KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Tabaco sin humo

No se fuma.  No se traga. Lo único que se hace es darle vueltas por la boca e ir escupiendo sus jugos marrones cada pocos minutos. Por lo tanto, este tipo de tabaco debe ser mejor que fumar cigarrillos, ¿verdad?

Por desgracia, no. Que no se fume no significa que no sea nocivo. Masticar tabaco puede provocar cáncer y otros problemas, exactamente igual que cuando se fuma. No existe nada parecido a un producto de consumo elaborado con tabaco que sea "seguro".

¿Qué es el tabaco sin humo?

El tabaco sin humo también recibe los nombres de tabaco de mascar, tabaco de escupir y tabaco sin combustión. Viene en dos formas: el rapé y el tabaco de mascar.

El rapé es un tabaco picado muy fino que viene en bolsitas parecidas a las de las infusiones; sus consumidores lo pellizcan o lo dejan reposar entre el labio inferior y las encías. El tabaco de mascar viene en hojas de tabaco cortadas a tiras, retorcidas o emparedadas; sus consumidores se lo ponen entre la mejilla y las encías.

Independientemente de que se trate de rapé o de tabaco de mascar, la idea es que lo dejes reposar en la boca y que absorbas el jugo del tabaco, escupiendo a menudo para eliminar el exceso de saliva que se vaya generando. Esta masticación y esta succión permiten que la nicotina sea absorbida por el torrente sanguíneo a través del tejido de la boca. No es necesario tragarse el tabaco.

¿Por qué lo utiliza la gente?

El tabaco sin humo hace mucho tiempo que existe. Los indígenas de Norteamérica y de Sudamérica mascaban tabaco. Esnifar y mascar rapé era popular en Europa y en los países escandinavos.

En EE.UU., mascar tabaco se ha relacionado desde hace tiempo con el béisbol. Los jugadores mascaban tabaco para mantener la boca húmeda, escupían en sus guantes para ablandarlos y lo utilizaban para hacer "spitballs" o "bolas ensalivadas", unos lanzamientos especiales que suponían ensalivar la pelota para que se desprendiera con facilidad de la mano del lanzador y saliera proyectada con efecto. (Las spitballs se prohibieron en el béisbol en el año 1920.)

En la década de 1950, mascar tabaco dejó de estar de moda en la mayor parte de América y no había muchos jugadores de béisbol que escupieran grandes escupitajos marrones por el campo de juego. En vez de mascar tabaco, la mayoría de la gente lo fumaba. 

En la década de 1970, la gente se hizo más consciente de los peligros de fumar. Pensando que se trataba de una alternativa segura, los jugadores de béisbol volvieron a empezar a mascar tabaco. Algunos jugadores hasta adquirieron el hábito de mezclar el tabaco con goma de mascar y masticarlo todo a la vez.

Hoy en día, no ves a muchos jugadores profesionales con las mejillas llenas de sustancias para mascar. Pero sigue habiendo mucha gente, atletas o no, que masca y escupe.

¿Quién lo masca?

En torno a uno de cada 5 estudiantes de secundaria de género masculino y una cantidad reducida de chicas de secundaria utilizan tabaco de mascar.

La presión del grupo de iguales es una de las razones de que se inicien en este hábito. En cuanto empiezas, el carácter adictivo de la nicotina empieza a hacer efecto: con cada nuevo uso, se necesita un poco más de la droga para conseguir los mismos efectos. Por lo tanto, sus consumidores regulares se cambian a marcas de tabaco más fuertes.

¿Qué peligros entraña?

Al igual que fumar cigarrillos, mascar tabaco te puede acabar matado, pero no antes de provocar algunos cambios desagradables en tu cuerpo.

Fíjate en el jardinero Bill Tuttle, por ejemplo. Muchas postales de béisbol donde salía Tuttle lo mostraban con las mejillas llenas de tabaco de mascar. Treinta y ocho años después de que finalizara su carrera como jugador de béisbol, Tuttle tenía un bulto mucho más visible y de muy mal agüero en la mejilla: un tumor tan grande que salió de la mejilla para extenderse por la piel. Los médicos le extrajeron el tumor, junto con una parte considerable de la cara. Mascar tabaco de joven le costó la mandíbula, la mejilla derecha, muchos dientes y encías y las papilas gustativas. Al final, el cáncer mató a Tuttle en 1998. Pasó los últimos años de la vida tratando de alejar a la gente del tabaco de mascar.

Otros jugadores de béisbol han tenido finales similares. Hasta Babe Ruth, a quien le encantaba mascar tabaco. Murió con 52 años de un tumor orofaríngeo, que es un tumor canceroso en la parte posterior de la garganta. En 2014, el famoso Tony Gwynn, consumidor de tabaco de mascar durante mucho tiempo, murió de cáncer de boca y de glándulas salivares.

Pero no solo mascan tabaco los jugadores de béisbol. Cada año, unos 30.000 estadounidenses son diagnosticados de cáncer de boca o de garganta. Casi 8.000 mueren por estas enfermedades. Por desgracia, solo en torno a la mitad de las personas diagnosticadas con uno de estos dos cánceres sobrevive más de 5 años.

¿Qué me puede hacer el tabaco de mascar?

Mascar tabaco puede provocar mal aliento y manchas marrón amarillentas en los dientes. También te saldrán llagas o pupas en la boca; casi tres cuartas partes de los consumidores de tabaco de escupir las tienen.

Pero la cosa se pone todavía más grave. El hecho de mascar y de escupir tabaco puede causar:

  • grietas y sangrado en labios y encías
  • retracción de las encías que, a la larga, puede hacer que se te caigan los dientes
  • aumento de la frecuencia cardíaca y de la tensión arterial y latidos cardíacos irregulares, todo ello aumenta el riesgo de infarto de corazón y de lesiones cerebrales (por accidentes cerebro-vasculares)
  • cáncer

El cáncer de boca (o cáncer oral) puede afectar a labios, lengua, paladar, base de la boca, mejillas o encías.

El cáncer provocado por la conducta de mascar tabaco no afecta solo a la boca. Algunos de los agentes que contiene el tabaco pueden afectar al revestimiento del estómago, el esófago y la vejiga.

Rompe con el hábito

Si te gusta mascar tabaco, piensa en dejarlo. Cuando tomes esa decisión, informa a tus amigos y parientes para tener gente a tu alrededor que te apoye.

Prueba estos pasos para romper el hábito:

  • Utiliza goma de mascar o parches de nicotina (pregunta antes a tu médico sobre estas opciones).
  • Utiliza sustitutos, como rapé de hojas de menta sin tabaco;   goma de mascar sin azúcar; caramelos duros; carne seca o cecina; pipas de girasol; coco rallado; pasas; o fruta deshidratada.
  • Distráete con actividades más saludables: levantar pesas, hacer tiros libres, ir a nadar, etc.

Dejar de mascar tabaco es duro. Las reincidencias son frecuentes, de modo que no lo dejes de intentar. ¡Tus probabilidades de éxito aumentarán con cada intento!

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: abril de 2014

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com