Conmociones cerebrales: La recuperación