[Ir al contenido]
Primary Children's Hospital

Primary Children's Hospital
100 North Mario Capecchi Drive
Salt Lake City, Utah 84113-1100
(801) 662-1000
www.primarychildrens.org


Si su hijo necesita un trasplante de riñón

¿Qué es un trasplante de riñón?

Los riñones son unos órganos de importancia vital que filtran la sangre para eliminar del cuerpo los productos de desecho, el exceso de líquido y las sales. Cuando los riñones dejan de funcionar, esto se conoce como una insuficiencia renal. Las personas con insuficiencia renal se deben someter a diálisis o a un trasplante de riñón.

Un trasplante de riñón es una operación donde los médicos colocan un nuevo riñón en el cuerpo de una persona cuyos riñones hayan dejado de funcionar. Un solo riñón sano desempeñará la función de los dos riñones que hayan dejado de funcionar.

Puesto de la gente puede vivir con un solo riñón, una persona viva puede dar un riñón sano a otra persona que tenga una insuficiencia renal. Esto se llama ser un donante. Un riñón también puede proceder de un donante que ha muerto hace poco, pero la espera en este tipo de donaciones de riñón puede ser de un año o más.

La mayoría de los trasplantes de riñón dan buenos resultados. La gente que se somete a un trasplante de riñón tendrá que tomar medicamentos durante el resto de la vida para impedir que su cuerpo rechace el riñón trasplantado. Rechazar un riñón significa que las células inmunitarias del cuerpo destruyen el nuevo riñón porque lo perciben como "extraño" o impropio del cuerpo.

Pero, aparte de esto, muchos niños y adolescentes que se someten a trasplantes de riñón llevan vidas normales y sanas después de recuperarse de la operación.

¿Cuáles son los distintos tipos de trasplante de riñón?

Hay dos tipos de trasplante de riñón, dependiendo de quién dona el riñón.

Un trasplante de donante vivo consiste en que el niño recibe un riñón procedente de una persona viva. Los donantes vivos suelen ser parientes o muy buenos amigos del receptor del trasplante, pero a veces hay donantes vivos que no conocen al receptor.

Un trasplante de donante muerto ocurre cuando una persona fallecida dona sus riñones. Este tipo de trasplante requiere que la gente que necesita un riñón se inscriba en una lista de espera de riñones hasta que se encuentre a un donante adecuado.

¿Que ocurre antes de un trasplante de riñón?

Si su hijo necesita someterse a un trasplante renal, lo primero que deberán hacer es visitar un centro de trasplantes. El equipo médico que atiende a su hijo le hará una evaluación médica para asegurarse de que está lo bastante sano como para someterse a la operación y tolerar los medicamentos que deberá tomar de por vida después del trasplante. Esto incluirá análisis de sangre, radiografías y otras pruebas, que pueden tardar unas pocas semanas o meses.

Si el equipo médico decide que su hijo es un buen candidato para someterse a un trasplante, el siguiente paso consistirá en buscar un riñón. En la mayoría de los casos, el riñón donado procede de un pariente cercano o de un amigo que tiene un grupo sanguíneo compatible con el del receptor.

Si no se consigue encontrar a un donante vivo, deberá inscribir el nombre de su hijo en la lista de espera de riñones hasta que se encuentre un riñón de un donante muerto que sea compatible con su hijo. La cantidad de riñones que se necesitan es muy superior a la cantidad de riñones que se donan, por lo que la espera puede ser larga.

Usted se mantendrá en contacto con los médicos de su hijo y el resto del equipo médico que lo lleva. Asegúrese de que el equipo sepa cómo ponerse en contacto con ustedes en todo momento. Cuando localicen un riñón adecuado para su hijo, deberán dirigirse de inmediato al centro de trasplantes.

Mientras esperan la llegada de un riñón adecuado, ayude a su hijo a mantenerse lo más sano posible. Así, su hijo estará preparado para recibir el trasplante cuando llegue el momento. Ayude a su hijo:

  • a llevar una dieta saludable y a seguir cualquier recomendación dietética especial que le dé su médico, enfermero o dietista
  • tomarse la medicación siguiendo las indicaciones médicas.
  • asistir a todas las visitas médicas programadas.

Informe de inmediato al médico de su hijo y al centro de trasplantes si se produce algún cambio en el estado de salud del niño.

¿Qué ocurre durante un trasplante de riñón?

Los médicos extraerán a su hijo una muestra de sangre para hacerle una prueba de compatibilidad cruzada y búsqueda de anticuerpos. Esta prueba se hace para saber si el sistema inmunitario de su hijo aceptará el riñón donado. Si la prueba ofrece un resultado negativo, significa que el riñón es compatible y su hijo lo puede aceptar. Antes de hacer el trasplante, se hacen otros análisis de sangre y pruebas de diagnóstico por la imagen.

En el quirófano, su hijo recibirá anestesia general para permanecer dormido a lo largo de toda la operación. El cirujano hará una pequeña incisión en la parte inferior del vientre de su hijo, justo encima de las caderas. Colocará el nuevo riñón en su lugar y unirá los vasos sanguíneos del riñón (arterias y venas) a los de la parte inferior del tronco del niño. También conectará los uréteres del nuevo riñón (los tubitos que trasportan la orina) a la vejiga de su hijo.

En la mayoría de los casos, los riñones disfuncionales del niño se dejan en su sitio. No se extraen, a menos que puedan provocar problemas como hipertensión (tensión arterial alta) o una infección. Las operaciones de trasplante de riñón suelen durar entre 3 y 4 horas. Si su hijo necesita más de un órgano (como en un trasplante combinado de hígado y riñón), la operación durará más tiempo.

¿Qué ocurre después de un trasplante de riñón?

Después de someterse a un trasplante de riñón, su hijo pasará de unos pocos días a una semana entera en el hospital para recuperarse. Durante ese período, su equipo médico lo observará atentamente para asegurarse de que no presenta complicaciones tras la operación, como hemorragias o infecciones.

Tanto usted como su hijo aprenderán sobre los medicamentos que él necesitará tomar para impedir que su cuerpo rechace el riñón trasplantado. Estos medicamentos se llaman inmunodepresores. El hecho de tomar este tipo de medicamentos predispondrá a su hijo a contraer infecciones, sobre todo durante los días inmediatamente posteriores a la operación. Por eso, asegúrese de mantener a su hijo alejado de personas enfermas y de que, en su casa, todo el mundo se lava las manos a fondo y con frecuencia.

Durante el primer par de meses que siga a la operación, verán al médico a menudo para asegurarse de que el nuevo riñón esté funcionando bien. Si su hijo tiene fiebre o molestias en la zona del trasplante, informe al médico de inmediato. Podrían ser indicadores de que su cuerpo está rechazando el riñón o de que su hijo tiene una infección.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Tener una afección crónica puede ser muy duro para un niño. La diálisis, la operación y la medicación inmunodepresora se pueden sumar al estrés. Hable con su hijo sobre estos cambios y sobre cómo los incluirán en sus rutinas. Asegúrese de que se reservan tiempo para hacer cosas divertidas estando todos juntos con parientes y amigos.

Para un adolescente, tener que tomar medicación inmunodepresora puede ser todo un reto. Estos medicamentos pueden causar:

  • desarrollo de acné o empeoramiento del acné
  • ganancia de peso
  • cambios de humor y ansiedad
  • dificultades para conciliar el sueño por la noche
  • problemas provocados por el aumento del azúcar en sangre (o diabetes), que a veces requieren insulina
  • tensión arterial alta
  • aumento del riesgo de contraer infecciones

Estos efectos secundarios son el principal motivo de que los adolescentes no tomen esta medicación después de someterse a un trasplante. Se trata de algo muy peligroso porque puede llevar al rechazo del nuevo riñón. No cambie ni deje de tomar ningún medicamento sin antes hablar con el médico o el enfermero de su hijo. En algunos casos, se puede cambiar de medicamento para aliviar los efectos secundarios de una forma segura y eficaz. Es importante que hable con su hijo sobre la importancia de tomar la medicación siguiendo las indicaciones médicas, y que le ayude a hacerlo.

Para ayudar a su hijo:

  • Aliente a su hijo a hablar con usted.
  • Si su hijo necesita más apoyo, pida hora de visita con un psicólogo o terapeuta.
  • Busque un grupo de apoyo para su hijo. Los grupos de apoyo son un recurso importante para ayudar a los niños y adolescentes a liberarse del estrés y a conectar con otras personas que están afrontando desafíos similares. Entre los recursos en línea, están las páginas National Kidney Center's Facebook (Centro Nacional del Riñón en Facebook) y Transplant Living (Vivir con un trasplante).
  • Busque apoyo también para usted. Puede ser un gran alivio hablar sobre lo que siente con otras personas que saben por lo que está atravesando. Pregunte al equipo médico del trasplante de riñón de su hijo si conoce grupos de apoyo para las familias.
  • Comente cualquier duda o problema que tenga con el equipo médico del trasplante de riñón de su hijo.
Fecha de revisión: septiembre de 2018