[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Cómo aplicar una inyección de insulina

Revisado por: Steven Dowshen, MD
  • Listen
      mp3

1. Busca los materiales que necesitas:

  • frasco de insulina
  • jeringa
  • hisopos humedecidos con alcohol
  • recipiente para colocar la jeringa usada

2. Lávate las manos.

3. Verifica la fecha de vencimiento del frasco de insulina.

4. Quita la tapa del frasco de insulina.

5. Con un hisopo humedecido en alcohol, limpia la tapa de caucho que se encuentra en la parte superior del frasco.

6. Quita la tapa de la jeringa.

Carga la jeringa con aire. Para ello, tira el émbolo hacia atrás hasta que la punta de color negro coincida con la línea que indica la dosis que necesitas.

Observación: Esta información tiene fines únicamente educativos. Si deseas recibir instrucciones específicas sobre cómo aplicar una inyección de insulina, habla con tu médico.

 

p

Introduce la jeringa a través de la tapa de caucho que se encuentra en la parte superior del frasco.


Empuja el émbolo para que el aire pase de la jeringa al frasco.

Observación: Esta información tiene fines únicamente educativos. Si deseas recibir instrucciones específicas sobre cómo aplicar una inyección de insulina, habla con tu médico.

 

p

Da vuelta el frasco de insulina y la jeringa. Carga la jeringa con insulina. Para ello, tira lentamente el émbolo hacia atrás hasta que la punta de color negro coincida con la línea de tu dosis.

 

Los lugares más frecuentes para inyectar insulina son el abdomen (la barriga), la parte posterior de los brazos, la parte superior de los glúteos y la parte exterior de los muslos. Escoge un lugar para aplicar la inyección y limpia la piel con un hisopo humedecido en alcohol.

Observación: Esta información tiene fines únicamente educativos. Si deseas recibir instrucciones específicas sobre cómo aplicar una inyección de insulina, habla con tu médico.

 

p

Pellizca suavemente la piel para sujetar el lugar de la inyección. Sostén la jeringa en un ángulo de 90 grados con respecto a la piel y empuja toda la aguja hacia adentro.

 

Suelta la piel que habías sujetado y lentamente empuja el émbolo para inyectar toda la insulina. Espera aproximadamente 5 segundos antes de retirar la aguja. No tires la jeringa usada a la basura. En cambio, colócala en un recipiente de plástico o de metal con una tapa que se pueda ajustar bien. Cuando el recipiente esté lleno, asegúrate de que la tapa esté cerrada y colócalo en la basura.

Observación: Esta información tiene fines únicamente educativos. Si deseas recibir instrucciones específicas sobre cómo aplicar una inyección de insulina, habla con tu médico.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: Febrero de 2018