[Ir al contenido]

El peso y la diabetes

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Mantenerse activo y comer de forma saludable son las mejores maneras de controlar el peso. Esta recomendación es aplicable a todas las personas, pero es especialmente útil para quienes tienen diabetes. Esto se debe a que el peso puede afectar la diabetes y la diabetes puede afectar el peso. Esta relación puede ser diferente en la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2, pero la recomendación es la misma: el control del peso puede marcar la diferencia en el control de la diabetes.

La diabetes tipo 1 y el peso

Si una persona sufre diabetes tipo 1 pero aún no ha recibido tratamiento, con frecuencia baja de peso. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no puede usar la glucosa de manera adecuada porque el páncreas ya no produce insulina. La insulina es una hormona que ayuda a la glucosa a entrar en las células del cuerpo, donde puede ser utilizada como fuente de energía.

Sin insulina, la glucosa en sangre se acumula y alcanza niveles elevados. Con el tiempo, los riñones eliminan la glucosa inutilizable (y las calorías) a través de la orina y puede haber una pérdida de peso. Sin embargo, después del tratamiento para la diabetes tipo 1, la persona suele recuperar un peso saludable.

En algunos casos, las personas con diabetes tipo 1 pueden tener sobrepeso. Es posible que tengan sobrepeso al enterarse de que tienen diabetes o tal vez tengan sobrepeso después de comenzar el tratamiento. A las personas con sobrepeso se les puede dificultar el control adecuado de los niveles de azúcar en sangre.

La diabetes tipo 2 y el peso

La mayoría de las personas tienen sobrepeso cuando les diagnostican diabetes tipo 2. Tanto los antecedentes familiares de diabetes como el sobrepeso o la obesidad pueden aumentar el riesgo de una persona de desarrollar diabetes tipo 2.

Las personas con diabetes tipo 2 tienen una afección que se llama resistencia a la insulina; el cuerpo puede producir insulina, pero no puede usarla correctamente para hacer que la glucosa entre en las células del organismo. Por lo tanto, la cantidad de glucosa en sangre se eleva. Entonces el páncreas produce más insulina para intentar resolver el problema.

Con el tiempo, el páncreas puede agotarse por el trabajo intenso y quizás no logre producir suficiente insulina para mantener la glucosa en sangre dentro de niveles normales. En ese momento, la persona tiene diabetes tipo 2.

Las personas pueden tener resistencia a la insulina sin tener diabetes, pero aun así tienen un elevado riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. La pérdida de peso, comer alimentos más saludables y en porciones razonables, y hacer ejercicio físico pueden mejorar e incluso revertir la resistencia a la insulina.

En las personas con diabetes tipo 2, revertir la resistencia a la insulina hace que resulte más sencillo llevar el azúcar en sangre a un nivel más saludable. Para quienes tienen resistencia a la insulina pero no tienen diabetes, revertir la resistencia a la insulina puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes.

Control del peso

Llegar a un peso saludable y mantenerlo te ayudará a sentirte mejor y tener más energía. Tener un peso saludable también reduce el riesgo de enfermedad cardíaca y otros problemas de salud. Además, te ayudará a reducir los síntomas de la diabetes y a controlar el nivel de azúcar en sangre.

Tu médico te dirá si debes adelgazar para controlar tu diabetes. Los médicos suelen usar el peso y la altura para calcular el índice de masa corporal (IMC), que los ayuda a determinar si tienes un peso saludable.

El médico puede explicarte cuál es el rango de peso saludable para ti y ayudarte a crear un plan de alimentación y ejercicio físico para que te mantengas dentro de ese rango. Es posible que también te sugiera que tú y tu familia trabajen con un dietista o nutricionista que se especialice en la alimentación saludable. Aun cuando tengas un peso saludable, comer bien y hacer ejercicio físico regularmente puede facilitar el control de tu diabetes y prevenir problemas en el futuro.

Si tienes sobrepeso, no te sientas mal y tampoco te sientas culpable de tu diabetes (¡muchas personas que no tienen diabetes también necesitan perder peso!). Por el contrario, toma medidas. Usa tu plan de alimentación, el ejercicio físico y los medicamentos para alcanzar y mantener un peso más saludable. Esto no ocurrirá de la mañana a la noche y representa un verdadero desafío para la mayoría de las personas. Y la diabetes puede plantear desafíos especiales para quienes intentan llegar a un peso saludable.

He aquí algunos consejos:

  • Olvídate de las dietas de moda. La última moda para perder algunas libras (ya sea que implique pasar hambre o usar píldoras o polvos) puede provocar grandes problemas para controlar el nivel de azúcar en sangre. Sigue tu plan de alimentación: fue creado especialmente para ti y tus necesidades especiales.
  • Respeta el horario de la insulina. Es muy importante que las personas con diabetes no se salteen las inyecciones de insulina para perder peso. Retrasar las inyecciones o saltearlas puede elevar enormemente los niveles de azúcar en sangre e incluso causarte una afección peligrosa que recibe el nombre de cetoacidosis y puede ser muy grave.
  • Presta atención a los tentempiés. Algunas personas comen demasiados tentempiés porque tienen miedo de que el nivel de azúcar en sangre baje demasiado. Esto puede provocar aumento de peso. Sigue tu plan para la diabetes y toma los medicamentos en el horario adecuado para evitar estos problemas.
  • Búscale la vuelta a los antojos. Todos tenemos antojos de vez en cuando. Pero cuando una persona con diabetes come dulces o golosinas adicionales, el nivel de azúcar en sangre puede elevarse. Y usar más insulina para reducir el nivel de azúcar puede llevar a una mayor acumulación de grasa en el cuerpo. Prueba algunos trucos para manejar los antojos, como caminar, beber agua o mascar goma de mascar.
  • Mantente en movimiento. Intenta hacer de 30 a 60 minutos de ejercicio físico por día. El ejercicio físico no tiene por qué ser aburrido o caro: por ejemplo, juega al baloncesto con tus amigos o baila en la privacidad de tu habitación.

Si necesitas más información acerca de la diabetes y de la manera en que afecta tu peso, o si está preocupado por el tema, habla con un miembro del equipo médico para tu diabetes. El equipo médico puede ayudarte a aprender maneras saludables de controlar más fácilmente tu peso; por lo tanto, aprovecha sus conocimientos y su experiencia.

Una vez que tu peso esté bajo control, sentirás que estás controlando tu diabetes, tu cuerpo y tu salud.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: febrero de 2018