Alergia al huevo
[Ir al contenido]

Alergia al huevo

Revisado por: Stephen F. Dinetz, MD

Los huevos están por todas partes. No solo forman parte de muchos desayunos, sino que se pueden encontrar en todo tipo de alimentos, desde los panecillos hasta el pastel de carne. Entonces, ¿qué pasa si resulta que eres alérgico al huevo?

Hay algunos bebés y algunos niños que presentan reacciones alérgicas al huevo. Cuando les ocurre esto, deben dejar de comer huevo durante un tiempo. Pero lo bueno es que la mayoría de los niños (aunque no todos) acaban superando esta alergia y, a partir de ese momento, pueden volver a comer huevo sin problemas.

¿Qué es la alergia al huevo?

Cuando una persona tiene una alergia al huevo, su sistema inmunitario, que normalmente combate las infecciones, reacciona de una forma desproporcionada a las proteínas del huevo. Si la persona bebe o come productos alimenticios que contienen huevo, su cuerpo interpreta que esas proteínas son invasores nocivos. Y el sistema inmunitario reacciona esforzándose al máximo para combatir a esos invasores. Esto causa una reacción alérgica

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la alergia al huevo?  

Cuando una persona con alergia al huevo come algo que contiene huevo, puede presentar los siguientes síntomas: 

  • resuello o respiración sibilante (hacer "pitos" al respirar) 
  • dificultades para respirar
  • tos
  • ronquera
  • opresión en la garganta
  • dolor de barriga 
  • vómitos
  • diarrea
  • ojos hinchados, llorosos y que pican
  • urticaria
  • manchas en forma de puntos rojos
  • inflamación
  • sensación de desmayo (como si se te fuera la cabeza) o desmayo 

Algunas reacciones al huevo son leves y solo implican una parte del cuerpo, como una urticaria en la piel. Pero incluso cuando alguien haya presentado solo una reacción leve al huevo en el pasado, las próxima reacción alérgica puede ser grave. 

Con muy poca frecuencia, la gente puede tener una reacción alérgica muy grave, que puede causar una anafilaxia.  En estos casos, se requiere una atención médica inmediata, porque la persona puede tener importantes dificultades para respirar y una peligrosa bajada de la tensión arterial. 

La anafilaxia se trata con un medicamento llamado epinefrina (adrenalina), que se administra en forma de inyección. Los niños con una alergia grave al huevo deben llevar encima (o bien el adulto que los acompañe) una inyección de epinefrina por si acaso. 

¿Qué hacen los médicos? 

Los médicos diagnostican la alergia al huevo mediante pruebas en la piel y/o análisis de sangre.  Una prueba cutánea (en la piel), también conocida como prueba de punción cutánea, es la que más se usa para detectar alergias. La prueba cutánea permite que el médico sepa en unos 15 minutos si una persona es sensible al huevo. 

En esta prueba, el médico o el enfermero: 

  • deja caer una gotita de un extracto de huevo sobre la piel del niño 
  • pincha la piel de forma superficial o hace un leve rasguño en la piel

Si aparece un grano o roncha rojiza que sobresale justo en esa área (como si fuera una picadura de mosquito) significa que el niño es alérgico al huevo. 

¿Cómo se trata?

La mejor forma de tratar la alergia al huevo es evitar comer huevo o cualquier alimento que lo contenga.  Cuando se trate de bebés o de niños pequeños, serán sus padres quienes tendrán que ayudarlos a evitar el huevo en sus dietas. Algunos niños mayores no superan la alergia al huevo con la edad. Por lo tanto, esos niños tendrán que aprender a estar pendientes de qué alimentos contienen huevo para evitarlos.

En lo que respecta a las alergias alimentarias, la prevención es algo fundamental; por eso, es importante que los niños aprendan: 

  • a tratar la reacción alérgica en el caso de que la presenten
  • a leer y entender el contenido de las etiquetas alimentarias a fin de evitar el huevo y los alimentos que lo contengan. 

Tratar la reacción

Los niños con alergia al huevo deben disponer de un plan de acción por si comieran huevo por error. Colabora con tus padres, con tu médico y con la enfermería de tu centro escolar para poder poner en funcionamiento ese plan. Este plan puede implicar tener siempre a mano determinados medicamentos, como un antihistamínico o, en los casos graves, un auto-inyectable de epinefrina. Los auto-inyectables vienen en envases pequeños y fáciles de trasportar. Son fáciles de usar.  Tu médico te enseñará a usarlo (a ti, o bien a tu padres, si no eres lo bastante mayor). 

Es posible que tu médico y tus padres quieran que siempre lleves puesta una pulsera de alerta médica.

¿Qué más debería saber? 

Lávate las manos siempre antes de comer.  Si no dispones de agua y jabón, puede usar toallitas desechables para limpiarte las manos. Pero no uses gel o espray desinfectante para las manos. Los desinfectantes eliminan los gérmenes, pero no eliminan las proteínas del huevo.

Revisado por: Stephen F. Dinetz, MD
Fecha de revisión: agosto de 2018