar con una rutina regular para acostarse y una habitación cómoda y silenciosa puede ayudar a su hijo a dormir bien. Una rutina relajante para la hora de acostarse puede incluir ir al lavabo, ponerse el pijama, cepillarse los dientes y leer un libro. Apaguen todas las pantallas por lo menos una hora antes de acostarse y tengan los televisores, las computadoras, las tabletas, los teléfonos y los videojuegos fuera de la habitación de su hijo. 

Haga que la habitación de su hijo sea un lugar tranquilo y que favorezca el descaso. Deje que su hijo elija un juguete o una manta especial con los que dormir. Encienda una luz de noche si su hijo teme la oscuridad. No acueste a su hijo después de que ya haya conciliado el sueño ni deje que su hijo se quede dormido en un lugar que no sea su cama. Estas conductas pueden dificultar que su hijo sepa conciliar el sueño por sí solo. 

Asegúrese de que su hijo hace abundante ejercicio durante el día. Esto puede ayudar a los niños a dormir mejor.

¿Y si mi hijo tiene problemas para dormir?

Es frecuente que los niños de esta edad no se quieran acostar por la noche y que se despierten a media noche. Los niños de preescolar pueden tener pesadillas o terrores nocturnos, y puede haber noches en que parezca que no logren conciliar el sueño.

Tener encendida una lamparita o luz de noche y contar con su peluche o su mantita preferidos para conciliar el sueño puede ayudar a los niños de esta edad a sentirse más seguros. 

Si su hijo se despierta a media noche y lo llama, trate de no contestarle de inmediato. Dé a su hijo la oportunidad de conciliar el sueño sin su ayuda. Si su hijo tiene miedo o parece estar muy alterado, acuda a su lado y consuélelo. Después de haberlo consolado y de que él se vuelva a acostar, dígale que es de noche y que hay que dormir. Haga que sus visitas sean cortas. 

Si su hijo llora en cuanto usted sale de su habitación, espere unos pocos minutos antes de volver a entrar. Si su hijo se levanta de la cama, llévelo de nuevo a su habitación. 

Si tiene dudas o peguntas sobre el sueño de su hijo, hable con su médico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: junio de 2020