[Ir al contenido]

La contaminación atmosférica y el asma

Si su hijo tiene asma, probablemente comprenda qué son los desencadenantes: las cosas que hacen que los síntomas de asma de su hijo empeoren, como el clima frío, la caspa de los animales o estar cerca del humo. Pero la mala calidad del aire también puede provocar ataques; por lo tanto, es importante saber cómo tomar precauciones.

¿Cómo afecta la calidad del aire al asma?

Los contaminantes presentes en el aire tienen el mismo efecto que otros desencadenantes sobre los niños con asma. Irritan las vías aéreas, las inflaman y las estrechan, y provocan problemas respiratorios.

Los contaminantes también pueden hacer que los niños sean más propensos a las infecciones respiratorias, como los resfriados), que pueden provocar síntomas de asma. Si los alérgenos presentes en el aire son un desencadenante de asma, los contaminantes pueden hacer que los pulmones estén aún más sensibles.

¿Qué contaminantes afectan la respiración?

Probablemente, haya escuchado hablar de la capa de ozono y de cómo nos protege de los rayos del sol. Pero existe una capa de ozono diferente que está más cerca del suelo y recibe el nombre de "ozono al nivel del suelo".

El ozono al nivel del suelo puede dañar los pulmones. Se forma cuando las sustancias químicas de los automóviles, las centrales eléctricas y las fábricas se mezclan con la luz del sol. Esta "contaminación con ozono" es una de las partes principales del smog, la nube amarilla amarronada que con frecuencia se ve sobre las ciudades en el horizonte. Es peor en los días cálidos o en las zonas cálidas del país. Aproximadamente 3,6 millones de niños con asma viven en pueblos o ciudades con niveles muy elevados de ozono a nivel del suelo.

La contaminación con partículas también puede provocar problemas respiratorios. Se forma cuando pequeñas partes de polvo, suciedad, humo, hollín y otros elementos quedan suspendidos en el aire. Cuanto más pequeñas sean las partículas, con más profundidad podrán entrar en los pulmones y causar problemas respiratorios.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Compruebe el índice de calidad del aire

Si vive en un lugar con mala calidad de aire, preste atención a los niveles de contaminación. Puede obtener información diaria en los pronósticos del clima (en línea o en los periódicos) o visitando la Agencia de Protección Ambiental en www.airnow.gov.

El informe de Índice de calidad del aire (AQI) de la EPA mide los niveles de las siguientes sustancias:

  • ozono a nivel del suelo
  • contaminación de partículas
  • monóxido de carbono
  • dióxido de sulfuro
  • dióxido de nitrógeno

El AQI varía de una estación a otra, de un día a otro e, incluso, de la mañana a la tarde. En las ciudades con más de 350.000 habitantes, las agencias estatales y locales tienen la obligación de informar el índice todos los días al público. Pero hay comunidades más pequeñas que también informan el AQI.

Otros consejos

Los días en los que la calidad del aire es mala, encienda el aire acondicionado y limite el tiempo que su hijo pasa al aire libre. Planifique las actividades al aire libre para los primeros momentos del día, cuando el aire suele ser mejor. Y evite pasar tiempo en lugares con mucho tráfico.

Si su hijo practica un deporte y entrena al aire libre durante el clima cálido, hable con el entrenador para hacer otros arreglos, como entrenar en un gimnasio con aire acondicionado. Además, asegúrese de que su hijo siempre tenga su medicamento de alivio rápido a mano.

También es una buena idea mejorar la calidad del aire en su hogar. Puede hacerlo utilizando un purificador de aire, colocando una ventilación externa para los artefactos de gas y evitando las chimeneas en su hogar.

Hable con el médico sobre aumentar el medicamento en los momentos en los que la contaminación del aire sea elevada. Esto se puede incluir como parte del plan de acción contra el asma de su hijo.

No puede resolver la contaminación ambiental usted solo, pero puede tomar estas medidas importantes para ayudar a mejorarla cuando la calidad del aire es mala:

  • No conduzca: comparta el automóvil con otra persona, tome el transporte público, ande en bicicleta o camine.
  • No coloque combustible en su automóvil hasta después de las 7 p.m.
  • Evite usar motores fuera de borda, vehículos todo terreno u otros vehículos recreativos activados con combustible.
  • Evite cortar el césped o usar otro equipo de jardinería con combustible hasta las últimas horas de la tarde o hasta que la calidad del aire mejore.
  • No use pinturas, solventes o barnices que produzcan gases.
  • Si va a hacer una barbacoa, use un encendedor eléctrico en lugar de un líquido volátil para encender carbón.
Fecha de revisión: septiembre de 2017