KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


PCP

¿Qué es la PCP?

La PCP, o fenciclidina, es una droga peligrosa que inicialmente se desarrolló como un anestésico. Se dejó de utilizar con seres humanos en el año 1965 debido a sus efectos secundarios negativos. Ahora es una droga ilegal en EE.UU.

Hace un par de décadas, el consumo de PCP era habitual. Su consumo es bastante raro en la actualidad, pero la PCP se sigue añadiendo a otras drogas, como la marihuana. La gente que toma PCP lo hace porque esta droga puede provocar alucinaciones y experiencias "fuera del cuerpo". Las dosis altas de PCP pueden ser de riesgo vital y pueden llevar a problemas de salud mental graves.

En su forma pura, la PCP es un polvo blanco cristalino. Se disuelve rápidamente en líquidos pero tienen un sabor distintivo: químico y amargo. La mayoría de la PCP que se vende en EE.UU. viene en forma de polvo o de líquido blanco o coloreado, se añade a plantas de hoja (como el orégano, la menta o la marihuana) y se fuma. La PCP también se puede vender en forma de comprimidos, pastillas o cápsulas que se tragan. En algunos casos los consumidores de PCP esnifan la droga o la mezclan con líquido y se la inyectan con una jeringuilla.

Efectos a corto plazo

La PCP actúa sobre los neurotransmisores cerebrales dopamina y glutamato. Afecta a la memoria y a las capacidades de procesar emociones y de aprender. A dosis bajas, los efectos de la PCP pueden ser similares a los de una borrachera.

La PCP puede hacer que los consumidores se sientan desconectados de sus cuerpos y de lo que les rodea. También puede distorsionar las percepciones visuales, sonoras y de la realidad; es una droga que se conoce por conferir una falsa sensación de fuerza, poder e invencibilidad al consumidor.

Dosis altas de PCP pueden provocar alucinaciones y síntomas similares a los de enfermedades mentales como la esquizofrenia. Estos incluyen ansiedad, delirios, paranoia, problemas para formar pensamientos coherentes, ideas suicidas y comportamiento extraño. Los consumidores de PCP se pueden volver violentos.

Dependiendo de la dosis y de la forma en que se tome la PCP (inyectada, fumada o tragada), sus efectos se pueden notar al cabo de 2 a 5 minutos y durar entre 6 y 24 horas.

Aparte de las alucinaciones y los síntomas propios de muchas enfermedades mentales, la PCP puede provocar una serie de efectos secundarios físicos, como los siguientes:

  • entumecimiento corporal 
  • mareo
  • babeo
  • arrastrar las palabras o habla incoherente
  • pérdida de la coordinación muscular y del equilibrio
  • sudoración profusa
  • movimientos oculares rápidos e involuntarios o mirada perdida
  • náuseas y vómitos

Inicialmente, una dosis entre reducida y moderada de PCP provoca un incremento considerable de la tensión arterial, la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca. Pero las dosis altas de PCP tienen el efecto opuesto, haciendo que la tensión arterial y las frecuencias cardíaca respiratoria disminuyan. Una dosis excesiva puede llevar a convulsiones, coma e, incluso, la muerte.

Efectos a largo plazo

La PCP es adictiva. Consumirla durante mucho tiempo puede llevar a tener deseos incontenibles, tanto de origen mental como corporal, de consumirla y a comportamientos compulsivos para obtenerla. Al tratarse de una droga tan adictiva, sus consumidores la siguen tomando incluso aunque conozcan, por experiencia, los problemas de salud que causa.

Abusar de la PCP durante mucho tiempo puede llevar a pérdida de la memoria, problemas para pensar y para hablar, depresión, ansiedad y pérdida de peso. Muchos consumidores tienen recuerdos recurrentes o flashbacks de experiencias previas con esta droga. Incluso después de romper con el hábito de consumir PCP, sus efectos a largo plazo pueden persistir hasta un año.

Otros problemas potenciales

El consumo de PCP sola puede bastar para matar a una persona. La mayoría de la gente que fallece mientras está bajo los efectos de la PCP comete suicidio o tiene accidentes mortales. La sensación de invencibilidad que genera esta droga altera tanto las ideas y el sentido del juicio que la gente muere por hacer cosas como saltar desde un puente por creer que puede volar.

La PCP puede tener efectos sedantes. Si se mezcla con otras sustancias de efectos sedantes, como el alcohol o los depresores del sistema nervioso, puede llevar al consumidor al coma y causar graves consecuencias de riesgo vital.

Casi toda la PCP se fabrica en laboratorios ilegales, lo que significa que no se puede saber lo potente que es ni con qué otras sustancias químicas se ha mezclado. Esto aumenta de forma significativa los peligros del consumo de PCP.

Algunos consumidores de PCP padecen frecuentes recuerdos recurrentes o flashbacks acompañados de alucinaciones y otros trastornos mentales durante largos períodos de tiempo. Se trata de una afección conocida como trastorno perceptivo persistente por alucinógenos (HPPD, por sus siglas en inglés). Esta afección puede hacer que los consumidores tengan problemas en el trabajo y en la vida personal. La psicosis tóxica, otro problema mental provocado por la PCP, vuelve a los drogadictos hostiles, paranoicos y delirantes.

La PCP es una droga ilegal que pertenece a la lista II de sustancias en EE.UU. La posesión o el uso de PCP es sancionable con multas o penas de cárcel.

¿Cómo se puede dejar la PCP?

No existen tratamientos específicos de la adicción a la PCP. Los médicos creen que la mejor forma de tratar la adicción a la PCP es través del tratamiento conductual e internando al paciente en un centro de rehabilitación.

Evita la PCP

La PCP es difícil de encontrar hoy en día. Cuando salió a la calle en la década de 1960, era una droga fácil de encontrar en el mercado ilegal, pero la mayoría de la gente la dejó de consumir por temor a sus efectos negativos.

De todos modos, sigue existiendo el riesgo de que la PCP se introduzca como ingrediente cuando se fabrican otras drogas. Ese es el motivo de que rechaces las drogas que te ofrezcan en fiestas, salas de baile y bares nocturnos: no tienes ni idea de lo que contienen.

Fecha de revisión: febrero de 2014

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com