[Ir al contenido]
KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Autoestima

La autoestima significa que mayormente uno se siente bien consigo mismo.

Los niños con una buena autoestima:

  • se sienten orgullosos de lo que son capaces de hacer
  • ven las cosas positivas sobre sí mismos
  • creen en sí mismos, incluso cuando no tienen éxito a la primera
  • se sienten valorados y aceptados
  • se aceptan a sí mismos, incluso aunque cometan errores

Tener una baja autoestima significa que uno no se siente bien consigo mismo.

Los niños con baja autoestima:

  • no creen que sean tan buenos como los demás
  • no se sienten valorados ni aceptados
  • piensan más en las veces que fracasan, que en las que hacen las cosas bien
  • no ven las cosas positivas que tienen
  • son duros consigo mismos y desisten con facilidad

¿Cuál de estas descripciones se parece más a ti?

La autoestima es importante

He aquí tres cosas que debes saber sobre la autoestima:

  1. Tener autoestima te ayuda. Te da el coraje para probar cosas nuevas. O para hacer nuevos amigos. Con autoestima, crees en ti mismo. Sabes que te pueden ocurrir cosas positivas cuando lo intentas. La autoestima ayuda cuando las cosas no salen como lo esperabas. Te ayuda a aceptar los errores. Si erraste un gol o has perdido un libro de la biblioteca, tal vez no te enfades mucho contigo mismo. Simplemente, volverás a intentarlo. Buscas la manera de hacerlo mejor.
  2. Tener una baja autoestima es negativo para ti. Hace que los niños se sientan inseguros. No creen que puedan hacer las cosas bien. Cuando los niños tienen una baja autoestima, tal vez no se esfuercen. Quizás no vayan tras sus metas. Tal vez tengan miedo de fracasar. La baja autoestima hace que un fracaso se vea peor de lo que realmente es. Hace que los errores parezcan peores de lo que en verdad son. Hace que resulte difícil olvidar las cosas que salieron mal. En lugar de volver a intentarlo, los niños con baja autoestima tal vez se den por vencidos.
  3. Puedes hacer crecer tu autoestima. La autoestima puede empezar con las cosas que dicen los padres a sus hijos cuando son muy pequeños. Un padre le puede decir a su hijo cuando todavía es un bebé: "Mira lo que eres capaz de hacer: ¡ya andas solo!". Escuchar elogios y cosas buenas hace que un bebé se sienta bien y orgulloso de sí mismo. A medida que creces, la autoestima puede crecer. Los padres y los maestros te pueden decir que ven cosas buenas en ti. Los amigos te pueden ayudar a sentirte querido. Tú también puedes mejorar tu autoestima. Está atento a las veces que pruebas cosas nuevas. Está atento a las veces que aprendes a hacer algo. ¿Probaste un nuevo deporte? ¿Aprendiste a andar en bicicleta, a tocar una canción o a hacer un problema de matemática? Siéntete feliz y orgulloso. No hace falta que te jactes de ello y lo digas a voz en grito, pero felicítate a ti mismo con un: "¡Bien hecho!".

Cómo alimentar tu autoestima

Prueba los siguientes pasos:

  • Haz una lista de las cosas que haces bien. ¿Puedes cantar o bailar? ¿Lees bien? ¿Eres bueno en los deportes? ¿Sabes contar chistes? Si tienes problemas para hacer la lista, pídeles ayuda a tus padres o a un amigo.
  • Practica las cosas que haces bien. Piensa en formas de poner en práctica cada día algunas de las cosas que te salen bien.
  • Cambia el: "No puedo" por el "¡Puedo!". Tal vez, la vocecita que tienes dentro de la cabeza te diga: "No, no me sale bien", "No soy capaz" o "¡Es demasiado para mí!". Eso es porque piensas negativamente sobre ti mismo. Decide cambiar tu forma de pensar. Piensa: "Voy a intentarlo", "Yo puedo hacerlo". Piensa: "Daré lo mejor de mí mismo". Piensa: "Le pediré ayuda a alguien".
  • Esfuérzate al máximo. Te puedes sentir bien contigo mismo cuando pruebes una cosa y lo hagas con ganas. Cuando te esfuerzas, tu autoestima crece.
  • Pasa tiempo con la gente que te quiere. Haz cosas que disfrutes con tus padres o tu familia. Eso te ayudara a trabajar tu sensación de pertenencia. Y esto aumenta la autoestima.
  • Coopera con los demás. Haz cosas lindas por tus padres. Ayuda con las comidas, la limpieza o con el alimento de las mascotas. Cuando haces cosas buenas, te sientes bien contigo mismo. Te das cuenda de que lo que haces significa mucho.
Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: junio de 2018