[Ir al contenido]

La vista, el oído y otros sentidos de su bebé: 4 meses

Los bebés de esta edad están perfeccionando los cinco sentidos, entendiendo y aprendiendo más y más de todo lo que ven, oyen y sienten con el tacto.

¿Qué puede ver mi bebé?

Los bebés de esta edad pueden ver mucho más lejos (varios pies más) de lo que podían ver hace pocos meses. Suelen poder enfocar sin que se les crucen los ojos y pueden distinguir entre varios colores distintos.

Su bebé se está volviendo mucho más consciente del ambiente que lo rodea. Ahora puede seguir la trayectoria de una pelota que rueda y observar los movimientos rápidos de un hermano mayor que juega a su lado. Puede ver a su bebé observando concentrado mientras sostiene un juguete o estudia atentamente sus propias manos. Su coordinación mano-ojo está mejorando; observe a su hijo mientras se fija atentamente en un objeto y luego trata de tomarlo lentamente.

Ayude a mejorar las habilidades visuales de su hijo siguiendo estos consejos:

  • Si su bebé ya lleva unos meses observando los mismos objetos o el mismo móvil encima de la cuna, este es un buen momento para hacer un cambio de escenario. En torno a los 5 o 6 meses de vida, la mayoría de los bebés se empiezan a incorporar y a levantar hasta alcanzar la posición de sentado. Por lo tanto, si su bebé tiene un móvil encima de la cuna o si hay algo que cuelga de la pared que está a su alcance, quítelo para que no se haga daño.
  • Los bebés de esta edad disfrutan observando patrones más complejos y de una mayor variedad de colores. Pruebe leer libros de dibujos grandes y llenos de colorido a su bebé, que disfrutará observando fijamente sus páginas.
  • Estimule la vista de su bebé con salidas al aire libre. Los paseos por el vecindario, las salidas al supermercado o una visita al parque zoológico de la localidad darán a su bebé magníficas oportunidades para ver cosas nuevas.

¿Qué puede oír mi bebé?

El oído es fundamental para desarrollar la capacidad de comunicarse a través del habla, y ahora su bebé está empezando a identificar los tipos de palabras.

Cuando era más pequeño, su bebé entendía el significado de lo que usted le quería decir a través del tono de su voz: los tonos suaves y tranquilizadores hacían que el bebé dejara de llorar, los tonos fuertes y agitados le indicaban que algo iba mal. Ahora, su bebé puede oír y fijarse en los distintos sonidos que usted emite y en la forma en que las palabras componen las frases. En los próximos meses, su bebé responderá al "no" y reconocerá y reaccionará ante su propio nombre.

Los bebés de esta edad ya han empezado a gorjear y pueden empezar a balbucear y a intentar imitar sonidos. No se equivoque: se trata de los primeros intentos del bebé para hablar y debe favorecerlos al máximo. Por lo tanto, repita los sonidos que oiga emitir a su bebé e introdúzcale palabras sencillas que aparezcan en su vida cotidiana. Entable "conversaciones" con su bebé y espere a una pausa en sus balbuceos para "contestarle". La interacción en estas conversaciones iniciales sienta las bases para las primeras palabras reales de su bebé.

¿Qué huele y saborea mi bebé?

Su bebé puede oler y saborear, y preferirá los sabores dulces a los amargos. Por ejemplo, un bebé preferirá succionar de un biberón de agua azucarada pero se apartará o llorará si le dan a probar algo amargo o ácido. Así mismo, los bebés se orientarán hacia olores que les gusten y se apartarán de los que les disgusten.

Aunque al principio preferirán lo dulce, las preferencias gustativas se seguirán desarrollando a lo largo de su primer año de vida. De hecho, los estudios indican que la dieta de la madre puede afectar el sabor de la leche materna. Los primeros sabores a que se expone un bebé pueden modular sus preferencias gustativas más adelante. Por ejemplo, es más probable que una madre que comió alimentos picantes mientras daba el pecho al bebé tenga un hijo que crezca prefiriendo este tipo de alimentos.

Por ahora, la leche materna o la fórmula satisface completamente las necesidades nutricionales de su bebé. Algunos médicos sugieren introducir la papilla de arroz o de otro cereal entre los 4 y los 6 meses. Hable con el médico de su hijo antes de comenzar a darle alimentos sólidos.

¿Por qué es importante el tacto?

Los bebés aprenden sobre el mundo a través del tacto. Cuando abraza y besa a su pequeño, él aprende que así está seguro, protegido y querido. Cuando su bebé nota una brisa fresca en las mejillas, aprende cosas sobre su entorno.

Las oportunidades para ejercitar el sentido del tacto en un bebé de esta edad son infinitas, incluso durante un solo día. Su hijo disfrutará de juguetes y libros de texturas diferentes. Fíjese en si a su bebé le gusta tocar la suavidad de su sábana o palpar la textura rugosa de una alfombra. Déjele explorar su entorno con seguridad.

No se olvide de lo importante que es sentir una suave caricia o un tierno beso, y lleve a su bebé en brazos cuando pueda.

Si está preocupado

En los próximos meses, su bebé debería responder a más y más imágenes y sonidos. Hable con el médico si su bebé no parece:

  • reconocerlo cuando lo ve
  • tener interés en observar libros, juguetes, fotos o dibujos nuevos
  • tener un buen control del movimiento ocular, o si uno o ambos ojos se orientan hacia fuera o hacia dentro de forma sistemática

Hable también con su médico si los ojos de su bebé parecen ser muy sensibles a la luz o lagrimean a menudo. Si usted tiene antecedentes familiares de enfermedades oculares o problemas en la vista, tal vez su bebé deba someterse a una revisión ocular.

También querrá comentar con el médico cualquier preocupación que pueda tener sobre cómo oye su bebé. Entre los signos de alarma sobre problemas auditivos, se incluyen los siguientes:

  • no responde al sonido (por ejemplo, no gira en la dirección de un ruido fuerte)
  • responde solo a algunos sonidos, no a todos (algunos niños solo pueden oír ciertos tonos y otros solo oyen por un oído)
  • no sonríe ni gorjea

Cuando se detectan pronto, muchos problemas en la vista o en la audición se pueden tratar con éxito. Por lo tanto, asegúrese de informar al médico de su hijo sobre cualquier preocupación que tenga.

Fecha de revisión: diciembre de 2017