[Ir al contenido]
Children's Health System - Alabama

Children's of Alabama
Healthcare as amazing as their potential
www.childrensal.org
1600 7th Avenue South
Birmingham, AL 35233
(205) 638 - 9100


Qué hacer cuando un padre o una madre tiene problemas con el alcohol o las drogas

Si vives con un padre o una madre que tiene problemas con el alcohol o las drogas, no estás solo. Los problemas con el alcohol y las adicciones a las drogas (como los opioides) se conocen como trastornos por abuso de sustancias.

Estos trastornos perjudican la salud de la persona y modifican su forma de actuar. También causan problemas en casa y en el trabajo. No es fácil vivir con una persona que tiene un problema de abuso de sustancias. Sobre todo, si se trata de uno de tus padres.

Si te está ocurriendo a ti, explica a una persona de confianza cómo lo llevas y cómo te sientes. Obtén el apoyo que necesitas y que mereces.

¿Cómo te afecta el hecho de vivir con un padre o una madre que tiene problemas de abuso de sustancias?

Vivir con un progenitor que tiene un problema de abuso de sustancias es muy duro. Puede afectar a cómo te sientes y a cómo actúas. También puede afectar a tu vida familiar. La forma en que afecta a un hijo el abuso de sustancias por parte de un padre difiere de una persona a otra. Aquí tienes algunos ejemplos frecuentes. Lee los siguientes y fíjate en si alguno de ellos describe cómo te sientes.

Cómo se pueden sentir los hijos. Algunos hijos sienten:

  • vergüenza, enfado o tristeza ante el abuso de sustancias de uno de sus padres
  • preocupación por la salud o la seguridad de su padre o madre
  • preocupación por sí mismos, sus hermanos o su otro padre
  • miedo, soledad o inseguridad cuando están en casa
  • frustración porque su padre o su madre no cambia y sigue abusando de sustancias
  • alivio cuando su padre o madre toma medidas para recuperarse
  • que es duro confiar en los demás o relajarse
  • que tienen que comportarse como un adulto antes de estar preparados
  • agobio y sentirse superados por la situación
  • depresión o ansiedad

Cómo pueden actuar los hijos. Algunos hijos:

  • se esfuerzan por no molestar al padre o a la madre que abusa de sustancias
  • tratan de mantenerse alejados del padre o la madre
  • pueden no hablar o dejar de pedir lo que necesitan
  • se guardan las emociones para sí mismos
  • mantienen en secreto el problema de su padre o madre
  • ocultan cómo es su vida en casa
  • evitan invitar amigos a casa porque nunca saben cómo puede actuar su padre o madre
  • faltan a clase o tiene problemas para llevar los deberes al día
  • desempeñan tareas propias de los adultos
  • discuten o se pelean con su progenitor
  • se hace daño a sí mismos (se autolesionan)
  • actúan como si la conducta del padre o la madre no les importara, a pesar de estar pasándolo muy mal

Cómo se puede ver afectada la vida familiar. En algunas familias con problemas de abuso de sustancias:

  • un padre/madre tiene problemas para pagar las facturas y para conservar el trabajo
  • pueden no disponer de suficientes alimentos y/o de suficiente dinero
  • los hermanos mayores se pueden tener que encargar de sus hermanos pequeños
  • los padres pueden descuidar, maltratar o abusar de sus hijos
  • un padre/madre puede conducir borracho o bajo la influencia de drogas. El padre o la madre que abusa de sustancias puede meterse en problemas, hacerse daño o hacer daño a otras personas.
  • es posible que los niños deban vivir con otras personas para estar bien cuidados y protegidos
  • los padres se separan o se divorcian
  • los parientes y los amigos intervienen para ayudar
  • los padres reciben ayuda y se recuperan

¿Qué puedo hacer?

Si vives con uno de tus padres y este tiene un problema de abuso de sustancias, lo más probable es que lo estés pasando muy mal. Contacta con otras personas en busca de seguridad, ayuda y apoyo. Aquí tienes algunas cosas que puedes hacer:

Ábrete a una persona de confianza. Habla con un buen amigo. Habla también con un adulto de confianza. Por ejemplo, un profesor, un médico, un terapeuta, o un pariente. Explícale por lo que estás pasando. Puede ser un alivio compartir con otra persona cómo son las cosas para ti. Y ellos te pueden ayudar de otras formas.

Ten la certeza de que no es por tu culpa. Algunas personas se culpan a sí mismas del abuso de sustancias de uno de sus padres. Pueden pensar en aquellos momentos en que el padre o la madre estaba enfadado y las culpó a ellas. Se pueden preguntar a sí mismas si son las causantes de que su padre o su madre beba alcohol o abuse de las drogas. Pero los hijos no pueden ser la causa de que una persona tenga un problema de abuso de sustancias.

Conoce y nombra tus emociones. No ocultes tus sentimientos ni simules que todo va bien. Fíjate en cómo te hace sentir que uno de tus padres tenga un problema de abuso de sustancias. Está bien sentir lo que sientes. Usa palabras (y no actos que pueden hacer daño) para expresar cómo te sientes y por qué.

Busca un grupo de apoyo. Busca un grupo, como Alcohólicos Anónimos o Alateen (disponen de un teléfono que funciona durante las 24 horas del día: 1-800-344-2666) o busca otros grupos de apoyo por internet. Únete a un grupo de apoyo. Hablar con otras personas que están atravesando una situación similar a la tuya te puede ayudar a afrontar mejor tu situación.

Busca un lugar seguro. ¿Te has dado cuenta de que haces todo lo posible para evitar estar en tu casa? ¿Te has planteado alguna vez escaparte de casa? Si no te sientes seguro en casa, puedes llamar al servicio de atención telefónica permanente de la National Domestic Violence (Violencia Doméstica Nacional): (800) 799-SAFE. Y, si crees que tú o algún otro miembro de tu familia están en peligro, llama al teléfono de emergencias (911).

Construye unos buenos hábitos. Muchas personas aprenden a no defender sus derechos ni a mostrar sus emociones. Les preocupa que esas conductas puedan desencadenar la bebida de alcohol o el abuso de sustancias por parte de uno de sus padres. Este tipo de hábitos te pueden ayudar a sobrevivir en los momentos duros que vives en tu casa. Pero pueden no funcionar en otras partes de tu vida. Saber defender tus derechos, decir cómo te sientes y mostrar tus emociones ayudan a tener buenas relaciones en el futuro. A veces la gente necesita ir a terapia para desarrollar unos buenos hábitos que no pudieron aprender cuando vivían con un progenitor alcohólico o adicto a otras sustancias.

Detén el ciclo. Los hijos de progenitores con problemas de abuso de sustancias están expuestos a un mayor riesgo de desarrollar este mismo tipo de problemas. Formar parte de un grupo de apoyo o recibir terapia te pueden ayudar a evitar este riesgo. Busca las siguientes asociaciones por internet:

  • DrugAbuse.com
  • National Association for Children of Addiction (Asociación Nacional para Hijos de Adictos)
Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: enero de 2019