[Ir al contenido]

Los carbohidratos y la diabetes

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Los hidratos de carbono, al igual que las proteínas y las grasas, son uno de los tres componentes principales de los alimentos que proporcionan energía y otros elementos que el organismo necesita. Deben formar parte de una dieta saludable en todos los niños, incluso aquellos que tienen diabetes.

Pero los hidratos de carbono, presentes en alimentos como el pan, las frutas y los dulces, pueden afectar el nivel de azúcar en sangre de una persona. Por eso, los niños con diabetes necesitan tener un control de los hidratos de carbono que comen.

Seguir un plan de alimentación puede ayudar a los niños a equilibrar la ingesta de hidratos de carbono con los medicamentos y el ejercicio físico a fin de mantener una concentración saludable de azúcar en sangre. Al igual que el ejercicio físico y los análisis regulares de sangre, el control de los hidratos de carbono es otra medida que los niños con diabetes pueden tomar para mantenerse sanos.

Los hidratos de carbono y el azúcar en la sangre

Las dos formas principales de hidratos de carbono son los azúcares y los almidones. Los tipos de azúcar incluyen la fructosa (el azúcar que se encuentra en la fruta y en algunos alimentos horneados), la glucosa (el azúcar principal de nuestro cuerpo, que también se encuentra en alimentos como los pasteles, las galletas y los refrescos) y la lactosa (el azúcar de la leche y del yogur). Los tipos de almidones incluyen alimentos de origen vegetal, como las patatas, el maíz y los guisantes; cereales, como el arroz, los cereales para el desayuno y el pan.

El cuerpo descompone o convierte la mayoría de los hidratos de carbono en glucosa, que es absorbida por el torrente sanguíneo. A medida que aumenta la concentración de azúcar en sangre, el páncreas libera una hormona llamada insulina. La insulina es necesaria para transportar la glucosa de la sangre a las células, donde se la usa como una fuente de energía.

En los personas con diabetes, el páncreas no fabrica suficiente cantidad de insulina (diabetes tipo 1) o el cuerpo no puede responder con normalidad a la insulina (diabetes tipo 2). En los dos tipos de diabetes, la glucosa no puede entrar normalmente a las células; entonces, el nivel de azúcar en sangre de una persona se eleva demasiado. Los niveles elevados de azúcar en sangre enferman a las personas que no reciben tratamiento.

Los hidratos de carbono pueden formar parte de una dieta saludable

Ingerir hidratos de carbono hace subir el nivel de azúcar en sangre, pero eso no significa que las personas con diabetes deban evitarlos. De hecho, los hidratos de carbono son una parte importante y saludable de una dieta nutritiva.

Para todos, incluso quienes tienen diabetes, algunos alimentos que contienen hidratos de carbono tienen más beneficios para la salud que otros. Tanto los alimentos de granos enteros como las verduras, los dulces y los refrescos tienen hidratos de carbono. Pero las frutas, las verduras y los granos enteros suelen ser más sanos que los alimentos con azúcar, como los dulces y los refrescos, porque proporcionan fibras, vitaminas y otros nutrientes.

Por otro lado, algunos alimentos que contienen hidratos de carbono (como los tentempiés con azúcar) contienen "calorías vacías". Esto significa que las calorías no tienen valor nutricional. Comer demasiadas calorías vacías puede contribuir al sobrepeso o la obesidad y puede hacer que se eliminen otros alimentos más nutritivos de la dieta diaria. Además, estos alimentos pueden provocar caries.

La fibra es un tipo de hidrato de carbono que no eleva el azúcar en sangre Todos necesitan fibras; ayudan a sentir saciedad y mantienen al sistema digestivo en funcionamiento. La mayoría de las personas no comen suficientes fibras. Algunos expertos consideran que las personas que tienen diabetes deben comer más fibra que otras personas para ayudarlas a controlar los niveles de azúcar.

Sin importar qué tipo de hidratos de carbono coma su hijo, recuerde lo siguiente: en general, la cantidad de azúcar que llega al torrente sanguíneo después de comer depende de la cantidad de hidratos de carbono que se ingieren, no del tipo de hidratos de carbono. Por eso, básicamente, para el control de la diabetes, un hidrato de carbono es un hidrato de carbono. Una vez más, la única excepción es la fibra: es el único tipo de hidrato de carbono que no eleva el nivel de azúcar en sangre porque el cuerpo no lo digiere ni lo absorbe.

Su objetivo es ayudar a su hijo a lograr un equilibrio adecuado entre la insulina de su cuerpo y los hidratos de carbono de los alimentos.

Equilibrar los hidratos de carbono

Además de servir una dieta balanceada de hidratos de carbono, proteínas y grasas, usted también puede ayudar a mantener el nivel de azúcar en sangre de su hijo dentro de un nivel saludable haciendo lo siguiente:

  • asegúrese de medir regularmente su nivel de azúcar en sangre
  • anímelo a hacer mucho ejercicio físico
  • asegúrese de que su hijo se aplique la insulina y tome los demás medicamentos para la diabetes en el momento y las cantidades adecuados

Seguir un plan de alimentación ayuda a los niños con diabetes a controlar la cantidad de hidratos de carbono que comen. Usted trabajará junto con su hijo y el equipo de atención de la diabetes para armar un plan de alimentación que incluya pautas generales para la ingesta de hidratos de carbono. El equipo tendrá en cuenta la edad, las medidas, el peso saludable, el nivel de ejercicio físico, los medicamentos y otras afecciones de salud de su hijo, e intentará incorporar alimentos que a su hijo le gusten.

En general, es más fácil para las personas con diabetes controlar su nivel de azúcar en sangre si comen hidratos de carbono en cantidades similares en un horario regular todos los días.

Existen tres tipos de planes de alimentación generales que pueden ayudarlo a alcanzar el equilibrio adecuado:

Un plan de intercambio de alimentos enumera alimentos de los seis grupos de alimentos e indica una porción para cada alimento. Puede mezclar y combinar los alimentos mientras controla lo que su hijo come, incluso cuántos hidratos de carbono.

Con el plan de alimentación con un nivel constante de hidratos de carbono, las personas comen aproximadamente la misma cantidad de hidratos de carbono y otros alimentos todos los días. Este puede ser un buen enfoque para quienes reciben insulina una o dos veces al día o quienes no reciben insulina para controlar la diabetes.

El tercer tipo de plan, el de recuento de hidratos de carbono, combina la dosis de insulina que recibe una persona con la cantidad de hidratos de carbono que come. Este plan ofrece más flexibilidad y puede ser adecuado para las personas que reciben insulina con las comidas y tentempiés.

Controlar los hidratos de carbono

Los niños pueden sentir la tentación de comerse un refrigerio con azúcar entre las comidas, sin tener en cuenta la necesidad de aplicarse insulina. Puede conversar sobre esto con su hijo, aunque todavía no haya ocurrido. Es más saludable crear una buena comunicación sobre los alimentos que hacer que su hijo sienta que debe ocultar sus deslices alimentarios.

Enfatice que la mayoría de las personas comen refrigerios no saludables de vez en cuando, pero comer demasiados alimentos dulces puede hacer que sea difícil mantener un nivel saludable de azúcar en sangre, en especial en los niños que no toman insulina. Y esto puede generar aumento de peso y dolorosas caries.

Si no está seguro de cuántos hidratos de carbono contiene un alimento, lea la etiqueta del alimento o pregúntele a alguien (como el camarero o el cocinero) acerca de los alimentos que no tienen etiquetas, como la comida de un restaurante.

También lea las etiquetas de los alimentos dietéticos. Estos alimentos pueden tener un contenido adicional de azúcar como reemplazo de las calorías de la grasa. Intente incluir a su hijo pequeño o adolescente mientras evalúa y selecciona alimentos saludables con hidratos de carbono. Con su orientación y el plan de alimentación, su hijo puede comenzar a escoger los alimentos y aprender de qué manera los hidratos de carbono afectan al nivel de azúcar en sangre.

Si opta por un enfoque inteligente para equilibrar el nivel de hidratos de carbono, medicamentos y actividad física, puede ayudar a su hijo a disfrutar de los alimentos y mantenerse saludable al mismo tiempo.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: octubre de 2016