KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Torsión testicular

¿Qué es una torsión testicular?

Una torsión testicular es una emergencia médica. Ocurre cuando el cordón espermático, que suministra sangre a los testículos, rota y se retuerce. Esta torsión interrumpe el suministro de sangre al testículo y provoca una inflamación y un dolor repentinos y agudos.

Una torsión testicular requiere operar de inmediato para salvar el testículo. Si la torsión testicular persiste durante más de unas pocas horas, puede dañar el testículo de forma permanente, y un testículo dañado se debe extraer del cuerpo.

Una torsión testicular puede ser de entre 180 y 720 grados. El ángulo de torsión afecta a la rapidez con que se daña el testículo. Como regla general, cuando no han pasado más de 4 a 6 horas desde el inicio de la torsión, se puede salvar el testículo el 90% de las veces. Al cabo de 12 horas, este porcentaje baja al 50%; Y tras 24 horas, el testículo se puede salvar solo el 10% de las veces.

¿Cuáles son las causas de una torsión testicular?

El escroto es un saco de piel que se encuentra detrás del pene. Dentro del escroto, hay dos testículos. Cada testículo está conectado al resto del cuerpo por un vaso sanguíneo llamado cordón espermático. Una torsión testicular se produce cuando se retuerce el cordón espermático, lo que interrumpe el suministro de sangre al testículo correspondiente.

En la mayoría de los casos, la torsión testicular afecta a hombres que tienen una afección llamada deformidad en badajo de campana. En la mayoría de los hombres, los testículos están fijados al escroto, lo que hace que sea difícil que se tuerza su cordón espermático. En los hombres que tienen la deformidad en badajo de campana, los testículos están sueltos y se pueden mover y retorcer dentro del escroto.

La torsión testicular puede ocurrir en varones de cualquier edad, pero es más frecuente entre los 12 y los 18 años. Una torsión testicular puede ocurrir después de un ejercicio físico intenso, mientras se duerme o después de lesionarse el escroto. De todos modos, muchas veces se desconoce su causa.

¿Cuáles son los síntomas de una torsión testicular?

Si te ocurre una torsión testicular, los más probable es que te des cuenta de ello. Sentirás un dolor repentino, posiblemente intenso y agudo en el escroto y en uno de los testículos. Es posible que el dolor aumente o disminuya, pero, por lo general, no remitirá por completo. Otros síntomas son los siguientes:

  • inflamación, sobre todo en un lado del escroto
  • náuseas y vómitos
  • dolor abdominal
  • un testículo parece estar más alto que el otro

¿Qué deberías hacer?

Si tienes un dolor repentino en el escroto, llama a un médico y dirígete a un hospital o a un consultorio médico lo antes posible. No comas ni bebas nada hasta que te haya visto un médico, ya que es posible que te tengan que operar. Una torsión testicular es una emergencia médica. Cuando ocurre, es necesario operar rápido. Cuanto más tiempo permanezca torcido el cordón espermático, más difícil será salvar el testículo.

A veces, el cordón espermático se puede torcer y luego volverse a enderezar por si solo sin tratamiento alguno. Esto se llama torsión y destorsión, y puede hacer que la torsión testicular sea más probable de cara al futuro. Si tu cordón espermático se endereza solo y el dolor desaparece, podría ser muy fácil ignorar el episodio, pero deberías llamar a un médico en cualquier caso. El médico te puede hacer una revisión y tomar las medidas necesarias para que la torsión testicular sea menos probable en el futuro.

Pide ayuda de inmediato

Hablar con alguien sobre tus partes íntimas te puede dar un poco de vergüenza. Pero es muy importante que se lo expliques a uno de tus padres o que contactes con tu médico si notas dolor en el escroto. Ignorar el dolor durante demasiado tiempo o simplemente esperar a que desaparezca te puede provocar lesiones graves en el testículo y hasta es posible que sea necesario extraértelo.

Incluso si el dolor en el escroto desapareciera por sí solo, deberías informar a uno de tus padres o a un médico. Una torsión que desaparece por si sola hace a la persona que la presenta más propensa a tener otra de cara al futuro. Los médicos pueden reducir de forma considerable el riesgo de que tengas otra torsión testicular practicando un procedimiento quirúrgico sencillo que fija los testículos al escroto.

¿Cómo se diagnostica una torsión testicular?

Cuando llegues al hospital o al consultorio del médico y describas lo que te esté pasando, el personal de enfermería y los médicos asumirán que tienes una torsión testicular, incluso aunque el dolor resulte ser un síntoma de algo diferente.

Un médico te explorará el escroto, los testículos, el abdomen y la ingle, y es posible que te evalúe los reflejos frotándote o pellizcándote el interior del muslo. Por lo general, esto hace que el testículo se contraiga, lo que probablemente no ocurriría si presentaras una torsión testicular.

El médico también es posible que te mande varias pruebas para saber si el cordón espermático se ha retorcido, como las siguientes:

  • Una ecografía. Se utilizan ondas de alta frecuencia (Doppler) para obtener una imagen del testículo y evaluar su irrigación sanguínea.
  • Un análisis de orina o de sangre. Estos análisis ayudan a saber si el dolor y los síntomas están causados por una infección en vez de por una torsión.

A veces, los médicos deberán operar para estar seguros de que se trata de una torsión testicular. En otras ocasiones, el médico deberá hacer una operación de emergencia sin practicar antes ninguna prueba médica para poder salvar el testículo. Esta operación será más probable si la persona ya lleva bastante tiempo con la torsión o si el médico sospecha que tiene una torsión después de explorarla.

¿Cómo se trata una torsión testicular?

Una torsión testicular casi siempre se debe corregir mediante una operación. En casos aislados, el médico puede ser capaz de desenredar el cordón espermático manipulando el escroto, pero la mayoría de las veces se debe operar para fijar ambos testículos al escroto a fin de evitar que se vuelva a producir otra torsión en el futuro.

Por lo general, la operación para corregir una torsión testicular no requiere pasar la noche en el hospital. Si presentas una torsión testicular, te llevarán a un quirófano de un hospital o a un consultorio médico. Lo más probable es que te den un analgésico (medicamento contra el dolor) y anestesia general, lo que significa que estarás inconsciente durante la operación.

Un cirujano o un urólogo hará un pequeño corte en el escroto, desenredará el cordón espermático y coserá los testículos al interior del escroto para evitar posibles torsiones en el futuro. Al acabar, el médico cerrará la incisión del escroto, y trasladarán al paciente a una sala de recuperación para que descanse durante una hora o dos.

La operación para fijar los testículos al escroto dura unos 45 minutos. Después de la operación, puede haber algo de dolor, pero no debería ser demasiado fuerte. Será mucho más leve que el dolor de la torsión.

A veces, si la torsión se prolonga durante demasiado tiempo, los médicos no podrán salvar el testículo afectado. En estos casos, los médicos lo tendrán que extraer a través de un tipo de cirugía llamada orquiectomía.

¿Qué ocurre después de la operación?

Los pacientes deben evitar todas las actividades intensas (como el deporte), las relaciones sexuales y la estimulación sexual (como la masturbación) durante unas pocas semanas después de la operación. Pregunta al médico a partir de cuándo será seguro retomar todas esas actividades.

Los hombres a quienes se les han tenido que extirpar un testículo se pueden colocar una prótesis, es decir, un testículo artificial, unos meses después de operarse. Aunque la mayoría de los hombres seguirá pudiendo tener hijos con un solo testículo, la prótesis testicular puede ayudar a algunos chicos a tener más confianza en su aspecto físico.

Si te han tenido que extirpar un testículo, no dejes que te domine la desesperanza. No es el fin del mundo. Lo más probable es que sigas pudiendo tener hijos y que puedas llevar una vida perfectamente normal. En realidad, si te falta un testículo, nadie, aparte de ti, tu familia y el médico necesita saberlo.

Fecha de revisión: abril de 2017

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com