[Ir al contenido]

Las catástrofes

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Tipos de catástrofes

Ya habrás oído las palabras "catástrofe" o "desastre natural", pero ¿qué significa exactamente? Es posible que tu madre te haya dicho alguna vez que tu cuarto está hecho un desastre ("¡Ordénalo!), pero las catástrofes reales son mucho más graves que eso.

Hay catástrofes naturales, como los huracanes, los terremotos, los tornados o los tsunamis (un aumento repentino del nivel de agua en el océano), que ocurren debido a las condiciones meteorológicas o a otras causas naturales. Las personas también pueden causar catástrofes, como el derrame de petróleo que contamina el medio ambiente o iniciar un fuego que termina en un incendio forestal.

Es posible que te preguntes lo siguiente: ¿Y si eso ocurriera en el lugar donde vivo? Dependiendo del lugar donde viva una persona, habrá algunos tipos de desastres naturales que será más probable que sufra que si viviera en otros lugares. Por ejemplo, los huracanes ocurren en áreas costeras.

Estar preparado

Independientemente del lugar donde vivas, es una buena idea que estés preparado para una emergencia. Es posible que ya hayas vivido experiencias como un corte de electricidad prolongado o una tormenta de nieve importante.

Las familias pueden tomar precauciones sencillas, como tener una radio que funcione con sus baterías, linternas, agua embotellada y reservas de alimentos a mano.

Saber que tu familia dispone de un plan, puede hacer que te sientas más seguro. Los adultos son los responsables de esos planes, pero puedes preguntar a tus papás si disponen de un plan y de un kit de emergencia.

Hay algunos preparativos que son los mismos para cualquier persona (como disponer de linternas, etc.), pero hay otros planes que diferirán en función del tipo de problema que afecte a la zona donde vivas. Por ejemplo, si vives en una zona donde puede haber tornados, el plan consistirá en escuchar la radio para oír los avisos de tornado e ir a la parte más segura de la casa hasta que haya pasado el tornado.

Si tu familia quiere estar más informada sobre cómo estar preparada, organizaciones como la Cruz Roja Americana, la pueden ayudar.

Es importante recordar que, en una tormenta fuerte o en otro tipo de desastre natural, habrá mucha gente pendiente de ti, como tus papás, los oficiales de la policía, los bomberos, los médicos, las enfermeras y otras personas preparadas para afrontar emergencias. Cuando ocurra una catástrofe, verás a esas personas en las noticias ayudando a la gente.

¿Qué puedes hacer tú?

Ver cómo gente preparada atiende a los afectados por una catástrofe puede hacernos sentir un poco mejor. ¿Pero qué más puedes hacer si estás preocupado, nervioso o simplemente te interesa saberlo?

He aquí algunas ideas:

Habla sobre lo que sientes.

Es bueno compartir tus sentimientos con tus papás o con otro adulto de confianza. Está bien que hagas preguntas o que desees saber por qué ha ocurrido una catástrofe. También está bien y es normal que estés triste, incluso aunque no vivas cerca de la zona afectada. Pídele a tu papá o a tu mamá que te den muchos abrazos.

¡Sé creativo!

Tal vez te parezca extraño, pero hacer un dibujo o escribir un poema te puede ayudar cuando estés triste. ¿Por qué? Porque es una forma de expresar tus sentimientos.

Limita el uso de la radio, Internet y los informativos de televisión.

Puede ser difícil evitar recibir información sobre lo que está pasando. Pero un exceso de información no es bueno para los niños ni para los adultos. Recuérdaselo a tu mamá y a tu papá.

¿Qué puedes hacer en vez de eso? Cualquier cosa que te ayude a sentirte bien: sal afuera, lee un libro, haz manualidades.

Ayuda a los demás.

Es una gran idea encontrar una forma de involucrarte en lo que está ocurriendo. No solo ayudarás a personas que necesitan alimentos, ropa y refugio, sino que también te encontrarás mejor porque estarás echándoles una mano.

Podrías organizar colectas de dinero, recoger ropa y/o alimentos en tu escuela o iglesia, o aportar dinero a una organización de ayuda humanitaria, como:
[Por favor, ten en cuenta que, al hacer clic en estos enlaces, saldrás de nuestro sitio web].

Has de saber que las cosas mejorarán.

Ahora sabes que es normal sentirse triste sobre las catástrofes, incluso cuando estés bien y vivas lejos del lugar donde haya ocurrido. También debes saber que esos sentimientos de tristeza mejorarán con el paso del tiempo.

Y, por difícil que parezca, hasta las personas que lo han perdido casi todo en una catástrofe se encontrarán mejor algún día. Les costará mucho tiempo, pero se irán recuperando lentamente gracias a las personas que las ayudan y que cuidan de ellas.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: agosto de 2017