[Ir al contenido]
KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Enfermedad inflamatoria del intestino

¿Qué es la enfermedad inflamatoria intestinal?

La enfermedad inflamatoria intestinal es una afección que hace que partes del intestino se enrojezcan y se inflamen. Se trata de una afección crónica, lo que significa que dura mucho tiempo o que va y viene constantemente.

Hay dos tipos de enfermedad inflamatoria intestinal: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Estas enfermedades tienen muchas cosas en común, pero también tienen diferencias importantes:

  • La enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, dese la boca hasta el ano. La inflamación propia de esta enfermedad lesiona toda la pared intestinal.
  • La colitis ulcerosa ocurre solo en el intestino grueso o el colon. Provoca úlceras que afectan al recubrimiento interno del colon.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal?

Los síntomas más frecuentes de la enfermedad inflamatoria intestinal son el dolor abdominal y la diarrea. Entre otros síntomas, se incluyen los siguientes:

  • sangre en el inodoro, en el papel higiénico o en las heces
  • fiebre
  • fatiga o falta de energía
  • pérdida de peso

La enfermedad inflamatoria intestinal puede causar otros problemas, tales como erupciones, problemas oculares, dolor articular, artritis y problemas hepáticos (en el hígado).

¿Cuál es la causa de la enfermedad inflamatoria intestinal?

La causa exacta de la enfermedad inflamatoria intestinal no está clara. Lo más probable es que sea una combinación de factores genéticos, inmunitarios y ambientales lo que desencadena la inflamación del tubo digestivo. La dieta y el estrés pueden empeorar los síntomas, pero lo más probable es que no sean la causa de esta enfermedad.

¿Quién desarrolla una enfermedad inflamatoria intestinal?

La enfermedad inflamatoria intestinal se da por familias. Pero no todas las personas que la padecen cuentan con parientes que también la hayan padecido. La enfermedad inflamatoria intestinal puede ocurrir a cualquier edad, pero se suele diagnosticar en adolescentes y adultos jóvenes.

¿Cómo se diagnostica?

Si presentas cualquiera de los síntomas de una enfermedad inflamatoria intestinal, es importante que vayas al médico. Aparte de explorarte, el médico te hará preguntas sobre cualquier síntoma o preocupación que puedas tener, la salud que has tenido hasta ahora, la salud de tu familia, cualquier medicamento que tomes, tus alergias y otros temas relacionados con tu salud. Esto le permitirá elaborar tus antecedentes médicos.

Una enfermedad inflamatoria intestinal se diagnostica a partir de una combinación de análisis de sangre, análisis de heces (cacas) y radiografías. Es posible que también te pidan técnicas de diagnóstico por imagen, como la TC y la RM.

El médico te analizará las heces en busca de sangre y es posible que te explore el colon con un instrumento llamado endoscopio, un tubo largo y estrecho unido a un monitor de televisión. En este procedimiento, llamado colonoscopia, se introduce el tubo por el ano para que el médico pueda detectar inflamación, sangrado o úlceras en la pared del colon. Durante este procedimiento, es posible que el médico haga una biopsia, es decir, que tome pequeñas muestras de tejido intestinal para que las examinen en un laboratorio.

¿Cómo se trata?

La enfermedad inflamatoria intestinal se trata con medicamentos, cambios en la dieta y, a veces, operando al paciente. La meta del tratamiento es aliviar los síntomas, así como prevenir futuras crisis y otros problemas.

El médico puede recomendar:

Medicamentos

Se usan medicamentos para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal. Los antiinflamatorios, incluidos los corticoesteroides, se pueden usar para reducir la inflamación causada por esta enfermedad.

Si tus síntomas no desaparecen después de tomar antiinflamatorios, es posible que el médico te recete otros medicamentos llamados inmunodepresores o inmunomoduladores para disminuir la inflamación. También se puede usar la terapia biológica, que es un tratamiento que detiene el desarrollo de la inflamación en el cuerpo del paciente.

Los médicos pueden recetar antibióticos para evitar o tratar las infecciones bacterianas asociadas a la enfermedad de Crohn, y es posible que, a las personas que tienen mucha diarrea, les receten medicamentos antidiarreicos.

Tratamiento nutricional

Es importante que las personas con una enfermedad inflamatoria intestinal ingieran alimentos saludables y beban abundante líquido para compensar las pérdidas a través de la diarrea. Los pacientes deben colaborar con un médicos o dietista (especialista en nutrición) para elaborar un plan de alimentación que sea el más adecuado teniendo en cuenta su situación individual y sus síntomas.

Por ejemplo, a algunas personas se les indica que limiten la cantidad de fibra o de productos lácteos en sus dietas, mientras que otras descubren que sus síntomas mejoran si reducen la cantidad de alimentos de alto contenido en grasas o azúcares. Si te han diagnosticado una enfermedad inflamatoria intestinal, es posible que el médico te pida que lleves un diario de alimentación, para que puedas averiguar cuáles son los alimentos que te empeoran los síntomas.

Si tienes problemas para mantener el peso o para subir de peso, el médico te puede recomendar que tomes suplementos nutricionales o bien bebidas o batidos especiales que contengan las vitaminas, los minerales y las calorías que necesites.

A algunas personas les recetan una fórmula elemental y no se les deja llevar una dieta ordinaria. Se ha descubierto que las personas que padecen una enfermedad de Crohn leve responden bien a este tipo de tratamiento, porque elimina algunas proteínas de la dieta que podrían estar causando su inflamación intestinal.

Más horas de sueño y menos estrés

Aparte de tener cuidado con el tipo de alimentos que comen, las personas con una enfermedad inflamatoria intestinal deben dormir lo suficiente. También es muy beneficioso que aprendan a gestionar el estrés de una forma positiva. Cuando te estresas, tus problemas intestinales es muy probable que se exacerben. Algunas personas averiguan que les es de gran ayuda aprender ejercicios de respiración y de relajación.

Cirugía

A veces es necesario operar para controlar los síntomas de una enfermedad inflamatoria intestinal y extirpar (o extraer) las partes dañadas del intestino. Para las personas con una enfermedad de Crohn, es posible que sea necesario operar más de una vez porque la enfermedad puede afectar a partes diferentes del intestino con el paso del tiempo.

La extirpación (o extracción completa) del intestino grueso puede curar los problemas intestinales en las personas afectadas por una colitis ulcerosa. Sin embargo, este tipo de cirugía solo se suele practicar cuando los medicamentos no han sido eficaces o cuando el paciente tiene una perforación (un agujero en el intestino), hemorragias que no se puede controlar o ha desarrollado un cáncer de intestino.

La cirugía también puede ser necesaria cuando se produce una obstrucción intestinal.

¿Qué más debería saber?

Las enfermedades inflamatorias intestinales pueden causar retraso de la pubertad o problemas de crecimiento en algunos adolescentes, ya que pueden interferir en que una persona reciba suficientes nutrientes a partir de los alimentos que ingiere. Algunos adolescentes pueden necesitar suplementos, como el calcio o la vitamina D. Aquellas personas que sigan no pudiendo crecer como es debido pueden necesitar apoyo nutricional complementario.

De cara al futuro

Aunque afrontar los síntomas de una enfermedad inflamatoria intestinal puede ser todo un desafío, muchas personas descubren que se pueden encontrar bien y tener pocos síntomas durante largos períodos de tiempo. Habla con tu médico sobre formas de encontrarte mejor durante las crisis. Si estás triste o ansioso por tus síntomas, también te puede ser de ayuda hablar con un terapeuta u otro profesional de la salud mental,

Conforme te vayas haciendo mayor, podrás ir adquiriendo una mayor responsabilidad en el cuidado de tu propia salud. Recibir un tratamiento adecuado de la enfermedad inflamatoria intestinal para controlar tus síntomas, saberlos gestionar y adoptar una actitud positiva, te pueden ayudar a recuperarte y a seguir adelante.

La fundación estadounidense para la enfermedad de Crohn y la colitis es un buen recurso donde encontrar información y apoyo.

Fecha de revisión: octubre de 2017