Cómo afrontar los desencadenantes: el moho