[Ir al contenido]

Controlar el azúcar en sangre

Revisado por: Steven Dowshen, MD

La importancia de medir la concentración de azúcar en sangre

Aparte de ayudar a mantener bajo control las concentraciones de azúcar en sangre (también conocidas como concentraciones de glucosa en sangre), de acuerdo con el plan de control de la diabetes de su hijo, estas mediciones también les permitirán, a usted y a su hijo:

  • tener mayor conciencia y una mayor sensación de control de lo que está ocurriendo en la diabetes de su hijo
  • prevenir síntomas de la diabetes a corto plazo y posibles problemas de salud en el futuro
  • detectar posibles problemas y hace cambios en el plan de tratamiento de la diabetes de una forma rápida y eficaz
  • gestionar la diabetes cuando su hijo esté enfermo
  • comprender mejor de qué manera afectan los alimentos, el ejercicio físico y los medicamentos a las concentraciones de azúcar en sangre

Cuándo y con qué frecuencia medirse la concentración de azúcar

La frecuencia con la que su hijo se debe medir la concentración de azúcar en sangre cada día (y cuándo) depende de una serie de aspectos, y hasta puede cambiar de un día a otro. Por lo general, la mayoría de los niños con diabetes miden su concentración de azúcar en sangre antes del desayuno, del almuerzo o comida y de la cena, y también antes de acostarse por la noche.

Es posible que necesiten medírsela con más frecuencia cuando estén enfermos o si hay cambios en su tratamiento de la diabetes o en sus hábitos cotidianos. También es posible que necesiten medírsela más a menudo si usan una bomba de insulina o si siguen un plan de tratamiento en el que se ha de llevar un control muy detallado de las concentraciones de azúcar en sangre. El equipo de tratamiento de la diabetes de su hijo puede aconsejarle sobre la frecuencia y los momentos adecuados para hacer las mediciones.

A veces, los padres deben medir la concentración de azúcar en sangre de su hijo a medianoche. Por ejemplo, si los niños tienen problemas relacionados con episodios de hipoglucemia, pueden requerir mediciones por la noche. Y si les acaban de diagnosticar la diabetes, pueden necesitar hacer controles con mayor frecuencia mientras ellos y sus familias están aprendiendo cómo afecta la insulina u otros medicamentos de la diabetes a las concentraciones de azúcar en sangre.

Cómo medir las concentraciones de azúcar en sangre

Ahora, medir la concentración de glucosa en sangre es más fácil, menos doloroso y más preciso que nunca. La concentración de azúcar en sangre se puede medir con un medidor de glucosa en sangre, o glucómetro, un dispositivo electrónico que mide y muestra en una pantallita la cantidad de glucosa que contiene una muestra de sangre.

Para obtener una muestra de sangre, se usa una pequeña aguja llamada "lanceta", con la que se pincha la piel (generalmente en un dedo o en el antebrazo) para extraer una gota. La gota de sangre se coloca sobre una tira reactiva que se introduce en el glucómetro, y la lectura de la concentración de azúcar en sangre aparece en la pantalla en unos pocos segundos.

Existen muchos tipos de medidores de glucosa con diferentes rasgos. Pero la mayoría de las personas elige el tipo de equipo que cubre su seguro médico.

Al elegir un medidor de glucosa, tenga en cuenta lo siguiente:

  • Precio: la mayoría de los seguros médicos cubren el precio de los glucómetros y de las tiras reactivas, pero muchos limitan la cantidad de tiras reactivas incluidas en su cobertura (y las tiras son la parte más cara del control de la concentración de azúcar en sangre). Antes de comprar un medidor de glucosa, asegúrese de que su seguro lo cubre.
  • Facilidad de uso: elija un glucómetro que sea fácil de usar y de mantener. Para los niños pequeños, por ejemplo, van mejor lo que no requieren grandes muestras de sangre. Pero, para los adolescentes, que suelen llevar un mayor control de su diabetes, van mejor los que son fáciles de calibrar. Los medidores de glucosa que tardan menos en mostrar los resultados pueden ser preferibles.
  • Características especiales: existen medidores de glucosa tanto de tamaño grande y fáciles de manejar como de tamaño pequeño y más fáciles de llevar encima. Otras características pueden incluir la capacidad de memoria y de registrar otras informaciones, como la fecha, la hora, la ingesta de alimentos y el ejercicio físico. La posibilidad de poder descargar las lecturas de la glucosa a una computadora es una característica atractiva para muchas familias.

Nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías facilitan el control de la concentración de azúcar en sangre. Con las lancetas ajustables, que permiten modificar la profundidad con que la aguja penetra en la piel, los pinchazos en los dedos resultan menos dolorosos. Algunos medidores de glucosa pueden usar sangre extraída del antebrazo o de otras partes del cuerpo, que son menos sensibles que la yema del dedo.

Es posible que usted o el médico de su hijo quiera hacer un análisis aún más detallado de los cambios en la concentración de azúcar en sangre. Los monitores de glucosa continuos (MGC) son dispositivos portátiles que miden el azúcar en sangre cada pocos minutos durante todo el día y la noche a través un sensor insertado bajo de la piel. Al proporcionar un perfil más detallado de la concentración de azúcar en sangre de un niño, estos dispositivos pueden ayudar a algunos niños con diabetes a llevar un control más preciso de su azúcar en sangre.

El equipo de tratamiento de la diabetes lo ayudará a elegir el mejor equipo para su hijo.

Otras pruebas

Hemoglobina glicosilada

La prueba de la hemoglobina glicosilada (hemoglobina A1c o HbA1c) le dará una idea general de cómo se ha llevado a cabo el control del azúcar en sangre de su hijo durante los 2 o 3 meses previos a la prueba. Esta prueba se suele hacer en las revisiones clínicas regulares con el equipo de tratamiento de la diabetes.

La hemoglobina es una sustancia que se encuentra dentro de los glóbulos rojos, que transportan oxígeno a las células del cuerpo. Cuanto mayor sea la concentración de glucosa en sangre, mayor será la cantidad que se adherirá a la hemoglobina. Y, una vez la hemoglobina capta la glucosa, esta permanece allí durante toda la vida del glóbulo rojo, que suele ser de unos 2 a 3 meses.

El tipo de hemoglobina que más se suele medir en la sangre con glucosa adherida se llama "HbA1c". En general, cuanto más baja (y más cercana a las concentraciones propias de las personas sin diabetes) sea la HbA1c de su hijo, mejor controlado habrá estado el azúcar en sangre durante los últimos 2 a 3 meses. Las concentraciones de HbA1c que se mantienen bajas de forma habitual durante años se asocian a un menor riesgo de problemas de salud relacionados con la diabetes en el futuro.

Cetonas

Otra prueba importante mide las cetonas (o cuerpos cetónicos), unas sustancias químicas que aparecen en la orina (pipí) y en la sangre después de que el cuerpo descomponga las grasas para obtener energía. El organismo descompone la grasa solo cuando no pueden utilizar la glucosa; por ejemplo, cuando no hay suficiente insulina para ayudar a la glucosa a entrar en las células o cuando no se han ingerido suficiente cantidad de alimento que aporte la glucosa necesaria para obtener energía (como cuando un niño está enfermo).

Si la concentración de cetonas es alta, el niño corre el riesgo de sufrir una emergencia importante relacionada con la diabetes: una cetoacidosis diabética, que puede hacer que se ponga muy enfermo. Por eso, es importante analizar las cetonas cuando sea necesario antes de que se acumulen en el cuerpo. Esta prueba se puede llevar a cabo fácilmente en casa.

El equipo de tratamiento de la diabetes de su hijo le informará cómo y cuándo realizar la prueba de las cetonas (se suele hacer cuando el niño presenta mediciones altas de azúcar en sangre de forma consistente o si está enfermo y tiene vómitos u otros síntomas de cetoacidosis diabética). También le enseñarán a interpretar los resultados de esta prueba, como una parte del plan general de tratamiento de la diabetes de su hijo.

Llevar un registro

Aunque los medidores de glucosa pueden ayudar a llevar un registro de las mediciones de azúcar en sangre de su hijo, si anota los resultados o revisa los datos descargados o impresos por el monitor de glucosa, será más fácil, tanto para usted como para el equipo de tratamiento de la diabetes de su hijo, detectar patrones y tendencias.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: febrero de 2018