[Ir al contenido]
Jeff Gordon Children's Hospital

Jeff Gordon Children's Hospital
Affiliated with Levine Children's Hospital
920 Church Street N
Concord, NC 28025
(800) 575-1275


La revisión de su hijo: recién nacido

¿Qué puede esperar?

En el hospital, lo más probable es que el pediatra y/o el personal de enfermería hagan lo siguiente:

1. Midan el peso, la longitud y el perímetro cefálico del bebé y representen estas medidas en las curvas de crecimiento.

2. Le hagan preguntas, le resuelvan inquietudes y le den consejos sobre el cuidado del bebé, tratando los siguientes aspectos:

Alimentación. La leche materna es la alimentación más nutritiva para un lactante, pero la leche artificial para bebés también le proporciona los nutrientes que necesita. Los recién nacidos se deben alimentar a demanda (cuando tengan hambre), lo que suele significar alimentarlos cada 1 a 3 horas. Su médico o el personal de enfermería la pueden observar mientras amamanta a su bebé y ayudarla en la técnica de la lactancia. Los bebés alimentados con leche artificial ingieren entre 30 y 45 ml (entre 1 y 1½ onzas) de leche en cada toma. Haga eructar a su bebé a mitad y al final de cada toma. A medida que el bebé vaya creciendo, irá ingiriendo cada vez más cantidad de leche en cada toma e irá espaciando cada vez más las tomas.

Orina (pis) y heces (cacas). Un bebé amamantado puede mojar solo uno o dos pañales al día hasta que le suba la leche a su madre. Es de esperar que los bebés mojen unos 6 pañales entre el tercer y el quinto día de vida. Los recién nacidos solo manchan de caca un pañal al día al principio. Las heces son oscuras y alquitranadas durante los primeros días, pero aproximadamente a partir del tercer o del cuarto día, se vuelven blandas o sueltas y de un color amarillo verdoso. Los recién nacidos suelen manchar varios pañales de caca al día si son amantados, y una menor cantidad si se alimentan con leche de fórmula.

Sueño. Un recién nacido puede dormir hasta 14 o 17 horas al día, despertándose a menudo (tanto de día como de noche) para mamar o tomar el biberón. Los bebés amamantados se suelen despertar cada 1 a 3 horas, mientras que los bebés que se alimentan de leche de fórmula suelen dormir más, despertándose cada 2 a 4 horas para comer (la leche de fórmula se digiere más lentamente y los bebés se sienten llenos durante más tiempo). Los recién nacidos no deben estar más de 4 horas seguidas durmiendo entre tomas consecutivas hasta que cuenten con una buena ganancia de peso, lo que suele ocurrir en las primeras semanas de vida. Llegados a este punto, no pasa nada si un bebé duerme durante períodos más largos de tiempo.

Desarrollo. Los recién nacidos deberían:

  • prestar atención a caras y a objetos de colores vivos que se encuentran a una distancia de 20 a 30 cm (entre 8 y 12 pulgadas)
  • responder al sonido; se pueden girar ante la voz de sus padres, callarse, parpadear, sobresaltarse o llorar
  • tener los brazos y las piernas flexionados
  • presentar unos reflejos del recién nacido muy marcados, como los siguientes:
    • de búsqueda y de succión: girarse en la dirección del pecho o de la tetina del biberón y luego succionarlos
    • de prensión: agarrarse fuertemente a un dedo cuando se lo ponen en la palma de la mano
    • tónico del cuello (o posición de esgrima): cuando se gira la cabeza del bebé hacia un lado mientras está acostado boca arriba, él extiende el brazo de ese lado y flexiona el brazo contrario
    • del Moro (o de sobresalto): abrir brazos y piernas y luego recogerlos sobre el tronco cuando algo lo sobresalta.

3. Hagan una exploración física al bebé desvestido mientras usted está presente. Esta incluirá explorar los ojos del bebé, auscultarle el corazón, tomarle el pulso, inspeccionarle el cordón umbilical y evaluar su espalda, sus caderas y sus pies.

4. Le practiquen pruebas de detección neonatal. Pincharán el talón de su hijo para recoger una pequeña muestra de sangre a fin de evaluar si padece determinadas enfermedades. Es posible que también le hagan una prueba de audición y midan el nivel de oxígeno antes de salir del hospital.

5. Administren al bebé sus primaras vacunas. Antes de salir del hospital, su hijo recibirá sus primeras vacunas. Las vacunas protegen a los bebés de importantes enfermedades propias de la infancia, de modo que es fundamental que su hijo las reciba a tiempo. Los programas de vacunación pueden variar; por lo tanto, pregunte al pediatra al respecto.

De cara al futuro

He aquí algunas de las cosas que deberá tener en cuenta hasta la próxima revisión, que tendrá lugar en unos pocos días:

Alimentación

  1. Si opta por la lactancia materna:
    • Ayude al bebé a "agarrarse" correctamente al pecho: boca bien abierta, lengua abajo y máxima cantidad posible de la areola mamaria dentro de la boca.
    • No utilice un biberón ni un chupete hasta que la lactancia esté bien establecida (cuando el bebé tenga aproximadamente 1 mes).
    • Preste atención a los signos de que su bebé está lleno, como soltar el pezón, alejarse de él y/o cerrar la boca.
    • Siga tomando las vitaminas prenatales cada día.
  2. Si alimenta al bebé con leche de fórmula:
    • Dé a su bebé leche de fórmula enriquecida con hierro.
    • Siga las instrucciones del paquete para preparar y conservar los biberones. No añada más agua de la necesaria a la fórmula de su bebé. 
    • No alimente a su bebé dejando el biberón apoyado en algún sitio ni lo acueste tomando el biberón.
    • Dele el biberón a su bebé siempre que tenga hambre. Preste atención a los signos de que su bebé está lleno, como soltar o alejarse de la tetina del biberón y/o cerrar la boca.

Cuidados cotidianos

  1. Lávese las manos antes de sostener o manipular al bebé y evite a la gente que podría está enferma.
  2. Tome en brazos a su bebé y esté pendiente de sus necesidades. Es imposible malcriar o mimar a un recién nacido.
  3. Póngale el pañal por debajo del cordón umbilical para que se le pueda secar el muñón umbilical, que se suele desprender cuando el bebé tiene de 10 a 14 días.
  4. Si su bebé ha sido circuncidado, póngale vaselina sobre el pene o en la parte delantera del pañal.
  5. Si ha tenido una niña, es posible que presente un flujo vaginal que podría contener pequeñas cantidades de sangre durante la primera semana de vida.  No es nada por lo que se debería preocupar.
  6. Dé a su bebé baños de esponja hasta que se le desprenda el cordón o se le cure la circuncisión. Asegúrese de que el agua no está demasiado caliente, compruebe antes su temperatura con la muñeca.
  7. Utilice jabones y cremas no perfumados.
  8. Llame al pediatra si su hijo tiene fiebre, se comporta como si estuviera enfermo, no come, no orina o no defeca, no se "agarra" al pecho o no succiona cuando usted le ofrece el pecho, no parece quedarse satisfecho después mamar, está amarillo o tiene el área del cordón umbilical o la de la circuncisión cada vez más roja o con pus. No le dé ningún medicamento sin consultárselo antes al pediatra.
  9. Es frecuente que las madres primerizas estén cansadas y se sientan agobiadas a veces. Pero, si estas emociones son intensas, o usted se siente muy triste, malhumorada o ansiosa, llame al médico.
  10. Hable también con él si le preocupa su situación vital. ¿Dispone de todo lo que necesita para cuidar de su bebé? ¿Dispone de suficiente comida, de un lugar seguro donde vivir y de seguro médico? Su médico le puede informar sobre recursos de la comunidad o derivar su caso a un trabajador social.

Seguridad

  1. Para reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL):
    • De ser posible, amamante a su bebé.
    • Deje que su hijo duerma en la misma habitación que usted, dentro de un moisés o cuna que esté cerca de su cama hasta que cumpla el año o, por lo menos, durante los primeros seis meses de vida, cuando el riesgo de SMSL es mayor.
    • Acueste siempre al bebé para dormir en un colchón firme y estable, sobre la espalda y dentro de una cuna o moisés que carezca de protectores de seguridad, sábanas, cubiertas, almohadas o juguetes de peluche.
    • Evite que su bebé se caliente demasiado, manteniendo la temperatura ambiente a un nivel agradable.
    • No abrigue a su bebé excesivamente con capas de ropa.
    • Considere la posibilidad de acostar a su bebé succionando de un chupete. Si está amamantando a su bebé, espere a introducir el chupete hasta que la lactancia materna esté bien establecida.
  2. No fume ni use cigarrillos electrónicos.  No deje que la gente fume tabaco ordinario o cigarrillos electrónicos cerca de su bebé.
  3. Cuando viajen en coche, siente siempre al bebé en una silla de seguridad orientada en el sentido apuesto al de la marcha y colocada en los asientos traseros. No deje nunca a su bebé a solas dentro de un coche.
  4. Cuando su hijo esté despierto, no lo deje desatendido, sobre todo cuando se encuentre sobre superficies elevadas o dentro de la bañera.
  5. No sacuda nunca a su bebé; le podría provocar una hemorragia cerebral e, incluso, la muerte. Si le preocupa poder hacer daño a su bebé, déjelo en su cuna o moisés durante unos minutos. Llame a un amigo, pariente o profesional de la salud para que le ayude.
  6. Evite exponer al sol a su bebé manteniéndolo bien cubierto por la ropa y en la sombra cuando sea posible. Es mejor no usar protector solar en bebés menores de 6 meses, pero puede utilizar una pequeña cantidad si ni la sombra ni la ropa ofrecen una protección suficiente.

Estas listas de recomendaciones son congruentes con las guías de la Academia Americana de Pediatría (AAP) (Directrices Futuros Brillantes o "Bright Futures Guidelines" en inglés).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: abril de 2021