[Ir al contenido]

Vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH)

¿Qué es el virus del papiloma humano y por qué representa un problema?

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es una de las enfermedades de transmisión sexual(ETS) más frecuentes. El VPH es el virus que causa las verrugas genitales.

Aparte de las verrugas genitales, la infección por el VPH también puede causar otros problemas, tanto en los chicos como en las chicas.

  • En las chicas, puede causar problemas en el cuello del útero que pueden evolucionar a un cáncer de cuello del útero. Una infección por el VPH también puede crear un cáncer de vagina, vulva, ano, boca o garganta.
  • En los chicos, una infección por el VPH puede crear un cáncer de pene, ano, boca o garganta.
  • Investigaciones recientes sugieren que el VPH puede estar asociado a enfermedades cardíacas en las mujeres.

Tanto los chicos como las chicas pueden contraer una infección por el VPH a través del contacto sexual, sea a través del sexo vaginal, oral o anal. La mayoría de la gente infectada con el VPH no sabe que ha contraído esta infección porque no se asocia a signos, síntomas ni a otros problemas. La gente no siempre desarrolla verrugas genitales, pero, si el virus sigue estando en su organismo, puede provocar daños. Esto significa que gente con el VPH lo puede trasmitir a otras personas sin saberlo.

Puesto que el VPH puede causar problemas como las verrugas genitales y algunos tipos de cáncer, vacunarse contra este virus es un paso importante para prevenir la propagación de este virus.

Por eso, los médicos recomiendan que todos los chicos y todas las chicas se pongan esta vacuna a las siguientes edades:

  • Chicas: desde los 11 o 12 años hasta los 26
  • Chicos: desde los 11 o 12 años hasta los 21

En caso necesario, ambos sexos se pueden vacunar a partir de los 9 años de edad.

¿Cómo funciona la vacuna contra el VPH?

La vacuna contra el VPH está aprobada para personas de 9 a 26 años de edad.

  • Para niños de 9 a 14 años, la vacuna se administra en dos inyecciones que se aplican a lo largo en un período de seis a 12 meses.
  • Para adolescentes y adultos jóvenes de 15 a 26 años de edad, se administra en tres inyecciones a lo largo de un período de seis meses.

Funciona mejor cuando se reciben todas las inyecciones según este calendario de vacunación. Si no has cumplido los 26 años y te has saltado alguna inyección, aún te puedes poner al día. Pregunta a tu médico sobre la mejor forma de vacunarte.

La vacuna no protege a la gente contra cepas del VPH que ya la habían infectado antes de vacunarse. La forma más eficaz de prevenir las infecciones por el VPH consiste en vacunarse antes de mantener relaciones sexuales por primera vez. Pero, aunque ya hayas mantenido relaciones sexuales, no renuncies a ponerte esta vacuna. Sigue siendo la mejor forma de protegerte contra las cepas del virus con las que todavía no has entrado en contacto.

La vacuna no protege contra todos los tipos de VPH. Por eso es importante que las personas sexualmente activas se hagan revisiones de control en la consulta del médico o en una clínica. Las chicas se deberían someter a una citología vaginal o prueba de Papanicolaou cuando se lo recomiende su médico (generalmente en torno a los 21 años de edad, a no ser que presenten signos de algún problema antes de esta fecha).

La vacuna contra el VPH no es un buen sustituto del uso de condones o preservativos para protegerse contra otras cepas del VPH u otras ETS cuando se mantienen relaciones sexuales.

Efectos secundarios de la vacuna contra el VPH

La mayoría de los efectos secundarios que presentan las personas que se ponen la vacuna contra el VPH son leves. Pueden incluir dolor o hinchazón en el lugar del pinchazo, o desmayo inmediatamente posterior al momento de la vacunación. Al igual que con otras vacunas, hay muy pocas probabilidades de presentar una reacción alérgica.

Una cantidad reducida de personas han informado de problemas de salud después de vacunarse. La FDA está supervisando atentamente la aplicación de la vacuna para asegurarse de que estas reacciones no se deben a la vacuna en sí misma.

La mayoría de las personas no tienen ningún problema con esta vacuna. Para reducir el riesgo de desmayo, quédate sentado durante unos 15 minutos después de vacunarte.

Protegerte contra el VPH

Para las personas sexualmente activas, los condones ofrecen cierto grado de protección contra el VPH. Los condones no pueden prevenir completamente las infecciones porque las verrugas (que pueden ser difíciles de ver a simple vista) pueden encontrarse fuera del área cubierta por el condón, y el virus puede infectar a la gente incluso cuando la persona infectada no tiene verrugas. Además, los condones se pueden romper.

La única forma de prevenir completamente las infecciones por el VPH y otras ETS es no mantener relaciones sexuales (lo que se conoce como abstinencia sexual). Las espumas, cremas y geles espermicidas tampoco protegen contra el VPH ni contra las verrugas genitales.

Si tienes preguntas sobre la vacuna o te preocupan las enfermedades de transmisión sexual, habla con tu médico.

Fecha de revisión: marzo de 2018