¿Por qué tengo que lavarme las manos? (para Niños)
[Ir al contenido]

¿Por qué tengo que lavarme las manos?

"¿Te has lavado las manos?" ¿Cuántas veces te lo han preguntado hoy? Probablemente un montón. ¿Qué fijación tienen los adultos con eso de lavarse las manos? ¿Por qué les gusta tanto la espuma?

Lavarse las manos es la mejor forma de evitar que se propaguen los gérmenes. Piensa en todas las cosas que has tocado hoy, desde el teléfono hasta el váter. Tal vez te has sonado la nariz con un pañuelo de papel y luego has salido al patio y te has puesto a jugar con la tierra.

Sin importar qué hayas hecho durante el día de hoy, seguro que has entrado en contacto con gérmenes. Es fácil que un germen que tengas en la mano te acabe llegando a la boca. Piensa en todos los alimentos que comes con las manos.

No puedes usar guantes de goma todo el día, pero puedes lavarte las manos para no dar a esos gérmenes la oportunidad de enfermarte o de enfermar a otras personas.

Por lo tanto, ¿cuáles son los mejores momentos para lavarte las manos?

  • cuando tengas las manos sucias
  • antes de comer o tocar la comida de cualquier forma (por ejemplo, cuando ayudes a alguien a cocinar)
  • después de ir al baño
  • después de sonarte la nariz o de toser
  • después de tocar mascotas u otros animales
  • después de jugar al aire libre
  • después de visitar a un familiar o a un amigo que esté enfermo

Aquí tienes el cuándo y el por qué de lavarse las manos. Pero ¿sabías que hay mucha gente que no sabe cómo lavarse las manos para dejárselas bien limpias?

La próxima vez que te digan que vayas al lavabo a restregarte las manos, recuerda estos prácticos consejos:

  1. Usa agua tibia o fría (no caliente) para lavarte las manos.
  2. Usa cualquier jabón que te guste. Algunos jabones vienen en formas y colores especiales o huelen muy bien, pero cualquier jabón que te sirva para frotar y restregarte las manos es adecuado. Es correcto usar jabones antibacterianos (que matan bacterias), pero los jabones normales y corrientes también van bien.
  3. Enjabónate bien y haz que te salga espuma en ambas caras de las manos (los dorsos y las palmas), las muñecas y entre los dedos. No te olvides de lavarte alrededor de las uñas. Este es un lugar donde a los gérmenes les encanta esconderse. Lávate las manos durante unos 10 a 15 segundos: aproximadamente lo que cuesta cantar el "Cumpleaños feliz." (Cántala deprisa dos veces, o bien solo una vez si te gusta cantarla bien y despacio.)
  4. Aclárate y sécate bien con una toalla limpia.
Fecha de revisión: septiembre de 2018