[Ir al contenido]

Herpes labial

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Neal sabía que algo extraño estaba ocurriendo. Unos días antes, comenzó a sentir un hormigueo en el labio y lo sentía un poco entumecido. En ese momento, no le prestó mucha atención, pero ahora sentía una especie de latido en el labio y la sensación no era nada agradable. Al principio, Neal pensó que se trataba de un granito porque estaba rojo y le dolía, pero después se formó una ampolla y se reventó. Neal tenía un herpes labial.

Tal vez hayas escuchado hablar del herpes labial. Es bastante común y muchas personas lo padecen. Pero, ¿qué es exactamente el herpes labial y cuál es su causa?

¿Qué es el herpes labial?

El herpes labial, unas ampollas pequeñas y algo dolorosas que suelen aparecer en los labios o alrededor de ellos, es causado por el virus del herpes simple (VHS-1). Pero no aparece solo en los labios. A veces, puede aparecer dentro de la boca, en el rostro o incluso dentro o fuera de la nariz. Estos son los lugares más comunes, pero las ampollas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluida la zona genital.

El herpes genital no suele ser causado por el VSH-1; se debe a otro tipo de virus de herpes simple llamado virus de herpes simple 2 (VHS-2) y se transmite por contacto sexual. Pero si bien el VHS-1 suele causar ampollas alrededor de la boca y el VHS-2 provoca ampollas genitales, estos virus pueden causar ampollas en cualquiera de estos lugares.

¿Cuál es la causa del herpes labial?

El VHS-1 es muy común. Si lo tienes, es probable que te lo hayas contagiado en la infancia, casi seguro por contacto directo con alguien que lo tenía o porque un adulto que portaba el virus te dio un beso.

Si bien las personas que tienen el virus VHS-1 no siempre tienen ampollas, el virus permanece en el organismo y no existe una cura permanente.

Cuando una persona se infecta con el VHS-1, el virus llega hasta la piel y a un grupo de células nerviosas denominadas ganglios. El virus llega hasta allí, se mantiene dormido y cada tanto se despierta y provoca herpes labial. Pero no todas las personas que tienen el virus del herpes simple desarrollan herpes labial. En algunas personas, el virus se mantiene dormido de manera permanente.

¿Qué es lo que "despierta" o reactiva al virus? Nadie lo sabe con seguridad. No es necesario que una persona esté resfriada para tener herpes labial. El herpes labial puede aparecer por otras infecciones, el estrés, por la fiebre, la luz solar, el clima frío, los cambios hormonales que ocurren durante la menstruación o el embarazo, las extracciones de dientes y algunos alimentos y medicamentos. En muchas personas, la causa es impredecible.

Esta es la manera en la que se desarrolla el herpes labial:

  • El virus del herpes simple 1, que ha estado latente en el cuerpo, se reactiva o se "despierta".
  • El virus viaja hacia la zona originalmente infectada (como el labio de una persona) a través de las terminales nerviosas.
  • La zona ubicada debajo de la superficie de la piel, donde aparecerá el herpes, comienza a producir cosquilleo, picazón o ardor.
  • Aproximadamente un día después de esta sensación de hormigueo, aparece un bulto rojo en la zona.
  • El bulto se transforma en una ampolla.
  • La ampolla se seca y aparece una costra amarilla en su lugar.
  • La costra amarilla se cae y en el lugar queda una zona rosada.
  • El virus del herpes simple regresa nuevamente al ganglio (células nerviosas), donde vuelve a quedar latente.

¿Cómo se contagia el herpes labial?

El herpes labial es muy contagioso. Si tienes herpes labial es muy fácil infectar a otra persona con VHS-1. El virus se contagia por contacto directo con la piel o con las secreciones bucales o genitales (por ejemplo, al besarse). Si bien el virus es más contagioso cuando hay una ampolla, es posible contagiarlo aunque no se vea ninguna ampolla. El VHS-1 también se puede transmitir al compartir un vaso, un utensilio, bálsamo para los labios o lápiz labial con una persona que tiene el virus.

Además, si tú o tu pareja tienen herpes en la boca, pueden transmitir el virus del herpes simple 1 durante el sexo oral y provocar herpes en la zona genital.

El virus del herpes simple 1 también se puede contagiar si una persona toca una ampolla de herpes y después se toca una membrana mucosa u otra zona de la piel con una herida. Por lo tanto, es mejor mantenerse alejado del herpes labial: no lo toques, no lo pellizques ni trates de reventarlo.

En realidad, lo más conveniente es ni siquiera tocar las ampollas de herpes labial activo. Si tocas una ampolla de herpes labial activo, no te toques otras partes del cuerpo. Lávate las manos cuanto antes.

Cuida especialmente de no tocarte los ojos. Si el virus VHS-1 entra en los ojos, puede provocar mucho daño. De hecho, si tienes un herpes o estás cerca de una persona con un herpes labial, trata de lavarte las manos con frecuencia.

El herpes labial puede ser peligroso para las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado (como los bebés o las personas con cáncer o VIH/SIDA) así como para las que tienen eczema. Para las personas que tienen alguna de estas afecciones, una infección provocada por un herpes labial puede llegar a poner en riesgo su vida.

¿Cómo se diagnostican y tratan los herpes labiales?

Los herpes labiales suelen desaparecer por sí solos dentro de 7 a 10 días. Si bien no hay ningún medicamento que pueda hacer desaparecer la infección, hay medicamentos y cremas recetados especiales que pueden acortar la duración de un brote y reducir el dolor del herpes.

Si tienes herpes labial, es importante que consultes al médico si ocurre lo siguiente:

  • tienes otra afección médica que debilitó tu sistema inmunitario
  • las ampollas no se curan dentro de los 7 a 10 días
  • tienes herpes labial frecuentemente
  • tienes señales de una infección bacteriana, como fiebre, pus o mayor enrojecimiento

Para que te sientas más cómodo cuando tienes un herpes labial, puedes aplicar una compresa helada envuelta en una toalla o cualquier elemento frío en la zona. También puedes tomar un analgésico de venta libre, como paracetamol o ibuprofeno.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: febrero de 2014

Más sobre este tema para: