Pienso mucho en el sexo. ¿Es normal o soy pervertida?