[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

La actividad física y su hijo de 3 a 5 años de edad

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
  • Listen
      mp3

Cuando un niño tiene entre 3 y 5 años, sus habilidades físicas, como correr, saltar, patear pelotas y lanzar objetos ya se han desarrollado mucho. Ahora, seguirá refinando estas habilidades y se basará en ellas para aprender otras más complejas. 

Aproveche la tendencia natural de su hijo a estar activo. La actividad física regular favorece tener un crecimiento y un desarrollo saludables, y aprender nuevas habilidades hace que aumente la confianza en uno mismo. 

Mantenerse en forma durante la etapa de preescolar

Las recomendaciones sobre la actividad física para niños de preescolar son las siguientes:

  • estar activo físicamente a lo largo de todo el día
  • moverse e implicarse tanto en el juego activo y libre como en actividades físicas estructuradas (guiadas por un adulto)
  • practicar actividades como saltar y dar volteretas para fortalecer los huesos

Los niños de preescolar deben participar en una variedad de actividades divertidas y desafiantes que los ayuden a ganar en habilidades y coordinación, siempre que no estén por encima de sus posibilidades. Los preescolares deben estar activos unas 3 horas al día, incluyendo las actividades ligeras, las moderadas y las más intensas.

Los niños de esta edad están aprendiendo a saltar hacia adelante y les encanta mostrar lo bien que saben mantener el equilibrio aguantándose solo sobre una pierna, atrapar pelotas al vuelo o dar volteretas. Los preescolares también disfrutan nadando, jugando en el parque, bailando y montando en triciclos o bicicletas provistas de ruedas de aprendizaje.

Hay muchos padres que se informan sobre deportes organizados para mantener activos a sus hijos durante esta etapa. Pero un niño de preescolar promedio todavía no domina las bases necesarias para hacer deporte, como lanzar bien la pelota, atraparla al vuelo o seguir turnos. Hasta las reglas más sencillas pueden ser difíciles de entender y seguir, como habrán constatado muchos padres que habrán visto que su hijo de 3 años empieza a correr en la dirección opuesta durante una carrera o partido. 

Además, el hecho de empezar demasiado pronto puede ser frustrante para los niños y los puedes desanimar a hacer deporte más adelante. Por lo tanto, si opta por matricular a su hijo en un equipo deportivo, asegúrese de escoger una liga de categoría infantil que se centre en pasárselo bien y en aprender solo los fundamentos más básicos de ese deporte. 

Consejos para mantenerse en forma como familia

Jugar todos juntos, correr por el patio trasero de su casa o usar las instalaciones recreativas de un parque puede ser divertido para toda la familia. 

Otras actividades para probar todos juntos o para disfrutar con un grupo de preescolares son las siguientes: 

  • jugar al "pilla pilla", al "escondite" o al "rey manda" (imitar lo que hace otra persona), mezclándolos con actividades como saltar y andar hacia atrás
  • pasarse la pelota pateándola o meterla en una portería
  • batear una pelota en un juego de bateo (T-ball)
  • jugar a quedarse congelado mientras se baila o se representa algo (también conocido como el juego de las estatuas) 

Los niños pueden estar activos incluso cuando están en interiores. Designe un área segura en su casa para jugar y pruebe allí algunos de los siguientes juegos: 

  • La búsqueda del tesoro: oculte "tesoros" por toda la casa y dé pistas sobre sus ubicaciones. 
  • Carrera de obstáculos: diseñe una carrera de obstáculos con sillas, cajas y juguetes para que los niños pasen sobre, por debajo, a través o alrededor de ellos. 
  • Juegos con pelota blanda: use pelotas de espuma para jugar al baloncesto, bolos, fútbol o pasarse la pelota dentro de casa. Hasta pueden usar globos para pasárselos o jugar a voleibol. 

¿Cuándo debería llamar al médico?

Si su hijo no quiere jugar o unirse a otros niños en deportes o se queja de dolor durante o después de jugar o de estar activo, hable con su médico.

Los niños que disfrutan del deporte y del ejercicio tienden a mantenerse activos durante toda la vida. Y mantenerse en forma puede mejorar el aprendizaje y la atención, prevenir la obesidad y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades graves como la hipertensión (tensión arterial alta), la diabetes y las enfermedades cardíacas más adelante.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: junio de 2019