[Ir al contenido]

Malformaciones arteriovenosas

Revisado por: Stacy A. White, MD

¿Qué es una malformación arteriovenosa?

Una malformación arteriovenosa es el resultado de una o más conexiones anormales entre una artería (un vaso sanguíneo que transporta sangre desde el corazón al resto del cuerpo) y una vena (un vaso sanguíneo que lleva la sangre de regreso al corazón).

Se trata de un atajo que permite que la sangre fluya desde una arteria hacia una vena sin pasar a través de diminutos vasos llamados "capilares". Como el oxígeno y otros nutrientes solo pueden pasar de la sangre a los órganos del cuerpo a través de los capilares, este recorrido es importante.

La sangre que toma un atajo a través de una malformación arteriovenosa, lleva la sangre rica en oxígeno al corazón en lugar de llevarla al cuerpo. Esto significa que parte del trabajo que realiza el corazón es en vano y entonces el corazón debe trabajar más de lo normal. Cuando hay malformaciones arteriovenosas grandes o varias malformaciones arteriovenosas, puede ser tanto el trabajo desperdiciado del corazón, que este no logra cumplir su función correctamente.

Se muestra una arteria y una vena conectadas por capilares y una arteria y una
               vena con una malformación arteriovenosa en la conexión.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de una malformación arteriovenosa?

Es posible que los niños con una malformación arteriovenosa presenten estos signos:

  • una mancha de nacimiento rosa, roja o púrpura
  • dolor
  • hinchazón
  • sangrado, que tal vez sea difícil de detener
  • mayor temperatura en la piel que se encuentra sobre la malformación
  • pulso que se puede sentir alrededor de la malformación arteriovenosa

Muchas malformaciones arteriovenosas, especialmente las que están en la cabeza, no se detectan hasta la edad adulta. Las malformaciones arteriovenosas en la cabeza pueden causar: 

  • dolores de cabeza
  • dificultad para mover el cuerpo o hablar
  • pérdida de fuerza o sensibilidad
  • convulsiones
  • problemas en la vista
  • confusión
  • problemas para comprender el habla

El sangrado de una malformación arteriovenosa puede ser difícil de detener. Si el sangrado es frecuente, puede causar anemia (bajo recuento de glóbulos rojos). El sangrado dentro del cráneo puede ser muy peligroso, incluso en cantidades mínimas. Es posible que las malformaciones arteriovenosas crezcan y causen problemas por la presión en otras partes del cuerpo.

¿Cuál es la causa de las malformaciones arteriovenosas?

Las malformaciones arteriovenosas son un tipo de malformación vascular (también llamadas "anomalías vasculares") que aparecen cuando los vasos sanguíneos no se desarrollan normalmente.

Los médicos desconocen las causas de las malformaciones arteriovenosas. Los niños que las tienen, nacieron con ellas. Una malformación arteriovenosa puede aumentar de tamaño a medida que el niño crece.

Las malformaciones arteriovenosas pueden acompañar a algunos síndromes genéticos, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Síndrome de Cobb: malformaciones vasculares en la piel, que incluyen manchas de nacimiento color vino y malformaciones arteriovenosas en la columna vertebral, el canal medular o la médula espinal.
  • Telangiectasia hemorrágica hereditaria: malformaciones arteriovenosas en los pulmones, el cerebro y el aparato digestivo.
  • Síndrome de Parkes Weber: varias malformaciones arteriovenosas en un brazo o una pierna. El brazo o la pierna afectados suelen ser más grandes y extensos que el brazo o la pierna que no presentan malformaciones.
  • Síndrome de Wyburn-Mason (también conocido como Síndrome de Bonnet-Dechaume-Blanc): malformaciones arteriovenosas en la retina (la zona sensible a la luz que se encuentra en la parte posterior del ojo) y el cerebro. A veces, afectan parte de la cara.

¿Cómo se diagnostica una malformación arteriovenosa?

Los médicos suelen encontrar las malformaciones arteriovenosas durante una exploración física porque pueden sentir el pulso de los vasos. Después, usan otras herramientas para obtener más información de la malformación y planificar el tratamiento. Entre esas herramientas se encuentran las siguientes: 

  • una ecografía, para determinar el patrón del flujo de sangre a través de la malformación arteriovenosa
  • una tomografía computada (TC) o una resonancia magnética (RM), para ver el tamaño de la malformación arteriovenosa y cuán cerca se encuentra de las partes del cuerpo sanas
  • una angiografía, para hacer un mapa de los vasos sanguíneos de la malformación arteriovenosa, que ayuda a los médicos a planear cómo bloquear el flujo de sangre hacia ella
  • una angiografía por resonancia magnética, en la que se utilizan técnicas especiales de resonancia magnética para hacer un mapa de la malformación arteriovenosa sin utilizar rayos X. En algunos casos, una angiografía por tomografía computada puede ayudar a diagnosticar la malformación arteriovenosa.
  • una angiografía común, en la que se utilizan rayos X para hacer un mapa de los vasos sanguíneos de la malformación arteriovenosa. Esto ayuda a los médicos a planificar cómo restringir o bloquear el flujo de sangre a través de la malformación arteriovenosa.

¿Cómo se trata una malformación arteriovenosa?

El tratamiento que utilicen los médicos para una malformación arteriovenosa depende de su ubicación y tamaño, y de cómo afecta al niño.

¿Por qué se tratan las malformaciones arteriovenosas?

Los médicos quizás traten una malformación arteriovenosa para aliviar el dolor, reducir el sangrado y disminuir su tamaño o sus efectos en los órganos cercanos. Cuando el corazón de un niño trabaja con más intensidad de la habitual debido a una malformación arteriovenosa, el tratamiento precoz previene los cambios a largo plazo en el músculo cardíaco o posibles insuficiencias cardíacas.

Las malformaciones arteriovenosas en los brazos, las piernas y el cuerpo son más fáciles de tratar que las que se encuentran en la cabeza.

Las que están fuera del cráneo se tratan con los siguientes procedimientos:

  • embolización: un catéter (tubo delgado y flexible) bloquea de forma permanente con materiales sintéticos las arterias que alimentan a la malformación arteriovenosa
  • escleroterapia: se inyecta un medicamento o una sustancia medicamentosa en la malformación arteriovenosa para contraer los vasos sanguíneos
  • cirugía

Las malformaciones arteriovenosas en la cabeza reciben el nombre de malformaciones arteriovenosas intracraneales y se pueden tratar por medio de embolización, cirugía con el uso de radiación (radiocirugía) o cirugía.

En general, los tratamientos de embolización y escleroterapia están a cargo de un radiólogo intervencionista, un médico que se especializa en procedimientos mínimamente invasivos guiados por imágenes.

¿Qué más debería saber?

El tratamiento que los médicos escogen para las malformaciones arteriovenosas depende de su tamaño, su ubicación y sus síntomas. Es posible que una malformación arteriovenosa pequeña que no está en la cabeza jamás necesite tratamiento; pero esto podría cambiar a medida que el niño crece. Algunas malformaciones arteriovenosas se agrandan; por lo tanto, es importante hacer un seguimiento del tamaño y los efectos que tienen sobre la salud y las actividades del niño.

Los niños pueden sentirse inseguros o avergonzarse por el aspecto de su malformación arteriovenosa. Asegúrese de brindarle apoyo emocional a su hijo. Puede ser útil buscar un grupo de apoyo en su localidad, donde otras familias puedan hablar sobre lo que les funciona a ellas. Consulte con el equipo médico que atienda a su hijo. También puede buscar por Internet:

Los niños y adolescentes pueden hablar con un psicólogo si están tristes o angustiados por una malformación arteriovenosa o su tratamiento.

Revisado por: Stacy A. White, MD
Fecha de revisión: febrero de 2021