Cómo afrontar los desencadenantes: los ácaros del polvo