[Ir al contenido]

Aprendizaje, juego y su recién nacido

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

¿Qué está aprendiendo mi recién nacido?

El juego es la principal actividad que permite aprender a los bebés a moverse, a comunicarse, a socializar y a entender su entorno. Y durante su primer mes de vida, su bebé aprenderá interactuando con usted.

Lo primero que aprenderá su bebé es a conectar la sensación de su tacto, el sonido de su voz y el aspecto de su cara con la satisfacción de sus necesidades de consuelo y de alimento.

Incluso desde tan pequeños, los recién nacidos están preparados para aprender sobre el mundo que los rodea. A su bebé le encanta observar la cara de su madre y la de su padre. Los recién nacidos son capaces de reconocer y de responder a las voces de su madre y de su padre (o a otros sonidos interesantes), poniéndose alerta y volviéndose menos activos. El bebé puede tratar de encontrar de dónde procede el sonido observando su alrededor y girando la cabeza para orientarse hacia la fuente del sonido.

Favorezca su aprendizaje con sonrisas, sonidos tranquilizadores y caricias suaves. Cuando usted sonría y hable con su bebé, la imagen de su rostro y el sonido de su voz se convertirán en una fuente conocida de calma y de consuelo. Su pequeño aprenderá a relacionarle con la alimentación, el calor y el tacto suave.

¿Qué es el reflejo de búsqueda del pecho?

Los bebés nacen con reflejos involuntarios que los ayudan a sobrevivir. Los reflejos también son una forma de interactuar con el mundo. Por ejemplo, acariciar con delicadeza la mejilla de un recién nacido hará que el bebé oriente la cabeza y la boca hacia ese lado, preparándose para succionar. Esto se conoce como reflejo de búsqueda del pecho.

Cuando un bebé tenga 3 semanas de vida, se orientará hacia el pecho materno o hacia un biberón no solo por este reflejo sino también porque habrá aprendido que es ahí donde se encuentra el alimento.

¿Dormido, activo o alerta?

Durante el primer mes de vida, su recién nacido se pasará gran parte del tiempo durmiendo o estando adormilado. Durante las semanas y los meses siguientes, su bebé estará despierto y alerta durante períodos más largos de tiempo. Usted aprenderá a reconocer cuándo su bebé está preparado para aprender y jugar:

  • Un bebé que esté tranquilo y alerta estará atento y responderá a los estímulos de sus alrededores.
  • Un bebé que esté despierto y activo (retorciéndose sobre sí mismo, aleteando con los brazos o dando patadas con las piernas) o que parezca estar inquieto es menos probable que centre la atención en usted. El bebé se podría alterar o ponerse a llorar cuando usted trate de atraer su atención. Estos son indicadores de que su bebé podría estar hambriento, cansado o sobre-estimulado.

¿Cómo puedo ayudar a mi recién nacido a aprender?

Mientras cuida de su recién nacido, háblele, sonríale e interactúe con él. Préstele atención y responda a las pistas que él le dé. Por ejemplo, observe cómo se mueve su bebé o empieza a gorjear cuando usted le habla. Sigan turnos al conversar. Así es como su bebé aprenderá a comunicarse.

En las primeras semanas de vida, usted le puede presentar juguetes sencillos apropiados para su edad pensados en desarrollar los distintos sentidos, como la vista y el oído:

  • sonajeros
  • juguetes con texturas
  • juguetes musicales
  • espejos de cuna irrompibles

Pruebe juegos y móviles de colores y de patrones contrastados. Los contrastes fuertes (como un juguete rojo, blanco y negro), las curvas y la simetría estimulan la vista de un bebé en proceso de desarrollo. Conforme le vaya mejorando la vista y el bebé vaya ganando un mayor control sobre sus movimientos, se relacionará más y más con su entorno.

Algunas ideas más

Aquí tiene otras ideas para favorecer el aprendizaje y el juego en su recién nacido:

  • Ponga música tranquila y sostenga en brazos a su bebé, moviéndose suavemente a su ritmo.
  • Escoja una canción de cuna y cántesela a menudo a su bebé. La familiaridad de los sonidos y de las palabras tendrán un efecto calmante sobre su recién nacido, sobre todo cuando esté inquieto o alterado.
  • Sonríale, sáquele la lengua y haga otras expresiones faciales para que las estudie, aprenda con ellas y las imite.
  • Use el juguete favorito de su recién nacido para que focalice la atención en él y lo siga con la mirada, o haga sonar un sonajero para que él lo encuentre.
  • Deje que su recién nacido pase algún tiempo boca abajo (acostado sobre el abdomen) para ayudarlo a reforzar el cuello y los hombros. Supervíselo siempre y échele una mano si se cansara o se frustra mientras estuviera en esa postura. No acueste nunca a un bebé para dormir sobre el abdomen (boca abajo); los bebés deben dormir siempre boca arriba (sobre la espalda) para reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).
  • Háblele y léale cuentos a su bebé.

Tenga en cuenta que los bebés se desarrollan a ritmos diferentes y que hay una gran variabilidad dentro de lo que se considera un desarrollo normal. Hable con el médico de su hijo si tiene preguntas o dudas sobre cómo ve o cómo oye su bebé o si hay algo que le preocupa sobre su desarrollo.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: julio de 2019