KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Medicamentos para estudiar

Noah tiene dos trabajos escolares por acabar, tres exámenes que estudiar y unas cuantas solicitudes universitarias que rellenar, ¡y todo para la próxima semana!   Es mucho trabajo y Noah cree que necesita ayuda para concentrarse y mantenerse bien centrada en las tareas. 

Información fundamental que se debe saber sobre los medicamentos para estudiar

El hermano de Noah toma medicación para tratar su TDAH, y Noah ha oído que la gente llama a este tipo de medicamento "medicamentos para estudiar". Sabe que es ilegal tomar un medicamento que no te ha recetado un médico. Aún y todo, Noah se pregunta si los fármacos para estudiar podrían ser la ayuda que está buscando para sobrellevar la semana que se le avecina. 

¿Qué fármacos se consideran medicamentos para estudiar?

Los médicos recetan medicamentos como Adderall y Ritalin para tratar afecciones como eltrastorno por déficit de atención con hiperactividad (o TDAH). A veces, gente que no padece estas afecciones toma medicamentos que se han recetado para otras personas porque cree que la ayudarán a concentrarse más cuando hagan los trabajos escolares. Por eso, estos medicamentos reciben el nombre de "drogas, medicamentos o fármacos para estudiar". 

Estos medicamentos son estimulantes. Pueden aumentar el nivel de alerta y de energía, el rimo cardíaco, la frecuencia respiratoria y la tensión arterial durante un período de tiempo breve. Pero las drogas para estudiar no aumentan la capacidad de aprendizaje ni la capacidad para pensar. 

Hay dos tipos de estimulantes de venta con receta médica que se utilizan como medicamentos para estudiar:

  1. las anfetaminas, como Adderall, Dexedrine o Vyvanse
  2. los metilfenidatos, como Ritalin o Concerta

La mayoría de la gente consigue este tipo de fármacos a partir de un amigo o de un pariente a quien se las han recetado. A veces, las personas que se medican con estos fármacos no saben quién se los ha quitado y lo descubren cuando intentan renovar sus recetas y comprueban que no lo pueden hacer. Las farmacias llevan un registro de las dosis que venden a cada persona y no le venderán más medicamento a las personas que todavía deberían contar con medicamento. 

¿Cómo afectan al cerebro los medicamentos para estudiar?

Las células nerviosas que hay dentro del cerebro envían y reciben mensajes para que se liberen unas sustancias químicas llamadas "neurotransmisores". Los estimulantes de venta con receta médica tienen estructuras químicas similares a las de algunos neurotransmisores. Cuando alguien los toma, estos medicamentos exacerban los efectos de esos neurotransmisores en el cerebro y en el cuerpo. Esto puede llevar a una actividad cerebral incrementada, incluyendo un aumento de la atención y de la concentración.

Pero el período de bienestar solo dura unas pocas horas. Cuando sus efectos se desvanecen, la gente se puede desplomar. Se puede sentir perezosa, inactiva, desconectada o, incluso, deprimida. También se puede sentir decepcionada cuando revisa las tareas que hizo cuando estaba bajo los efectos del medicamento.

Inconvenientes de los medicamentos para estudiar

Cuando los médicos recetan estimulantes para tratar afecciones médicas como el TDAH, empiezan administrando una dosis baja. Si el paciente necesita más, van aumentando la dosis lentamente y con cuidado. Los médicos actúan así porque una dosis alta de estimulantes puede causar graves problemas médicos. Entre ellos, se incluyen los siguientes: 

  • hipertensión arterial
  • ritmo cardíaco irregular
  • insuficiencia cardíaca
  • convulsiones 
  • accidente cerebro-vascular

Utilizar los estimulantes demasiado a menudo puede llevar a enfado intenso, paranoia, problemas cardíacos y problemas de salud mental. El hecho de combinar los fármacos para estudiar con medicamentos de venta sin receta médica que contienen descongestivos aumenta las probabilidades de desarrollar hipertensión arterial o ritmo cardíaco irregular. 

Mucha gente que empieza a tomar medicamentos para estudiar cree que son inofensivos, o creen que solo los utilizará una vez (para pasar los exámenes finales). Pero las drogas para estudiar pueden ser tan adictivas como las dogas que se venden en la calle. Con el tiempo, la gente que abusa de los estimulantes se puede volver dependiente de ellos. Si los intentan dejar, pueden tener síntomas de abstinencia, como depresión, ideas de suicidio, fuertes ansias de consumir la droga, problemas de sueño y fatiga.

Los riesgos para la salud no son los únicos inconvenientes de los fármacos para estudiar. Los estudiantes que utilicen drogas de venta con receta médica ilegales puede ser expulsados de su centro de estudios, tener que pagar multas e, incluso, ir a la cárcel. 

Alternativas a los fármacos para estudiar

Si necesitas concentrate, hay opciones mucho mejores que las drogas para estudiar. He aquí algunas formas de eficacia probadas de potenciar la concentración y combatir el estrés:

  • Meditación. Hasta solo unos pocos minutos de meditación cada día reducen el estrés y calman la mente. Meditar justo antes de iniciar una sesión de estudio puede despejar la mente y ayudar a concentrarse en la tarea que se va tener entre manos.

  • Dormir bien por la noche. Dormir lo suficiente por la noche es fundamental para que el cerebro se centre, piense con claridad y esté alerta. Los médicos recomiendan que los adolescentes duerman unas 9 horas seguidas por la noche.
     
  • Ejercicio. Haz que tu sangre bombee de forma natural haciendo deporte, una clase de gimnasia, yoga o solo una caminata a ritmo rápido. El ejercicio favorece el aprendizaje, la memoria y la concentración. La práctica regular de ejercicio físico también mejora el estado de ánimo, ayuda a dormir y reduce el estrés.
     
  • Comer de forma saludable. Una buena nutrición es fundamental para tener el cuerpo sano y la mente sana. Ingerir una amplia variedad de alimentos saludables (como cereales integrales, fruta, verdura, pescado y proteínas magras) alimenta al cerebro y ayuda a mantener altos niveles de energía.
Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: julio de 2015

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com