El control de la diabetes: por qué es importante