Conocer la historia médica de su hijo
[Ir al contenido]

Conocer la historia médica de su hijo

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Cuando atienden a un paciente en urgencias, los médicos, los enfermeros y el personal de urgencias, como los técnicos, hacen muchas preguntas sobre la historia médica del paciente. Algunos hospitales disponen de historias clínicas electrónicas, donde consta toda la información médica sobre el paciente.

Pero sigue siendo recomendable llevar al día la información médica de su familia. Llevar su propio registro sobre la salud de su hijo puede ayudar al profesional de la medicina a emitir un diagnóstico y a tomar decisiones con más rapidez en una urgencia médica, cuando el tiempo es oro.

¿Quién debería tener una copia?

Tenga una copia de la historia médica de su hijo en un lugar accesible de la casa o junto al teléfono, otra en cada coche, otra en el trabajo de cada uno de los progenitores y otra en el bolso o la cartera de ambos. Envíe también una copia a la escuela o guardería de su hijo y, si tienen alguna persona que lo cuida de forma habitual, désela también, junto con el nombre y número de teléfono de su médico.

¿Qué debe contener la historia médica de mi hijo?

Alergias

Registre todas las alergias conocidas que tenga su hijo a medicamentos, tanto de venta con receta médica como sin ella, así como cualquier reacción alérgica conocida a picaduras o mordeduras de insectos y sus alergias alimentarias. Algunos niños son alérgicos al látex. La información sobre las alergias ayuda al personal médico a encontrar una causa de problemas como la hinchazón o las dificultades para respirar.

Medicamentos

Algunos medicamentos no se pueden tomar juntos; por lo tanto, los técnicos de urgencias médicas necesitan saber todos los medicamentos (tanto de venta con receta médica como sin ella) que toma su hijo antes de poderle administrar ciertos fármacos.

Los síntomas de un niño también se podrían deber a los efectos secundarios de algún medicamento que ha tomado, otra razón para informar de todo lo que haya ingerido su hijo. También necesita saber la dosis y las horas a las que toma su hijo el medicamento, cuándo lo ha tomado por última vez y en qué cantidad.

Problemas de salud preexistentes o crónicos

Las enfermedades o afecciones preexistentes pueden influir mucho en el tipo de pruebas o de tratamientos que se utilizan en una urgencia médica. Si su hijo tiene algún problema de salud, desde la diabetes a la epilepsia o el asma, el personal médico del servicio de urgencias lo debe saber. Para una mayor protección, los niños con afecciones médicas crónicas deberían llevar una pulsera de identificación en la que conste esta información tan importante.

Si su hijo tiene necesidades especiales, rellene el formulario Emergency Information Form (EIF) for Children With Special Needs para la atención urgente de niños con necesidades especiales. Junto con el resto de la información sobre la salud de su hijo, téngalo siempre a mano en su casa.

Hospitalizaciones y operaciones

Incluya, en la historia médica, las fechas en las que su hijo ha estado hospitalizado, los motivos del ingreso, los tratamientos que le administraron y el tipo de operaciones a que se sometió.

Vacunas

Lleve un registro actualizado de todas las vacunas que le hayan puesto a su hijo. Si necesita ayuda para recordar o recopilar información, el personal de la consulta del médico de su hijo le puede echar una mano. Incluya información sobre cualquier reacción que haya tenido su hijo a una vacuna, como convulsiones, fiebre alta o mucho malestar.

Estatura y peso

Para calcular las dosis de un medicamento, a los médicos les ayuda mucho conocer la estatura y el peso aproximados de un niño. (Asegúrese de llevar al día esta información, porque los niños crecen muy deprisa.)

Recopilar la historia médica de su hijo es fácil, y podría significar ganar unos minutos cruciales, ¡cuando más cuentan!

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: mayo de 2018