KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Suplementos deportivos

Si eres un atleta competitivo o un fanático de estar en forma y bien musculado, es probable que mejorar tu rendimiento deportivo sea uno de tus objetivos. Mucha gente se pregunta si el hecho de tomar suplementos deportivos podría darle un resultado rápido y eficaz sin tanto esfuerzo. Pero, ¿funcionan realmente los suplementos deportivos? ¿Son seguros?

¿Qué son los suplementos deportivos?

Los suplementos deportivos (también conocidos como ayudas ergogénicas) son productos que se utilizan para mejorar el rendimiento atlético, que pueden incluir vitaminas, minerales, aminoácidos, hierbas (plantas) o cualquier concentración, extracto o combinación de estas sustancias. Estos productos se suelen poder comprar sin receta médica.

Los suplementos deportivos se consideran suplementos dietéticos o alimenticios. Los suplementos dietéticos no requieren la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU antes de salir al mercado. De todos modos, los fabricantes de suplementos sí que tienen que seguir las buenas prácticas actuales de fabricación para asegurar la calidad y la seguridad de sus productos. La FDA es responsable de tomar medidas si se descubre que un producto no es seguro después de haber salido al mercado.

Los críticos con el sector de los suplementos señalan casos en que los fabricantes no han seguido las criterios normativos de fabricación. También mencionan instancias en que la FDA no ha hecho cumplir las normativas. Ambos tipos de críticas pueden implicar que los suplementos contienen cantidades variables de sus ingredientes o incluso ingredientes que no aparecen en sus etiquetas.

Algunos medicamentos de venta con o sin receta médica, como los esteroides anabólicos, se usan para mejorar el rendimiento atlético pero no se consideran suplementos. Aunque estos medicamentos hayan sido aprobados por la FDA, utilizar medicamentos (incluso los que son de venta sin receta médica) de una forma diferente a la de su objetivo, expone al usuario al riesgo de sufrir graves efectos secundarios. Por ejemplo, los deportistas adolescentes que utilizan medicamentos, como la hormona de crecimiento humano (HGH, por sus siglas en inglés) sin que se la haya recetado un médico pueden tener problemas de crecimiento y pueden desarrollar diabetes y problemas de corazón.

Muchas organizaciones deportivas han desarrollado políticas con respecto a los suplementos deportivos. La Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés), la Asociación Nacional de Deportes Universitarios (NCAA, por sus siglas en inglés) y el Comité Olímpico Internacional (COI) han prohibido el uso de los esteroides, la efedra y la androstenediona por parte de sus atletas, y los deportistas que los usan se enfrentan a multas, a no ser elegibles y ser suspendidos de los deportes que practican.

La Federación Nacional de Asociaciones de Escuelas Secundarias Estatales (NFHS, por sus siglas en inglés) recomienda de forma insistente a sus atletas que consulten con el médico antes de tomar cualquier suplemento.

Cómo afectan al cuerpo algunos de los suplementos más usados

Si oyes algo sobre los suplementos deportivos de tus compañeros en los vestidores o del vendedor de tu tienda de vitaminas local, es bastante probable que estés recibiendo toda la información sobre cómo funcionan los suplementos, si realmente son eficaces y los riesgos que corres al tomarlos.

Androstenediona y DHEA

La androstenediona (también conocida como "andro") y la deshidroepiandrosterona (también conocida como "DHEA") son prohormonas o "esteroides naturales" que se pueden descomponer en testosterona. Andro se solía poder comprar sin receta médica, pero ahora la requiere.

Cuando los investigadores estudiaron estas prohormonas en atletas adultos, ni DHEA ni andro aumentaron el tamaño muscular, ni mejoraron la fuerza ni el rendimiento físico.

Además, tanto andro como DHEA pueden provocar desequilibrios hormonales en quienes los utilizan. Ambos pueden tener los mismos efectos que los esteroides anabólicos y pueden provocar efectos secundarios peligrosos, como cáncer testicular, infertilidad, accidentes cerebro-vasculares y mayor riesgo de enfermedades cardíacas. Al igual que con los esteroides anabólicos, los adolescentes que usan andro mientras aún están creciendo pueden no alcanzar su estatura adulta completa. Los suplementos de esteroides naturales también pueden causar desarrollo mamario y encogimiento testicular en los chicos.

Creatina

El cuerpo ya fabrica creatina en el hígado, los riñones y el páncreas. Esta sustancia también existe naturalmente en alimentos como la carne y el pescado. Los suplementos de creatina se pueden comprar sin receta médica.

La gente que toma creatina la suele tomar para mejorar la fuerza, pero los efectos de la creatina a corto y largo plazo todavía no se han estudiado en los niños ni en los adolescentes. Las investigaciones en adultos han permitido constatar que la creatina es más eficaz en atletas que practican ejercicios intermitentes de alta intensidad, con breves intervalos de recuperación, como las carreras de velocidad y el levantamiento de pesas. De todos modos, los investigadores no encontraron efectos en el rendimiento atlético en casi un tercio de los atletas estudiados. No se ha constatado que la creatina aumente la resistencia ni que mejore el rendimiento aeróbico.

Los efectos secundarios más comunes de los suplementos de creatina incluyen la ganancia de peso, la diarrea, el dolor abdominal y los calambres musculares. La gente con problemas renales no debe tomar creatina porque puede afectar negativamente a la función renal. El Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM, por sus siglas en inglés) recomienda que las personas menores de 18 años no tomen creatina. Si estás considerando la posibilidad de tomar creatina, habla con tu médico sobre sus riesgos y ventajas, así como sobre cuál sería la dosis apropiada.

Quemadores de grasas

Los quemadores de grasas (a veces conocidos como termogénicos) se hacían a menudo con una planta llamada "efedra", también conocida como "efedrina" o "ma huang", que actúa como un estimulante, acelerando el metabolismo. Algunos atletas usan quemadores de grasas para bajar de peso o para incrementar el nivel de energía, pero los productos elaborados con efedra pueden ser uno de los suplementos más peligrosos. Las pruebas científicas indican que puede causar problemas cardíacos, accidentes cerebro-vasculares y, en lagunas ocasiones, hasta la muerte.

Puesto que hay atletas y otras personas que han fallecido al usar este suplemento, efedra se ha retirado del mercado. Desde su prohibición, han surgido productos "sin efedra" o "libres de efedra", pero que suelen contener ingredientes con propiedades semejantes a las de la efedra, como el naranjo amargo o la malva de campo. Al ser similares a la efedra, estos suplementos pueden causar tensión arterial alta, ataques de corazón, accidentes cerebro-vasculares y convulsiones.

Muchos de estos productos también contienen cafeína, junto con otras fuentes de cafeína (como el mate y el guaraná). Esta combinación puede provocar inquietud, ansiedad, aceleración de la frecuencia cardíaca, ritmo cardíaco irregular y aumento de las probabilidades de tener efectos secundarios de riesgo vital.

¿Los suplementos me convertirán en un atleta mejor?

Los suplementos deportivos no se han avaluado científicamente en adolescentes ni en niños. Pero los estudios hechos con adultos muestran que las afirmaciones con que se venden muchos suplementos son débiles en el mejor de los casos. La mayoría no te harán más fuerte y ninguno te hará más rápido ni más hábil.

Hay muchos factores que influyen en tus habilidades atléticas, incluyendo tu dieta, cuánto tiempo duermes, tu genética (o tu herencia) y tu programa de entrenamiento. Pero lo cierto es que el uso de suplementos deportivos te puede exponer a padecer afecciones graves.

Por lo tanto, en vez de acudir a los suplementos para mejorar tu rendimiento, es mejor que te concentres en la nutrición y en un entrenamiento que incluya ejercicios de fuerza y de condicionamiento físico.

Consejos para afrontar la presión y la competición en el deporte

Los anuncios de los suplementos deportivos suelen utilizar fotografías convincentes del antes y el después, donde parce que sea fácil conseguir un cuerpo musculoso y tonificado. Pero la meta de los publicistas es ganar dinero con la venta de más y más suplementos, y muchas de las afirmaciones con que se venden pueden ser engañosas.

Los adolescentes y los niños parecen ser objetivos fáciles en la venta de suplementos porque se pueden sentir insatisfechos o incómodos con sus cuerpos, que aún están en proceso de desarrollo. De ahí que muchas compañías de suplementos intenten convencer a los adolescentes de que los suplementos son una solución fácil.

No desperdicies tu dinero comprando suplementos caros y peligrosos. En lugar de ello, sigue estos conejos para mejorar tu rendimiento físico:

  • Prioriza el tiempo de descanso. Los estudios indican que los adolescentes necesitan más de ocho horas de sueño cada noche, y dormir es muy importante para los atletas. Programa tiempo para dormir en tu horario diario, haciendo la mayor cantidad posible de deberes y tareas escolares los fines de semana o reduciendo las horas de trabajo después de las clases durante la temporada deportiva.
  • Aprende a relajarte. Es posible que tus horarios de estudio, de trabajo y de deporte te hagan correr a toda velocidad de una actividad a la siguiente, pero el hecho de tomarte unos minutos para relajarte puede ser de gran ayuda. El hecho de meditar o de visualizar el éxito en tu próximo partido puede mejorar tu rendimiento físico; sentarte tranquilamente y concentrate en tu respiración te pueden aportar una breve desconexión y prepararte para la próxima actividad.
  • Come bien. Los fritos, los alimentos grasos y los azucarados interferirán en tu rendimiento físico. En lugar de ello, céntrate en comer alimentos saludables, como la carne magra, los cereales integrales, la verdura, la fruta y los productos lácteos bajos en grasas. Celebrarlo con tu equipo en la pizzería después del gran partido está bien de vez en cuando. Pero, para la mayoría de las comidas y tentempiés, elige alimentos saludables a fin de mantener tu peso dentro de unos márgenes saludables y tu rendimiento físico al máximo.
  • Come lo suficiente. A veces, la gente se salta el desayuno o almuerza temprano y después intenta jugar al atardecer. No comer lo suficiente y no disponer de la energía necesaria para la actividad te puede agotar rápidamente y hasta exponerte al riesgo de sufrir lesiones o de tener fatiga muscular. Asegúrate de almorzar todos los días que entrenes o tengas partido. Si tienes hambre antes del partido, lleva tentempiés saludables y fáciles de llevar en la bolsa de deporte, como fruta, surtidos de cereales, o palitos de queso. Es importante comer bien después de hacer ejercicio físico.
  • Evita la sustancias nocivas. Fumar disminuirá tu capacidad pulmonar y respiratoria, el alcohol puede hacer que estés cansado y perezoso, aparte de reducir tu coordinación mano-ojo y tu nivel de alerta. Y te despedirían de tu equipo si te sorprendieran tomando drogas o alcohol; muchos centros de estudios tienen una política de tolerancia cero con respecto a las sustancias nocivas.
  • Entrena más duro y con cabeza. Si pierdes el aliento con facilidad durante un partido de baloncesto y quieres mejorar tu resistencia, entrena para mejorar tu resistencia cardiovascular. Si crees que necesitas más fuerza en las piernas para sobresalir en el campo de fútbol, considera el entrenamiento de pesas para aumentar tu fuerza muscular. Pero, antes de cambiar el programa de entrenamiento, pide consejo a tu médico.
  • Consulta a un profesional. Si te preocupa tu peso o si dudas de que tu alimentación te esté ayudando a rendir más, habla con tu médico o con un nutricionista o dietista titulado, quienes podrán evaluar tu nutrición y guiarte en la dirección correcta. Tus entrenadores también te pueden ayudar. Y, si sigues convencido de que los suplementos te ayudarán, habla con tu médico o con un especialista en medicina deportiva. El médico te podrá ofrecer alternativas a los suplementos teniendo en cuenta tu cuerpo y el deporte o deportes que practicas.
Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: enero de 2015

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com