[Ir al contenido]

Tu sistema urinario

La orina es uno los primeros líquidos del cuerpo sobre los que aprende un niño. Probablemente, aprendiste acerca de la orina cuando eras pequeño y comenzaste a usar el inodoro en lugar de los pañales. Ahora que eres mayor, puedes entender mucho más sobre ese asombroso líquido amarillo, llamado "orina".

Partes del tracto urinario

Tú bebes y orinas. Pero la orina es mucho más que el líquido que tomaste hace un par de horas. El cuerpo produce orina como una forma de eliminar residuos y el excedente de agua que no se necesita. Antes de abandonar tu cuerpo, la orina viaja a través del tracto urinario.

El tracto urinario es un recorrido que incluye lo siguiente:

  • Los riñones: Dos órganos en forma de frijol que filtran los residuos de la sangre y producen la orina
  • Los uréteres: Dos conductos delgados que llevan la orina desde los riñones hasta la vejiga
  • La vejiga: Un saco que conserva la orina hasta que sea el momento de ir al baño
  • La uretra: Un conducto que lleva la orina desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo cuando orinamos

Los riñones desempeñan un papel clave en el tracto urinario. Realizan dos trabajos importantes: filtran los residuos de la sangre y producen la orina para eliminarlos. Si ellos no hicieran esto, las toxinas (elementos nocivos) se acumularían rápidamente en el cuerpo y te enfermarías. Es por eso que escuchas que hay gente que a veces necesita un trasplante de riñón. Necesitas tener al menos un riñón funcionando para estar sano.

Es posible que te preguntes cómo es posible que tu cuerpo contenga residuos que después necesitas desechar. Los procesos del organismo, como la digestión y el metabolismo (cuando el cuerpo transforma la comida en energía), produce residuos o derivados. El cuerpo toma lo que necesita, pero los residuos deben ir a otro lugar. Gracias a los riñones y la orina, tienen su vía de escape.

Cuando tu médico te pida que recojas una muestra de orina, los resultados revelarán cuán bien funcionan tus riñones. Por ejemplo, los glóbulos blancos en la orina pueden ser un signo de una infección.

La orina es también la manera en que nuestro cuerpo mantiene la cantidad necesaria de agua. ¿Alguna vez notaste que si tomas mucho líquido, orinas más seguido y la orina es de color amarillo pálido? Esto es porque el cuerpo está eliminando un exceso de agua y la orina contiene más agua de lo normal.

¿De qué está hecha la orina?

Hablemos un poco más acerca de cómo los riñones filtran la sangre. Cuando la sangre circula por los riñones, el agua y otros agentes que se encuentran en la sangre (como las proteínas, la glucosa y otros nutrientes) vuelven al torrente sanguíneo, mientras que los residuos y algunos excedentes son eliminados del cuerpo. La orina es lo que se desecha. ¿Pero qué es exactamente?

La orina contiene lo siguiente:

  • agua
  • urea, un producto residual que se forma cuando las proteínas se descomponen
  • urocromo, un producto sanguíneo pigmentado que le da a la orina su característico color amarillento
  • sales
  • creatinina, un producto residual que se forma con la descomposición normal del tejido muscular
  • derivados de bilis hepática
  • amoníaco

¡Tienes que ir!

Una vez que se produce, la orina pasa de los riñones a la vejiga, donde es almacenado hasta que necesites ir al baño. La vejiga se expande a medida que se llena; cuando está llena, el nervio ubicado en la pared de la vejiga envía un mensaje al cerebro para indicarle que necesitas ir al baño.

Cuando una persona se dispone a orinar, las paredes de la vejiga se contraen y el esfínter (un músculo en forma de anillo que controla la salida de la vejiga a la uretra) se relaja. La orina se expulsa desde la vejiga hacia el exterior a través de la uretra. En los niños, la uretra termina en la punta del pene. En las niñas, está ubicada delante de la abertura vaginal.

Salud del tracto urinario

Tal vez no pienses mucho sobre la orina y el tracto urinario, pero aquí encontrarás algunos consejos para ayudar a que todo fluya como debiera:

  • Toma suficiente líquido. No hay una cifra mágica, pero asegúrate de tomar bastante agua, especialmente cuando hace calor o si estás haciendo ejercicio y jugando.
  • Para las niñas: Límpiate desde adelante hacia atrás, especialmente después de mover el vientre. Debido a la ubicación de la uretra en las niñas, es fácil que las bacterias del excremento lleguen a esa zona. Si alguna de esas bacterias termina en el tracto urinario, podrías contraer una infección conocida como infección del tracto urinario.
  • Para todos: Ve al baño cuando lo necesites. Retener la orina durante mucho tiempo no es bueno para el tracto urinario ya que puede generar accidentes.
Fecha de revisión: septiembre de 2014