[Ir al contenido]

Sexo durante el embarazo

Revisado por: Larissa Hirsch, MD

Si está embarazada o está planificando un embarazo, probablemente haya encontrado gran cantidad de información sobre el sexo antes del embarazo (es decir, el sexo para concebir) y el sexo después del parto (el consenso general es que es esperable tener menos actividad sexual con la presencia de un recién nacido en el hogar).

Pero no se habla tanto sobre el tema del sexo durante el embarazo. Tal vez esto se deba a una tendencia cultural de no asociar a las madres embarazadas con la sexualidad. Al igual que muchos futuros padres, es posible que tenga preguntas acerca de la seguridad del sexo y lo que es normal para la mayoría de las parejas.

En realidad, lo que se considera normal puede variar ampliamente, pero de una cosa puede estar segura: habrá cambios en su vida sexual. La comunicación abierta será la clave para lograr una relación sexual segura y satisfactoria durante el embarazo.

¿Es seguro mantener relaciones sexuales durante el embarazo?

El sexo se considera seguro en todas las etapas de un embarazo normal.

Entonces, ¿qué es un "embarazo normal"? Es aquel que se considera con bajos riesgos de complicaciones, como abortos espontáneos o parto prematuro. Hable con su médico, su partera u otro proveedor de cuidado de la salud si no está segura de si entra en esta categoría.

Por supuesto, el hecho de que sea seguro tener relaciones sexuales durante el embarazo no significa necesariamente que deseará mantener relaciones sexuales. Muchas madres embarazadas notan que su deseo de tener relaciones sexuales cambia durante algunas etapas del embarazo. Además, muchas mujeres sienten que el sexo se vuelve incómodo a medida que su cuerpo crece.

Usted y su pareja deben hablar abiertamente sobre su relación sexual. Hable sobre otras maneras de satisfacer su necesidad de intimidad, como besarse, acariciarse o abrazarse. Es posible que necesite experimentar con otras posturas para el sexo a fin de encontrar las que le resulten más cómodas.

Muchas mujeres descubren que pierden el deseo y la motivación para mantener relaciones sexuales en la última etapa del embarazo, no solo por su tamaño sino porque están preocupadas por el inminente parto y la emoción de ser madres.

Cuándo no es seguro

A continuación, se incluyen algunas conductas sexuales que no son seguras para ninguna mujer embarazada:

  1. Si tiene sexo oral, su pareja no debe soplar en su vagina. Soplar aire puede provocarle un embolismo (una obstrucción de un vaso sanguíneo por la presencia de una burbuja de aire) y esto puede poner en riesgo la vida de la madre y del bebé.
  2. No debe tener relaciones sexuales con una pareja de la cual no conoce su historia sexual o que pueda tener una enfermedad de transmisión sexual, como herpes, verrugas genitales, clamidiasis o VIH. Si se infecta, puede transmitir la enfermedad a su bebé y los resultados podrían ser peligrosos.
  3. Los proveedores de cuidado de la salud también recomiendan evitar el sexo anal durante el embarazo.

Si el proveedor de cuidado de la salud detecta o espera complicaciones significativas durante su embarazo, es posible que le indique que no tenga relaciones sexuales. Hable con su proveedor de cuidado de la salud si tiene las siguientes características:

  • un antecedente o una amenaza de aborto espontáneo
  • un antecedente de parto prematuro (ya tuvo un hijo antes de las 37 semanas de embarazo) o señales que indican un riesgo de parto prematuro (como contracturas uterinas prematuras)
  • sangrado, flujo o calambres vaginales sin explicación
  • pérdida de líquido amniótico (el líquido que rodea al bebé)
  • placenta previa, una afección en la cual la placenta (una estructura rica en sangre que alimenta al bebé) está tan baja que cubre el cuello del útero (la abertura del útero)
  • insuficiencia del cuello del útero, una dolencia en la cual el cuello del útero está debilitado y se dilata (se abre) de forma prematura, lo cual eleva el riesgo de un aborto espontáneo o un parto prematuro
  • varios fetos (mellizos, trillizos, etc.)

Preguntas y preocupaciones comunes

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes sobre el sexo durante el embarazo.

¿El sexo puede lastimar a mi bebé?

No. Su bebé está totalmente protegido por la bolsa amniótica (una bolsa de paredes delgadas que contiene al feto y líquido a su alrededor) y los fuertes músculos del útero. También hay un tapón de mucosidad espesa que sella el cuello del útero y ayuda a prevenir infecciones. El pene no entra en contacto con el feto durante las relaciones sexuales.

¿Las relaciones sexuales o el orgasmo pueden provocar contracciones o un aborto espontáneo?

En el caso de los embarazos normales, de bajo riesgo, la respuesta es "no". Las contracciones que puede sentir durante el orgasmo o inmediatamente después de él son totalmente distintas de las contracciones asociadas con el trabajo de parto. Sin embargo, debe consultar con su proveedor de cuidado de la salud para asegurarse de que su embarazo entre en la categoría de embarazos de bajo riesgo.

Los proveedores del cuidado de la salud también recomiendan que todas las mujeres dejen de tener sexo en las semanas finales del embarazo, simplemente como una medida de precaución, porque el semen contiene una sustancia química que puede estimular las contracciones. Consulte con su proveedor de cuidados de la salud para saber qué es lo que considera conveniente.

¿Es normal que mi impulso sexual aumente o disminuya durante el embarazo?

En realidad, las dos posibilidades son normales (y cualquier opción que se encuentre entre estas dos). Muchas mujeres embarazadas sienten que algunos síntomas, como la fatiga (cansancio extremo), las náuseas, el dolor en los pechos y una mayor necesidad de hacer pis, no les permiten disfrutar tanto del sexo, en especial durante el primer trimestre. En general, estos síntomas se alivian durante el segundo trimestre y algunas mujeres descubren que el deseo de mantener relaciones sexuales se incrementa. Además, algunas mujeres descubren que no tener que preocuparse por el control de la natalidad y una cercanía renovada con su pareja hacen que el sexo sea más placentero. El deseo suele disminuir nuevamente durante el tercer trimestre del embarazo, a medida que el útero crece y se agranda aún más, y se instala la realidad de lo que está por ocurrir.

Es probable que el deseo de su pareja de tener sexo también se incremente o disminuya. Algunos se sienten incluso más cercanos a su pareja embarazada y disfrutan de los cambios en su cuerpo. Otros tal vez tengan menos deseos debido a la ansiedad del peso de la paternidad o debido a preocupaciones por la salud, tanto de la madre como del niño por nacer.

Es posible que a su pareja le cueste aceptar su identidad como pareja sexual ahora que tiene una nueva identidad (cada vez más visible) de madre embarazada. Una vez más, recuerde que la comunicación con su pareja puede ser de gran ayuda para afrontar estos problemas.

Cuándo llamar al médico

Comuníquese con su proveedor de cuidado de la salud si no está segura de si el sexo es seguro en su caso. Además, llámelo si tiene síntomas inusuales después de mantener relaciones sexuales, como dolor, sangrado o pérdidas, o si tiene contracciones que parecen continuar después del sexo.

Recuerde que "normal" es un término relativo cuando se trata del sexo durante el embarazo. Usted y su pareja necesitan conversar sobre lo que está bien para los dos.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: octubre de 2016