[Ir al contenido]

Elección de productos seguros para los bebés: cunas

Revisado por: Kate M. Cronan, MD

Cuando elija una cuna, evalúela detalladamente para asegurarse de que el lugar donde duerme su bebé es seguro.

En qué fijarse:

  • Una cuna con barandillas laterales fijas. Las barandillas laterales deben ser fijas de manera que no puedan elevarse o descender para modificar la altura de éstas. La Comisión para la Seguridad de Productos de Consumo de EE.UU. (CPSC, por sus siglas en inglés) prohibió la venta de barandillas laterales movibles por motivos de seguridad. No compre ni acepte una cuna usada con barandillas laterales movibles.
  • Distancia segura entre las barras. La distancia entre las barras de la cuna no debe superar las 2 pulgadas con 3/8 (6 cm) para evitar que los lactantes se caigan de la cuna o que a los niños pequeños se les atasque la cabeza entre las barras.
  • El colchón más firme y estable que pueda encontrar. No confíe en lo que ponga en la etiqueta el fabricante; pruébelo usted mismo, empujando con firmeza contra el centro y todos los lados del colchón. Asegúrese de que el colchón mantenga su firmeza cuando usted ejerce presión y de que vuelva rápidamente a su estado original. Esto es de gran importancia porque los colchones blandos pueden desempeñar un papel importante en el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).
  • Un colchón que vaya bien ajustado a la cuna. Esto evita que el bebé se resbale hasta el espacio comprendido entre el colchón y los lados de la cuna. Asegúrese de extraer la cubierta de plástico del colchón antes de usarlo. Si utiliza un cubre-colchón, compre uno que vaya bien ajustado y que no forme pliegues.
  • Los postes esquineros son de la altura adecuada. si la cuna tiene postes esquineros, estos deben ser de la misma altura que la cabecera y el pie de la cuna, o bien muy altos (de más de 16 pulgadas - 41 centímetros). Cualquier altura intermedia representa un posible riesgo de estrangulamiento.
  • Si va a usar una cuna de segunda mano, evalúela con un cuidado especial.
    • Evite las cunas cuya antigüedad supere los 10 años: es posible que hayan dejado de cumplir los requisitos de seguridad más recientes. Es posible que el espacio que haya entre las barras sea demasiado grande o que la cabecera y el pie de la cuna tengan recortes decorativos donde podría quedar atascada la cabeza del bebé. Una cuna fabricada antes de 1978 puede tener un acabado que contenga plomo. Por lo tanto, ¡esa cuna que ha estado en la familia durante generaciones no es en absoluto una buena opción!
    • Evalúe bien el estado de la cuna: compruebe que la cuna dispone de la estructura completa y de que todas sus piezas estén en buen estado. Si necesitara algún tipo de reparación, use solo piezas o partes proporcionadas por el fabricante de la cuna. Asegúrese de que dispone del manual para montar la cuna correctamente.

ADVERTENCIAS DE SEGURIDAD:

  • Acueste siempre al bebé boca arriba (sobre la espalda) para dormir.
  • Asegúrese de que la cuna no haya sido retirada del mercado por su fabricante.
  • Controle todos los tornillos y el armazón de la cuna con regularidad, y ajústelos si fuera necesario.
  • Lo mejor es una cuna sin nada. No coloque protectores almohadillados, ropa de cama o juguetes blandos (mantas, edredones acolchados, almohadas, muñecos de peluche) en la cuna del bebé. Estos objetos se asocian a riesgo de asfixia.
  • Extraiga el móvil de la cuna cuando el bebé empiece a empujarlo o a tirar de él con las manos o las rodillas, o cuando cumpla 5 meses, lo que ocurra antes.
  • No coloque la cuna cerca de una ventana o cortina. Su bebé se podría caer por la ventana, enredarse en la persiana o en los cordeles de las cortinas.
  • Antes de acostar al bebé en la cuna, quítele el babero y cualquier collar.
  • No cuelgue de la cuna juguetes con cuerdas, cordeles o tiras.
  • Asegúrese de que el pijama y las sabanas de su bebé sean resistentes al fuego.
Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: enero de 2018